Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

El árbitro que trabaja por pasión

#BRASIL2014

Jonas Eriksson más allá de ser un árbitro cualquiera, es un millonario que prefiere vivir en el anonimato, mantenerse ajeno a los lujos y extravagancias. Continúa con el silbato en boca por entretenimiento, no por necesidad. Asegura que "todo el dinero no ha cambiado nada y con lo que más disfruto es pitando partidos".

Ese dinero del que habla, llegó a sus bolsillos en 2008. En ese entonces, Eriksson trabajaba en una televisora sueca. Al mismo tiempo, se desempeñaba como árbitro en su natal Suecia, y cada vez que la FIFA o la UEFA le programaban un partido internacional, acudía como quien recibe la llamada para recibir un premio.

Jonas, en algún momento de su vida, decidió invertir en esa televisión. Tenía una participación del 15% de acciones en la misma. En 2008, la televisora nórdica, que tenía algunos derechos sobre eventos deportivos, recibió una oferta mareante, prácticamente irrechazable. Así fue como Eriksson, recibió aproximadamente unos 6 millones de libras, es decir, unos 9 millones de euros por la venta de este medio de comunicación.

Eso no cambió su vida, pues como Jonas asegura, su vida pasa por ser árbitro, vestirse de negro, salir con el silbato en la boca y hacer su mejor esfuerzo cada partido. Ahora, con sus 38 años encima, le tocará arbitrar el Milan-Barcelona en San Siro, en donde se encontrará con su compatriota Zlatan Ibrahimovic.

Trayectoria.- Jonas Eriksson es un árbitro de fútbol sueco. Actualmente reside en Sigtuna. Ha sido árbitro internacional absoluto con la FIFA desde 2002. Eriksson ha arbitrado 263 partidos en la Allsvenskan, 47 partidos en la Superettan y 112 partidos internacionales hasta 2014.

Hizo su debut en un partido oficial absoluto el 8 de junio de 2005, cuando dirigió el partido entre Letonia y Liechtenstein, clasificatorio para la Copa Mundial de Fútbol de 2006.En junio de 2013, fue convocado por la FIFA para participar en la Copa Mundial Sub-20 en Turquía. Fue la primera experiencia en un torneo de la FIFA para el árbirto sueco. Dirigió dos partidos de la fase de grupos y luego una semifinal.

En agosto de 2013, Eriksson fue elegido para arbitrar la Supercopa de Europa 2013 entre el Chelsea y el Bayern de Múnich.

Dirigió el partido vuelta de la repesca intercontinental para ingresar a la Copa del Mundo 2014 entre Uruguay y Jordania, disputado el 20 de noviembre de 2013 en Montevideo.

El 15 de enero de 2014 fue convocado oficialmente para la Copa Mundial de Fútbol de 2014 en Brasil.

Fuente: La Ciudad Deportiva