Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

El beisbol le da otra vida

MAZATLÁN

Mazatlán, Sinaloa.- El caso del niño Wilmer Andrés García es un ejemplo más de supervivencia.

Este peloterito originario de Costa Rica estuvo al borde de la muerte cuando a los cuatro años fue víctima de la leucemia. A causa de ese mal que provoca que algunas células se vuelven cancerosas y se infiltren en la médula ósea, pasó ocho días en coma. Sin embargo, logró sobrevivir.

Siete años después, se encuentra en Mazatlán representando con mucho entusiasmo a su país en el Campeonato Panamericano 11-12 Años.

Difícil recuerdo. García Martínez narró ayer a EL DEBATE todo lo que tuvo que pasar para librar la muerte.

"Doy gracias a Dios por permitirme seguir con vida y dejarme jugar beisbol. Estuve un año con leucemia", fue lo primero que dijo acompañado de su entrenador, Timothy Bell.

Wilmer comentó que una vez recuperado de ese padecimiento, sus seres queridos lo motivaron a practicar el rey de los deportes.

"Mis padres, Juan y Gertrudis, me ayudaron mucho. Nunca tuve miedo a dejar el beisbol, nunca lo pensé porque me gusta mucho batear", agregó el entrevistado luego del juego de ayer ante Brasil.

García dejó muy en claro su objetivo en esta disciplina: "Mi meta es llegar a las Grandes Ligas y mi ídolo es mi hermano Fernando García, de siete años".

Para Wilmer, el que su nación no tenga ningún triunfo en este torneo pasa a segundo término.

"Ha estado el nivel muy bien, aunque hemos perdido siempre pero hay que ser buenos perdedores y algunas veces ganadores", finalizó el toleterito centroamericano.