Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

En lucha por 'La Orejona '

CHAMPIONS

Lisboa, Portugal.- (El Universal) El mundo futbolístico se paralizará cuando este día en el estadio Da Luz de Lisboa, en Portugal, se ponga en marcha la final de la Liga de Campeones de Europa 2013-2014 entre dos conjuntos españoles, dos conjuntos oriundos de Madrid, entre el Real y el Atlético.

Con ello arderá Madrid en Lisboa, porque la capital de España tendrá los ojos puestos en ese puerto de Europa y en dos equipos que han llevado su rivalidad hasta más allá de los límites.

Hasta la final de la llamada Champions. La famosa Orejona que todos quieren tener.

Billetazos en pos de un anhelo.

Final de la Champions edición 2001-2002 en Glasgow, Escocia: Zinedine Zidane hace un gol de antología, que vale para derrotar al Bayer Leverkusen 2-1, y así el Real Madrid se quedara con la novena Liga de Campeones en su historia. Desde entonces han pasado 12 años y se ha desatado una obsesión blanca para conquistar la décima Copa.

Una cacería que le ha costado mil 629 millones de dólares.

Muchos tirados a la basura.

Esa es la cifra que ha desembolsado la entidad merengue desde hace 12 años en 66 fichajes, con Cristiano Ronaldo (139 mdd) y Gareth Bale (135 mdd) como los jugadores más caros.

Nunca antes el Real ha estado tan cerca de alcanzar esa Copa como este día cuando enfrente al Atlético de Madrid. Los Colchoneros, eternos segundones del Real, viven un sueño que puede culminar en la mayor gloria.

Además de la competencia deportiva, está la económica y la marcada diferencia entre ambas entidades. Esto se ve claramente reflejado en los números.

Así que mientras la fuente de La Cibeles, donde festejan los Merengues y la fuente de Neptuno, donde celebran los Colchoneros, esperan al ganador, en la cancha del estadio Da Luz de Portugal, se realizará la guerra de billetazos.

A comparación del Real, los rojiblancos han gastado en contrataciones mil millones menos (625 mdd) desde 2002.

Mas se espera que esa distancias no se verá en la césped, a la hora de que el árbitro holandés Björn Kuipers inicie el juego.

Pero no puede abstraerse la realidad y la paradoja.

Se dice que la Champions es un torneo para ricos, ya que la mayoría de sus finalistas se encuentran entre los diez equipos más adinerados del mundo. Mas el Atlético rompe con esta regla al encontrarse más allá del sitio 20 de esta tabla, listado del que salieron seis de los ochos equipos que entraron a los cuartos de final de la competencia.

Quien gane se llevará la cifra de 14.3 millones de dólares de gratificación, por 8.8 que tendrá el subcampeón, además de otros premios acumulados.

Arde Madrid en Lisboa. Con sus mejores armas, futbolísticas y económicas, Merengues y Colchoneros van por la Orejona.

Y no piensan en la derrota.