Selecciona tu región
Deporte

Franz Beckenbauer, el legendario alemán que jugó con el hombro dislocado en México 70

Por Nestor Hernández Molina

-

Ciudad de México.- Regresando al año de 1970, en nuestro país, se retoma una maravillosa primer presentación de México como anfitrión de una Copa del Mundo. El mítico mundial de México 70 vio a Edson Arantes Do Nascimento (Pelé) levantar el título, pero en una etapa anterior se reconoció a un seleccionado de Alemania como un hombre que retó más allá de los límites, en un partido de futbol soccer. 

Franz Beckenbauer, el mejor jugador alemán de todos los tiempos fue la revelación a sus 20 años, edad en el que debutó en un Mundial, concretamente en Inglaterra 1966. Cuatro años más tarde ya era parte de un elenco de la antes llamada Alemania Federal, que era favorito a ganar el título en nuestro país.

Tras un camino exitoso y dejando en la lona a sus rivales, previo a querer jugar la final contra Brasil debió de enfrentarse a un poderoso país como Italia, en una contienda que tuvo que alargarse hasta los 120 minutos y que, a la vez, es memorizado como "El partido del Siglo". 

Aquella tarde en la Ciudad de México, el Estadio Azteca abrió sus puertas para que poco más de 100 mil admiradores presenciaran el mejor partido de toda la época. Beckenbauer lideró su eje de atrás y aunque su país estuvo abajo desde el arranque consiguió empatar el duelo a un tanto, forjando el tiempo suplementario. 

Franz Beckenbauer junto a Pelé 
EFE

Los ánimos estarían al rojo vivo y, por supuesto, que tanto italianos como alemanes querían ganar el duelo. Así, el antes técnico, Helmut Schön, realizó sus dos cambios dispobibles, regla que ha cambiado con el paso del tiempo. Hoy día se realizan hasta cinco, por temas de seguridad. 

Leer másJulio César Chávez cuenta la vez que quiso suicidarse

Con la oncena que tuvo la "Mannschaft" en el Coloso de Santa Úrsula pelearía contra la "Azurra" para avanzar a la final. Sin embargo, la tención puso los pelos de punta a los germanos, en vista que su líder, Franz Beckenbauer, recibió un tremendo contacto por parte de Giacinto Facchetti, ocasionando que su hombro se dislocara, en apenas comenzado el 1er tiempo extra. 

Franz Beckenbauer campeón en 1974 
AP

El momento generó mayor preocupación en el cuerpo técnico del equipo de Berlín, al igual que los asistentes en el Estadio de la alcaldía de Coyoacán. Al no existir cambios posibles, el "Kaiser" se negó abandonar el duelo, así que los médicos teutones le recolocaron el hombro, y con ayuda de un cabestrillo volvió al césped verde. 

Tanto los rivales como el privilegiado Estadio Azteca aplaudieron el gran valor, virtud, fuerza y amor a su selección por parte de Franz. Tristemente el duelo finalizó con resultado de 4-3, a favor de los italianos, eliminando al cuadro blanco, pero dicha actuación memorable de Beckenbauer lo posicionó entre las grandes figuras que el futbol ha sido testigo de su existencia. 

Franz Beckenbauer levanta el título del mundo 
AP

Su recompensa llegaría cuatro años después, en el Mundial de su país (Alemania 74). Portando el brazalete de capitán, Alemania Federal se proclamó campeón venciendo a la Selección de Holanda, actualmente Países Bajos. Al fin obtuvo el honor de levantar el título del mundo, algo que no lo pudo hacer en Inglaterra 66, cuando perdieron la final por el "Gol Fantasma" de los anfitriones. Se despidió de los mundiales como campeón. 

Síguenos en