Selecciona tu región
Deporte

George Foreman es uno de los 10 mejores pesos pesados de la historia del boxeo

Por Luis Sánchez

-

La carrera de George Foreman estuvo llena de éxitos y grandes logros en carteleras de alto nivel en su paso por el boxeo profesional en la categoría de los pesos pesados.

Se convirtió en profesional en 1969, Su debut no pudo ser mejor ganando por K.O. a Donald Walheim en tres asaltos en Nueva York. Tuvo un total de 13 combates ese año, todos con victoria y 11 de éstos consiguiendo el K.O. del contrario. El más impresionante, el triunfo ante Cookie Wallace, en tan solo 23 segundos.

Y esa oportunidad llegó el 22 de enero de 1973, cuando se enfrentó al campeón de los pesos pesados Joe Frazier en Kingston, Jamaica. El combate no tuvo historia ya que Foreman tumbó en seis ocasiones al campeón en los dos primeros asaltos, luego de levantarse de la sexta caída, Frazier estaba conmocionado por el castigo que estaba recibiendo y el árbitro detuvo el combate. A partir de ahí, Foreman se convirtió en campeón.

En el verano de ese año de 1974, Foreman se desplazó a Kinshasa (República Democrática del Congo (antes Zaire), donde debería combatir con Muhammad Ali, en uno de los legendarios combates de la historia del boxeo.

Durante uno de los entrenamientos, Foreman sufrió un corte en un ojo, lo que le obligó a posponer el combate durante seis semanas. Mientras, Ali se dedicó a autopublicitarse y a buscar popularidad entre la población del Zaire, lo que dejó a Foreman la figura de antihéroe en este combate. Finalmente, Ali y Foreman se encontraron en el ring el 30 de octubre de 1974.

En 1977, fue un año de cambio para la vida del campeón mundial. Después de noquear a Pedro Agosto en cuatro asaltos en Pensacola, Florida, Foreman viajó a Puerto Rico, donde peleó ante Jimmy Young en un combate a doce asaltos.

El texano peleó con extrema cautela y ofreció guerra pero no pudo evitar que Young lo tumbara en el último asalto. En el vestuario, Foreman cayó enfermo, víctima del cansancio y de problemas con el corazón en lo que él mismo diría que sería "una experiencia cercana a la muerte". A partir de ese momento, Foreman se acercó a Dios, cambiando sus actitudes y dedicándose a la plegaría. El texano dejaría el boxeo ordenándose reverendo en una iglesia de Texas.

Leer más: Selección Mexicana: Mónica Vergara asegura que el Tri femenil es el reto más grande de su vida

En 1994, llega el nuevo renacer de Foreman ante una nueva posibilidad de combatir como aspirante al título. Michael Moorer ganó a Holyfield en la lucha por el cinturón mundial de la IBF y la WBA.

BTS es la mejor medicina y terapia para un fan con autismo
Síguenos en

Temas