Selecciona tu región
Deporte

Histórico, detienen un partido en la Liga MX por grito homofóbico

Por Cornelio Figueroa

-

El futbol mexicano se encuentra nuevamente en el ojo del huracán, ya que después de tantas campañas de concientización y multas de la FIFA, los aficionados mexicanos revivieron el famoso grito homofóbico en el encuentro de los Cuartos de Final de la Liguilla entre Monarcas ante León.

Luego de que la afición en el Estadio Morelos revivió el grito de “¡ehhh puto!” en contra del portero del León, Rodolfo Cota, el partido fue suspendido un par de veces durante algunos minutos.

En un memento histórico, pero de manera negativa, un partido en la Liga MX tuvo que ser suspendido al grado de que los jugadores abandonaron la cancha tras aplicar el protocolo establecido para estos casos. El primer grito por parte de la afición se dio alrededor del minuto 86’ en un despeje del portero de León, Rodolfo Cota. Por esta razón, el sonido local pidió a la gente que se abstuviera del grito.

Cuando corría el último minuto del partido, una vez más se escuchó el grito. Por esta razón, el árbitro José Alfredo Peñaloza detuvo el encuentro unos minutos mientras el sonido local pedía a la gente que detuviera esos gritos. En esos momentos, algunos jugadores se acercaron a la tribuna para hacer la misma solicitud, por lo que incluso luego se fueron a las bancas. Según el protocolo de haber continuado el grito, el silbante central debía suspender el partido definitivamente.

Jugadores de Monarcas y León abandonando la cancha por el grito homofóbico/Jam Media

El encuentro del miércoles marcó la primera vez que se detiene un encuentro de liguilla en la historia por este motivo. Previamente, un partido entre Tijuana y León fue detenido un par de minutos por la misma expresión, pero ninguno al grado de que los jugadores abandonaran la cancha.

Desde la 15ta fecha, la Liga MX implementó un nuevo protocolo para erradicar cualquier acto de discriminación en sus estadios, incluido el famoso grito que le ha costado al país 14 sanciones de parte de la FIFA.

El juego terminó con un marcador de 3-3, luego de que el León terminó con 10 jugadores por la expulsión de Yairo Moreno, también blanco de la afición michoacana, pues antes de abandonar la cancha lo despidieron con un vaso de cerveza lanzado que impactó en su espalda.

Síguenos en