Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Deporte

Humildes...y rústicos

MAZATLÁN
Avatar del

Por: RAÚL BRITO

1/9
Humildes...y rústicos

Humildes...y rústicos

Humildes...y rústicos

Humildes...y rústicos

Humildes...y rústicos

Humildes...y rústicos

Humildes...y rústicos

Humildes...y rústicos

Humildes...y rústicos

Humildes...y rústicos

Humildes...y rústicos

Humildes...y rústicos

Humildes...y rústicos

Humildes...y rústicos

Humildes...y rústicos

Humildes...y rústicos

Humildes...y rústicos

Humildes...y rústicos

Mazatlán, Sinaloa.- Corren, saltan, gritan...en medio del llano y los mosquitos.

Se hacen llamar Venados en referencia a su impulsor y, pese a las penurias en que se desenvuelve su cotidiano entrenamiento, la camada se abre a sus anchas en el atletismo mazatleco con triunfos lo mismo en pruebas callejeras que en eventos tradicionalmente oficiales.

Una característica singular tiene el grupo de unos 50 niños y jóvenes que, a diario y en dos turnos, forja un protagonista obligado del deporte popular, Francisco "La Venada" Ríos: la mayoría de sus incipientes atletas practica descalzos y sin una reglamentaria vestimenta.

El mérito es más loable al percatarse que su esforzado y entusiasta entrenamiento se efectúa en un campo que no es propio para la práctica atlética ni el ideal para empujar sólidamente a las pléyades.

Se trata del deteriorado estadio municipal de beisbol Juan José Pacho, en la colonia Libertad de Expresión, construido en 2007, último año del segundo periodo en la alcaldía de Alejandro Higuera.

Entre la humildad...y lo agreste. En el inmueble donde José Luis "Pichi" Barbosa ha sido desde que se edificó el promotor oficial de dos de las ligas (Sabatina y Dominical) que cotidianamente se efectúan allí, los pequeños corredores desafían el desgaste y el terreno irregular en que se ha convertido en detrimento del practicante asiduo.

Los conos dispuestos en la maltrecha zona por "La Venada" Ríos para delimitar las series de repeticiones se confunden entre el matorral y el suelo montuoso. Y, sin embargo, las ganas y el frenesí de los chamacos no se ve frenado ni por el zumbido de los moscos que, en "racimos", llegan ya caído el sol.

"Aquí no hay apoyo de nada", se lamenta Ríos al tiempo que dirige a pulmón abierto la práctica vespertina: "¡En sus marcas, listos...!".

Entre ellos y un equipo de chavas que practican el futbol soccer forman los únicos "huéspedes" del ahora abandonado y patético estadio.

El también promotor asegura que desde hace algunas semanas solicitó al Instituto Municipal del Deporte el remozamiento del espacio para permitir que "sus hijos" (así le llama él) puedan prepararse en condiciones si no perfectas sí aceptables.

Y como la humildad no es ningún pecado ni atorón para buscar el mérito deportivo, muchos de los llamados atletas del mañana, acostumbrados a las frágiles y limitadas circunstancias, aterrizan descalzos...y con hambre de triunfar.

La maleza crece a la par de sus ya muchos éxitos.

Sombrío escenario

Lobas, otro equipo que se "adapta" a las circunstancias

Dirigido por Carlos Ríos Flores, Lobas es integrado por un puñado de futbolistas que, sin importar las deplorables condiciones del estadio de beisbol Juan José Pacho, centran su campo de acción con denuedo y coraje deportivo. "Hace dos o tres años -en tiempos de Paulino Joya y Víctor Barboza en la Dirección del Deporte- pedí se me facilitara el espacio para crear tres canchas de futbol infantil, pero nunca hubo respuesta", se queja. Antes que beisbol, recuerda el técnico, el terreno que ahora alberga el diamante JJ Pacho estaba acondicionado para el futbol. "Como se ve -señala- el campo está en el olvido y con pésimo rostro. Personal del DIF Municipal quedó de venir el miércoles (hoy) a checar el estado del campo y a ver en qué nos ayudan." Para manutención del equipo mismo, Ríos cobra 10 pesos a cada chava semanalmente. "Pero obvio -ataja-, si hubiese algún apoyo, yo no cobraría ningún cinco porque son futbolistas de escasos recursos".<<

En esta nota:
  • Mazatlán
  • entrenan
  • descalzos
  • niños
  • parque
  • mosquitos
  • estadio
  • municipal
  • Venados
  • atletas
  • jovenes.