Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Deporte

La historia aún no termina

 Fue brillante la primera era de un ícono en Los Mochis como es el estadio Emilio Ibarra Almada 

Por: Efren García

La historia aún no termina

La historia aún no termina


El fin de una era. Los ciclos así como inician terminan y llegó la hora para el estadio Emilio Ibarra Almada que en algunos días más será derrumbado en la parte central de su graderío para ser sometido a importantes trabajos de remodelación.

La modernidad se hará presente en el viejo inmueble para convertirlo en un escenario de primer nivel gracias la inversión de los 260 millones de pesos que ha anunciado el gobierno del estado.   

TERMINA LA MAGIA. 
Las pesadas máquinas empezarán a derrumbar en breve tiempo las viejas estructuras del estadio Emilio Ibarra Almada y con ello se llevarán parte de la rica historia de Cañeros de Los Mochis.

La llamada casa de los Cañeros de Los Mochis terminó de construirse en el año de 1947 por lo que son muchos los partidos en los que ha servido de escenario. Un sitio que ha sido mudo testigo de muchas jornadas victoriosas de la escuadra verde y de fechas históricas de la gran cantidad de brillantes jugadores que han pasado por sus filas.

El mencionar solamente a algunos sería el caer en la injusticia pero también es difícil el ennumarar a todos y cada uno de los que han aportado algo de su vasto talento para que el equipo de Los Mochis haya escritos páginas gloriosas en su andar de 70 largos años en esta fuerte pelota.

SEGUNDA ETAPA. 
El todavía lejano mes de octubre del 2018 marcará algo especial para la afición mochitense porque será la fecha en la que el nuevo y moderno estadio Emilio Ibarra Almada abrirá de nuevo sus puertas para albergar nuevamente a sus aficionados, pero ahora, con una nueva fisonomía que le dará las nuevas instalaciones con una obra basada en lo más moderna arquitectura para espacios deportivos.

Las viejas estructuras que por tanto tiempo fueron escenario de  toda clase de emociones de los aficionados serán reemplazadas por las nuevas instalaciones que atesorarán esos grandes momentos que tuvieron muchos peloteros de indudable calidad .

Los logros son parte de la rica historia de los equipos y el nuevo estadio de Cañeros de Los Mochis  enmarcará en su terreno de juego esas brillantes hazañas como son los tres campeonatos que tiene el equipo, que son su mayor trofeo.

Sin olvidarnos tampoco de otros momentos y fechas de remembranza individuales como son los dos títulos de bateo del gran Ramón Orantes, los siete juegos sin hits que lanzaron pitchers del nivel de Simón Betancourt, Pete Bonfils, Kevin Bruce Stanifeld, Alejandro Vidaña, Heath Phillips y Manny Barreda que lograron la joya de pitcheo defendiendo los colores verdes, sin dejar de lado el del estadounidense Timber Mead  que lo hizo con Algodoneros de Guasave.

Los seis Juegos de Estrellas donde el Emilio Ibarra Almada fue escenario, el primero de ellos efectuado el 6 de febrero de 1963 con José “Peluche” Peña llevando se el triunfo sobre Miguel Sotelo, seguido de los efectuados en 1964, 1965, 1984, 1993 y el de este 2017 que también fue  un gran éxito.

SEGUNDA ETAPA. 
El Emilio Ibarra Almada en su primera época también ha sido testigo y cómplice de muchos logros individuales como los premios de Jugador Más Valioso para jugadores del equipo verde como Don Secrist (1968-69), Aurelio Rodríguez (83-84), Antonio Osuna (2002-03), Justin Christian (2010-11), y Brian Burgamy (2013-14).

Récords como el de más juegos jugados en una campaña con 96 en 1967 del cañero  Arnoldo “Kiko” Castro; el de más juegos consecutivos conectando de imparable con 35 de Christian Quintero en 2005, el de juegos salvados con  23 de Andrés Ávila en 2015-16; él de más jonrones en un juego con tres de Tony Oliva, Aurelio Rodríguez y Brian Burgamy; el de más bases robadas en un juego con cinco de Mike Felder de Yaquis de Ciudad Obregón en 1983; el de más carreras anotadas en una entrada con 12 de Naranjeros de Hermosillo en 2007; el de más jonrones para un equipo en una entrada con 4 de Cañeros conseguido por Carlos Orrantia, José Luis Acuña, Christian Quintero y Pedro Castellanos en 2006, y muchas, muchas marcas que quedarán para la posteridad y que eligieron al estadio Emilio Ibarra Almada para ser recordadas por siempre.

Por eso es con mucha nostalgia el adiós al “viejo” estadio Emilio Ibarra Almada.

En esta nota:
  • Beisbol
  • Liga Mexicana del Pacifico
  • Los Mochis
  • Emilio Ibarra Almada