Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Ni el VAR ayudó a Kaká de una ridícula expulsión

Lo que comenzó siendo una broma terminó con una ridícula expulsión para Kaká

Estados Unidos.- El delantero brasileño del Orlando City, Kaká, no se salvó de una ridícula expulsión en el encuentro que disputó su equipo ante los New York Red Bulls, duelo correspondiente a la jornada 23 de la MLS, en el que el conjunto del carioca terminó perdiendo 3 goles a 1.

Pese a los reclamos de los jugadores del Orlando City e incluso de algunos futbolistas de los Red Bulls, con el uso del VAR, el árbitro del encuentro terminó por sacarle la tarjeta roja al ex futbolista del Milán y Real Madrid, cuando Kaká solo estaba bromeando con el jugador rival que por cierto fue ex compañero del brasileño.

 

La insólita acción se originó luego de un conato de bronca entre Donny Toia, Cristian Higuita y Sean Davis que obligó a detener el encuentro cuando este estaba ya por terminar. Kaká, quien se encontraba cerca de la jugada, intervino para tratar de calmar a sus compañeros, sin embargo lo hizo de buen humor, ya que le tapó la cara y boca por atrás a su ex compañero de equipo Aurélien Collin.

Al revisar la acción en el VAR, los asistentes se dieron cuenta del brusco movimiento que hizo el brasileño. Al considerarlo una agresión, el árbitro le mostró la tarjeta roja al veterano futbolista, quien se encontraba desconcertado por lo que estaba pasando e incluso el mismo Collin, intentó explicar que se trató de una broma, el central no dio vuelta atrás a su decisión por lo que Kaká, tuvo del campo.

Finalmente el partido terminó con el resultado a favor para los New York Red Bulls, quienes tuvieron que venir de atrás para vencer al Orlando City.

Gesto de Fair Play en el futbol de Polonia se hace viral

Por: El Debate Polonia.- Un enorme gesto de Fair Play se presenció durante un encuentro entre el Radomiak Radom y el Rozwój Katowice de la segunda división del futbol polaco, luego de que el portero Bartosz Solinski cometió un grave error al no poder detener un balón que llevaba peligro alguno en su puerta.