Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

¡Qué trancazo!

VUELTA CICLISTA MAZATLAN 2014

Mazatlán.- La caída, tan inesperada como dramática, puso a prueba la capacidad de reacción de los cuerpos de auxilio que escoltaban muy de cerca al numeroso contingente.

En una ciudad en que gran parte de sus habitantes aún dormían, una ligera pero pertinaz llovizna llegaba tan sorpresiva como poco amigable y sus estragos no tardaron en presentarse, corridos apenas los primeros seis kilómetros sobre el siempre congestionado libramiento Colosio.

Los más de 60 ciclistas élites, que pedaleaban a un ritmo controlado y hasta el lujo se daban de atender las porras que los mañaneros mazatlecos lanzaban al paso del trajinar ciclista, tenían una sola misión: llegar a Escuinapa a pedalazo abierto...y con el cuerpo echado pa' adelante.

Un hecho inesperado, sin embargo, vino a trastocar la cuarta –de seis– etapas del llamado ícono del ciclismo mazatleco. Al descender sobre el puente de Urías, una camioneta oficial que transportaba a uno de los comisarios de la justa paró abruptamente en medio de la lluviosa carpeta asfáltica. Y entonces vino el desplome, los golpeados, el susto...y la rápida reacción de patrulleros, paramédicos y hasta federales de caminos. De la emoción se pasó al azoro, a la inquietud.

"¡Cuidado, cuidado...!" Sobre los pedalistas caía un alud de vítores, pero el intempestivo frenón de la camioneta Nissan Titán paró la carrera de quienes habían salido minutos antes de la distribuidora Corona.

"¡Cuidado, cuidado...se cayeron...!", gritó asustado y hasta desesperado con acento muy defeño un juez que a bordo de una moto oficial sancionaba y apuntalaba a los ruteros.

Entre ellos, por cierto, emergía una dama, la única en la Élite: Íngrid Drexel. La valerosa regiomontana, pero con raíces sinaloenses, que por su nivel decidió inscribirse en la Élite varonil, también había caído. Estaba asustada y adolorida. El comisario salió de estampida a la zona del percance, justamente debajo del puente de Urías.

De por sí congestionada, la carretera se convirtió en un verdadero caos. Nadie pudo pasar. Los cuerpos de auxilio reaccionaron oportunamente. "¡Cuidado, cuidado...!", gritaba el mismo juez. "¡Vaya caída!", le secundó otro. Un ciclista del equipo San Marcos, que acusaba dolor en una de sus piernas, no aguantó y explotó: "¡Qué trancazo!"

<iframe src="//www.facebook.com/plugins/likebox.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Fdebate.de.mazatlan%3Ffref%3Dts&amp;width&amp;height=258&amp;colorscheme=light&amp;show_faces=true&amp;header=false&amp;stream=false&amp;show_border=false" scrolling="no" frameborder="0" style="border:none; overflow:hidden; height:258px;" allowTransparency="true"></iframe>

<iframe allowtransparency="true" frameborder="0" scrolling="no" src="//platform.twitter.com/widgets/follow_button.html?screen_name=DBT_Mazatlan"

style="width:300px; height:20px;"></iframe>