Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Recuperación lenta

MAZATLÁN

Mazatlán, Sinaloa.- Aunque no es lanzador, por segunda vez en su carrera, de ya 17 años en el profesionalismo, Mario Valenzuela fue operado el año pasado de su codo derecho.

Esa fue la causa por la cual el bateador con más experiencia que le queda a Diablos Rojos del México se perdiera la temporada 2013 de la LMP con Algodoneros de Guasave.

"Me hicieron otra vez la misma cirugía de hace 13 años, me volví a lastimar, dice el doctor que prácticamente es normal eso que después de tantos años de esa intervención se volviera a fregar (el codo) y entonces no hubo otra opción más que repararlo", dijo el jardinero nacido el 10 de marzo de 1977 en Isla San Marcos, Baja California Sur.

Salud regular. Valenzuela Osuna afirma que ahí la lleva en la pretemporada, sin embargo, esperaba ya ir más avanzado a esta altura.

"Ahí voy ya, voy bien positivo aunque un poquito lento, más de lo que me imaginaba, pensé que iba a estar ya al 100 por ciento aquí en las prácticas, he tenido altas y bajas, estoy luchando día a día con eso", agregó el pelotero que acumula ya 11 campañas en la Liga Mexicana de Beisbol de Verano por 13 en la Mex-Pac.

En reestructuración. Valenzuela, de 36 años, sabe que los escarlatas están en una etapa de renovación y que sólo él, Gabriel Gutiérrez, Sergio Gastélum, Iván Terrazas y Jesús Ávila quedan como llamados "caballos" a la ofensiva.

"Me siento honrado de seguir perteneciendo a esta gran organización, ya que hicieron varios movimientos de algunos veteranos, eso habla de que todavía creen en el talento de uno", comentó atrás de un dugout luego de hacer estiramientos de brazos con una liga junto a Carlos Vázquez.

Mario, que jugó dos Clásicos Mundiales (2006 y 2009), señaló que también buscará ayudar a los jóvenes, "ya que son muy talentosos y con experiencia en Ligas Menores".

"Están bien despiertos, prometen mucho", reiteró, quien perteneció de 1996 a 2004 a Medias Blancas de Chicago.