Deporte

Rodrigo López disfruta su nueva faceta

CULIACÁN
Avatar del

Por: Héctor Meza Beltrán

1/2
La tradicional

La tradicional "selfie" con el Chase Field de fondo

Presumiendo la primera pelota bateada de foul atrapada por él, ya en la cabina de radio

Presumiendo la primera pelota bateada de foul atrapada por él, ya en la cabina de radio

Culiacán. Llevar a sus hijos a la escuela, recogerlos, comer juntos, pasar más tiempo en casa con ellos y su esposa, ir de vacaciones como familia, llegar más tarde al parque de pelota, acudir como aficionado a los juegos de pretemporada, dormir más noches en su propia cama y ahora analizar el beisbol de la cabina de radio del estadio han hecho que este verano sea el más "raro" en los últimos casi 20 años en la vida del serpentinero Rodrigo López.

Dueño de una carrera que inició en 1995, el mexiquense decidió renunciar al beisbol de Estados Unidos (donde durante 11 años estuvo en Grandes Ligas) para iniciar una faceta como comentarista en las transmisiones de radio en español para los Diamondbacks de Arizona, el equipo que juega a unos minutos de su casa.

De todo lo que ha experimentado ahora, y hasta de su preparación previa a la Liga Mexicana del Pacífico con los Tomateros de Culiacán, habla el lanzador vía telefónica desde Arizona.

¿Cómo vives este cambio en tu vida profesional?

-"Lo estoy disfrutando bastante. Esa es la descripción perfecta. Es una faceta diferente dentro del beisbol que me tiene muy contento. El poder todavía estar en contacto con el juego, con algunos peloteros, ponerme de pronto a 'tirar' un poco, en fin. Cada día voy con mucho gusto al estadio porque todos los días hay cosas nuevas que aprender, diferentes situaciones de que hablar y la verdad que ahora mi compañero Óscar Soria me ha hecho todo muy fácil.

Claro que a veces empiezas a extrañar eso que se siente cuando estás uniformado, pero se aprende mucho de este lado también, analizas otros puntos de vista y te das cuentas de tantas cosas que pasan alrededor para que sea posible que la gente disfrute el juego.

Específicamente, ¿cuál es tu labor en cada transmisión?

-Pues... mi trabajo es participar en la narración pero opinando, no en la descripción de cada jugada. Eso lo hace Óscar.

Hacemos todos los días un programa previo a cada partido, hablamos un poquito sobre pitcheo aunque últimamente nos estamos enfocando más sobre la temporada del equipo. Ya durante el juego voy dando mis comentarios sobre alguna jugada o previendo lo que pueda pasar en cierta situación.

No narro el juego, desde luego. No estoy todavía a ese nivel (ríe) pero sí apoyo a Soria con anécdotas de mi vida en el beisbol, algunas curiosas, otras no tanto y si de repente por "equis" cosa del partido a él le brota una pregunta que quisiera hacérsela al pítcher pues entonces me la canaliza a mí como lanzador que soy.

Es como una minientrevista que hacemos... y así nos la llevamos muy bien, creo que hemos hecho un buen trabajo de equipo.

¿Te has topado con excompañeros que se sorprendan al verte de civil en los estadios?

-Sí, los he visto, pero no sé si se sorprendan al verme vestido así, formal, aunque yo creo que había algunos que se sorprendían de verme uniformado de beisbol hasta el año pasado (ríe).

Pero no, ya en serio, pienso que les da gusto verme.

El otro día fui a saludar a Ian Kennedy, LaTroy Hawkins que es más veterano que yo y amigos que tenía tiempo de no saludarlos. Sí, de repente me miran jovencitos con los que conviví en Triple A y se sorprenden al verme ahora de civil y me preguntan si ando de scout o directivo.

¿Tu futuro en el beisbol lo deseas en una cabina de radio analizando juegos?, ¿no te gustaría ser coach o hasta mánager?

-Mira, ahorita estoy muy contento con lo que estoy haciendo y quiero seguir creciendo en esto. Deseo aprender un poquito más porque sé que me hace falta.

De lo que sí estoy seguro, ahorita, es de que no me veo como coach ni como mánager. No sé hasta dónde pueda llegar en este trabajo allá arriba en la cabina de transmisiones.

Te confieso que sí me ha pasado por la cabeza, o mejor dicho, me he tratado de imaginar en un campo como coach de pitcheo o manejador pero... no me siento a gusto.

O sea, todavía no me llega ese sentimiento y de hecho no se si se me vaya a llegar algún día o si simplemente no es para mí.

En el seno familiar, ¿cómo fue este febrero comparado con años anteriores en que debías irte a entrenamientos?

-Pues creo que ha sido el febrero más tranquilo que hemos tenido mi esposa y yo.

Los niños están contentos de tenerme un poco más de tiempo en la casa y mi mujer y yo hemos estado menos estresados, porque cada febrero eran con la expectativa de poder hacer un equipo, cada salida que tenía yo en spring trainning era de nervios y aunque ella siempre se mantenía tranquila en la casa, yo sé que se preocupaba, porque sabía muy bien que era cuestión de una competencia.

Ahora, personalmente ha sido el mes de febrero que más rápido se me ha ido, antes, los días se me hacían largos, no tanto por la 'carrilla' de las prácticas, sino por la incertidumbre, pero ya este año disfruté ese mes y marzo con mi familia, con mucha tranquilidad y esa serenidad que pude transmitirla a ellos. Los niños entendieron muy bien que ya no jugaría beisbol al menos en verano y todos contentos.

Ellos, tus hijos, ¿juegan beisbol?, ¿te gustaría que te imitaran?

-"Sí lo juegan, es el deporte que más practican entre otras actividades que tienen. Ahorita están por comenzar otra temporada pero la verdad es que están muy chicos aún. Rodriguito tiene 11 años y Raymond 9.

Claro que el deseo de ellos es, o al menos así lo han manifestado, de jugar beisbol como su papá y pues yo los voy a apoyar en lo que más pueda.

No se los había inculcado al cien por ciento por lo mismo de que pasaba poco tiempo con ellos pero sí quiero que disfruten el beisbol, no me gustaría que lo vieran como algo que tienen que hacer a fuerzas. Quiero que la iniciativa salga de ellos, que entrenen, que vean partidos, ¡que les nazca esa pasión por el juego!

Que sientan ese amor ahorita que son niños y si ya después quieren ser peloteros, como dicen ahora, ya estaré ahí apoyándolos y dirigiéndolos para que sepan desarrollarse en este medio que implica mucha disciplina, respeto... todo eso que lleva a un pelotero a alcanzar sus metas.

BENJAMÍN GIL LO CONTEMPLA COMO ABRIDOR

Rodrigo López ya tiene algunas semanas preparándose de forma especial para la próxima aventura invernal con los Tomateros de Culiacán, con quienes piensa estar desde el primer día de la temporada.

"Voy muy bien, creo que nomás me falta tirar pero en el tema de la condición siento que 'ahí la llevo'. En estos 10 días que esté el equipo en casa trataré de practicar lo más posible y ya no parar. Vamos luego a unas ciudades donde se me facilita mucho poder ir a entrenar al estadio, trabajo con un preparador muy reconocido aquí en Phoenix que hace muy buen trabajo y pues... ahí vamos poco a poco, todo pensando en llegar listo para la temporada allá en la Mex-Pac. Sé que no es fácil, sé que como quiera me he ganado un nombre en esa liga y por ello la exigencia es doble. Aspiro a ir a hacer un buen trabajo, no sólo a participar, quiero lucir bien independientemente de mi edad, de si estoy jugando o no en verano, deseo hacer buen trabajo y el día que ya no pueda pues simplemente renunciaré y me quedaré en mi casa. Ahora mismo siento que puedo rendir, pero, implica una responsabilidad mayor de mi parte y lo que hablarán serán los resultados", dijo. Aseguró que ha charlado con el mánager Benjamín Gil, quien en todo momento le ha manifestado su confianza.

"Él está apoyándome y contento de que yo sea parte de su rotación, hemos platicado mucho sobre el equipo, las mejoras que se necesitan, y creo que tiene muy buenas ideas y por lo menos, lo que he escuchado de él, es que seré abridor. No sé si el primero o segundo o quinto, pero me está dando mi lugar y eso me tiene contento", finalizó.

En esta nota:
  • RODRIGO LOPEZ
  • TOMATEROS DE CULIACAN
  • DIAMONDBACKS DE ARIZONA
  • OSCAR SORIA