Deporte

Se apaga una luz en el beisbol local

Víctima de un infarto fulminante se nos adelantó en el camino a los 67 años Saúl Montoya

Por: Efren García

Se apaga una luz en el beisbol local

Se apaga una luz en el beisbol local

Víctima de un fulminante paro cardiaco, el día de ayer falleció uno de los peloteros más representativos de la región como lo fue el ahora ex lanzador Saul Montoya Beltrán.
El ex pelotero tenía meses de sufrir problemas cardiacos, incluso fue operado en la ciudad de México  y en los últimos días estuvo batallando con este problema hasta que ayer vino ese ataque que terminó con su existencia dejando un legado que será difícil de igualar.

SU CARRERA.
Saul Montoya Beltrán fue firmado a muy temprana edad después de participar en varias ligas de la región, gracias a sus grandes facultades para jugar un deporte que le dio tantas satisfacciones, una de ellas el de haber sido el campeón en el departamento de promedio de carreras limpias admitidas en la campaña de 1972-1973 de la Liga Mexicana del Pacifico con los Naranjeros de Hermosillo con un brillante porcentaje de 1.89,   fabulosa campaña que terminó con foja de 8-2 en juegos ganados y perdidos  con apenas 20 carreras limpias admitidas en las 95 entradas de trabajo en 13 partidos que inicio esa campaña con los sonoRenses, que en ese entonces eran dirigidos por Benjamín “Cananea” Reyes y también figuraban tremendos peloteros como Celerino Sánchez, Sergio “Kalimán” Robles, Francisco “Pancho” Barrios, Jerry Hairstone, Elliot Wills y el mismo Héctor Espino que fue uno de los muchos amigos que hizo en su brillante paso por el beisbol profesional mexicano.

 
Montoya Beltrán era originario del Campo 35 y falleció a los 67 años de edad.
En la Liga Mexicana del Pacifico también jugó para Cañeros de Los Mochis, Ostioneros de Guaymas, Mayos de Navojoa, Algodoneros de Guasave y Yaquis de Ciudad Obregón.
En la Liga Mexicana de Verano fue parte integrante del famoso equipo de los Tigres del México, Dorados de Chihuahua y Cachorros de León.

En estos últimos años trabajó como instructor con niños y jóvenes para el Instituto Municipal del Deporte, al lado de Roberto Verdugo.

GRAN PERSONAJE. 
Saúl Montoya fue parte integrante del beisbol ahomense ya que antes y después de su participación en el beisbol de paga participó en varios circuitos en brillante, forma, incluso después de su retiro se dedicó a dirigir en muchas ligas y todavía se recuerda aquella serie final titular del 2001 en la Liga Clemente Grijalva Cota dirigiendo a Las Grullas que perdió ante Malova-Cubiri.
Le sobreviven su esposa Guadalupe  Quintero Elenes y sus hijos Míriam Guadalupe, Francisco Saúl y Jesús Valentín.
Sus restos están siendo velados en la funeraria La Misión.

En esta nota: