Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

"Siempre lo he dado todo por el Tri"

FUTBOL

Barcelona, España.- (AP) Giovani Dos Santos está a punto de cerrar su mejor temporada como profesional justo en el mejor momento posible: a las puertas de su segundo Mundial con México; el que se espera le confirme como astro en el panorama internacional.

Surgido de la horma del brasileño Zizinho, destacado futbolista del América en los 80, y revelado singular talento al ganar el Mundial Sub17 de Perú en 2005 junto a una camada que incluía figuras de la talla de Carlos Vela, a Dos Santos le costó abrirse paso en el fútbol europeo, al que emigró con apenas 12 años para formarse en la fructífera cantera del Barcelona.

Traspasado en 2008 por el club azulgrana y tras pasos infructuosos por el Tottenham, Ipswich Town y Galatasaray, su suerte empezó a cambiar en 2011 con el Racing de la liga española, donde Marcelino García Toral, su actual entrenador en el Villarreal, le depositó la confianza que tanto anhelaba.

Dos Santos (25 años, Monterrey, Nuevo León) ha firmado 10 goles y siete asistencias en el actual campeonato, que concluye el domingo en visita del "Submarino Amarillo" a la Real Sociedad de su amigo Vela, quien no acudirá a Brasil 2014 por decisión propia.

Sí lo hará el regiomontano, pese a la errática clasificación del combinado tricolor, ilusionado por hacerse un nombre en el país de su progenitor.

¿Cómo se encuentra a 29 días del Mundial?

GDS: Aunque he tenido dos lesiones, esta es la temporada en que mejor me he encontrado mejor físicamente, jugando minutos y bien. Nunca había disfrutado tanto. He madurado futbolísticamente y tengo más libertad.

¿Qué le pide Marcelino?

GDS: Movilidad y estar en contacto con el balón, dar el último pase, llegar, finalizar.

¿Cuál fue su punto de inflexión?

GDS: En el Racing me di cuenta de que podía hacer bien las cosas. El año pasado en Mallorca también hice muy buena temporada.

Aunque acabó con descenso y lío con la FIFA.

GDS: El equipo estaba jugándose la vida y, para México, también era importante. Soy un profesional y quería estar en los dos lados, pero no podía.