Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Sudamérica vibra en Brasil; Costa Rica sorprende

RIO DE JANEIRO

Sudamérica vibra en Brasil; Costa Rica sorprende

Sudamérica vibra en Brasil; Costa Rica sorprende

Sudamérica vibra en Brasil; Costa Rica sorprende

RIO DE JANEIRO (AP) -- Si algún brasileño despistado encendió el televisor al mediodía y vio la imagen del estadio de Belo Horizonte, seguramente pensó que jugaba su selección. Pero no. El amarillo que coloreaba casi la totalidad de las gradas era de una Colombia hambrienta de Mundial.

Sudamérica está vibrando, porque desde 1978 el torneo no paraba por estos lares. La Copa del Mundo ha recuperado la grandeza del ambiente que no se vio en Sudáfrica. Y había ganas. Muchas ganas. Tantas, que los brasileños que disfrutaban del soleado sábado en la playa de Copacabana se encontraron con una horda de argentinos que no paraba de alentar en víspera del debut de la Argentina de Lionel Messi.

Sólo Uruguay empañó el arranque perfecto de las selecciones sudamericanas tras caer 3-1 contra Costa Rica. La mística Celeste en Brasil, nacida del "Maracanazo" de 1950, no surtió efecto. Y quizá, como le pasó a España el día anterior, se confirma que las plantillas que triunfaron en 2010 se ven superadas cuatro años después.

Pero nada está escrito todavía.

Colombia regresó a los mundiales por la puerta grande 16 años después de su última comparecencia en Francia 1998. La victoria 3-0 sobre Grecia por el Grupo C fue tan clara como la superioridad de la hinchada en la grada, que erizó los pelos al hierático José Pékerman.

"Estoy muy conmovido, muy emocionado por el apoyo a la selección y verlos hoy (sábado) en gran cantidad es darnos confianza, es aliento, una gran motivación para nosotros", dijo el técnico argentino de Colombia.

"Parece que estuviéramos jugando como en Barranquilla", añadió James Rodríguez, refiriéndose a esa ciudad en el Caribe colombiano donde su selección usualmente hace de local.

En el otro partido de la llave, Costa de Marfil revirtió un marcador adverso y venció 2-1 a Japón en Recife.

Argentina no debuta hasta el domingo en Maracaná, pero el triunfo de su afición sobre la de Bosnia es un hecho incontestable. Los cariocas que querían disfrutar de la playa desayunaron, comieron y cenaron ruidosa hinchada argentina. Una multitud tomó Copacabana en una reunión convocada a través de las redes sociales y propagada rápidamente por el boca a boca.

Decenas de policías usaron gas pimienta de corto alcance intermitentemente para que la gente no desbordase la avenida Atlántica, una de las vías más transitadas de Río de Janeiro que bordea la famosa playa. La colorida fiesta transcurrió en paz, entre música y numerosos cánticos a favor de la Albiceleste. Sin olvidar los disfrazados del "otro" ídolo argentino: el Papa Francisco, que como cabeza de la Iglesia católica ya dijo que es neutral.

"¡Y ya lo ven, somos locales otra vez!", cantaba la afición, convencida de que Brasil es el Mundial de Messi y la oportunidad de lograr el tercer título. Se espera que entre 50 y 70 mil argentinos visiten Río este fin de semana, según cálculos de la oficina consular.

Uruguay dio la de cal. La eléctrica Costa Rica comanda el grupo de la muerte con Italia, que se impuso 2-1 a Inglaterra en la asfixiante ciudad amazónica de Manaos. En su cuarta participación en un Mundial, los ticos derrotaron a la bicampeona y semifinalista hace cuatro años de forma contundente, y los centroamericanos, teórica cenicienta del grupo, sueñan con reverdecer aquellos cuartos de final de 1990.

"Un triunfo histórico, le hemos ganado a un gran equipo, un equipo duro, recio, que no es fácil de ganarle", destacó el técnico de los ticos, Jorge Luis Pinto.

Uruguay echó de menos a su artillero Luis Suárez, teóricamente recuperado, pero no apto para jugar, tras una operación en el menisco de la rodilla izquierda hace poco más de tres semanas. Pero el Mundial se ha complicado mucho para él y toda la selección del "Maestro" Oscar Tabárez.

"El crédito se ha cortado y tenemos la responsabilidad de jugar contra Inglaterra para reconquistar cosas", dijo un cariacontecido Tabárez. "Debemos retomar el camino con nuestras armas, porque a esta altura no podemos cambiar nada".

Uruguay se jugará el pase a la siguiente ronda contra Inglaterra, que no pudo con la Italia de Mario Balotelli, autor de uno de los dos goles en la victoria azzurra. Una Italia, la de Cesare Prandelli, que hace tiempo enterró el "catenaccio" y despliega un juego atractivo que puede dar mucho que hablar en Brasil.