Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Una misma pasión los une

LOS MOCHIS

Los Mochis.- El beisbol los une.

El amor por el rey de los deportes ha llevado a los hermanos mochitecos Julio César y Juan Pablo Vea a cumplir un sueño que pocos han logrado como es el jugar al lado de tu hermano.

Los Vea Véjar acaban de levantar el título nacional de manera invicta con los Borregos del Tec de Monterrey campus Monterrey, aparte de coronarse juntos Julio se desempeñaba como lanzador abridor mientras que Juan Pablo era su fiel receptor, quien guiaba a su hermano mayor en el lapso del juego pidiéndole los mejores lanzamientos para erradicar a los toletes contrarios.

Julio, el hermano mayor, cuenta con un largo historial en la institución más prestigiada a nivel estudiantil en México al coronarse campeón en los años 2007, 2008, 2009, 2010, 2011 y 2013, del torneo Conadeip (Comisión Nacional Deportiva Estudiantil de Instituciones Privadas).

Agradecido con sus mentores. "Le doy las gracias a las personas que me ayudaron para poder lograr ese sueño que es llegar al profesionalismo, esas personas son Saúl Montoya, padre e hijo, así como también al señor Roberto Verdugo, gracias a ellos tuve la motivación y el apoyo de poder incursionar en ese camino, mi carrera empezó desde el año 2004 en la temporada de invierno, en donde obtuve la firma por parte del señor Lee Sigman para asistir a la Academia de Beisbol de la Liga Mexicana, en el año 2005 salí drafteado con el equipo de Vaqueros Laguna, en ese año no reporté debido a que la intención era ir al beisbol de Estados Unidos, todo ese año estuve en contacto con el equipo de Torreón, que insistieron en que reportara para intentar hacer una carrera dentro del beisbol aquí en México, de modo que al siguiente año asistí a hacer prácticas con el equipo de Vaqueros y al no hacer el equipo me mandaron a la Liga Norte de Sonora y a la Liga Noroeste en el invierno, y fue en el año del 2007 que gracias a mi desempeño en las sucursales obtuve una oportunidad dentro del equipo grande", comentó Julio.

Juan Pablo, su aliado detrás del diamante. "Es una dicha jugar con mi hermano, es una persona a la cual admiro, con la cual he pasado un sinfín de cosas, así que el hecho de estar ahorita en el mismo lugar lo considero una bendición de Dios, creo que esto no es algo que se da muy seguido que unos hermanos compartan la misma camiseta y mucho menos tener el poder de un juego en sus manos, es por ello que me siento muy agradecido", finalizó.