Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Deporte

Cumplir con el pesaje, lo más desgastante para un boxeador

Tal vez el rival más odiado para todos los boxeadores sea la báscula y posiblemente lo más complicado resulta la última semana de preparación de un boxeador

Por: El Debate

Cumplir con el pesaje, lo más desgastante para un boxeador/AFP

Cumplir con el pesaje, lo más desgastante para un boxeador/AFP

Para iniciar en el mundo del boxeo se necesita un sinfín de cualidades, rapidez, buena condición física e incluso poder de puños, algo que con una gran base de entrenamientos se pueden pulir para ser un gran pugilista, sin embargo eso no es suficiente.

Lea también: "Canelo dio positivo y salió corriendo del combate": Golovkin

Aquel que no entiende de boxeo, quizá no comprenda lo complicada que resulta la última semana de preparación justo antes del pesaje, sacrificios enormes, desgaste físico, mal pasadas y mal humor por el poco alimento y en algunos casos ni agua.

Un ejemplo de esto es lo que paso en el 2016 a Israel 'Magnífico' Vázquez y a su rival en La Florida el Campeón mundial juvenil pluma OMB 'Pitufo' Díaz, que el día del pesaje a manera de desayuno solo había ingerido algunas uvas para mantenerse en las 126 libras, el problema para los pugilistas fue que les dieron las 6 de la tarde para el pesaje y lo habían citado a las 4 PM, y la ceremonia de pesaje estaba lejos de empezar.

Sin duda alguna es una falta de respeto inmensa para el boxeador el no empezar la ceremonia de pesaje en el horario acordado, donde al parecer en algunos casos no les importa el que el boxeador, siendo el protagonista de la velada, literalmente se esté muriendo de hambre el día del pesaje.

"Canelo" Álvarez durante una ceremonia de pesaje ante de un combate/AFP

Siempre alguien llega tarde, si no es el doctor, es alguien de la comisión. La verdad es que no importa quién es el que no respeta los horarios, lo que importa es lo inhumano que resulta el tener a los púgiles esperando a que se le dé la gana de aparecer al que en teoría tendría que llegar antes que nadie, ya que, es un desgaste brutal y carente totalmente de humanidad.

Otra de las situaciones que literalmente saca de sus casillas a los peleadores y su equipo es el largo discurso antes de subirse a la báscula por parte del promotor y de la comisión, se extienden con una elocuencia digna de un político en campaña, pero les aseguro que en muchos casos ni atención les prestan, a esas horas ya nadie les presta atención, los boxeadores, solo quieren dar el peso y acto seguido hidratarse e ingerir algo de comida.

A lo largo de la historia algunos pugilistas han batallado para dar el peso e incluso algunos no lo han dado, por lo cual en su momento hicieron un sinfín de cosas para tratar de cumplir con lo establecido en el combate de la pelea.

Algunos boxeadores ya durante la ceremonia de pesaje, se han subido a la báscula sin nada de ropa, otro se ponen un traje térmico para sudar lo más posible e otras situaciones que se han inventado los miembros de los equipos de los púgiles para buscar dar el peso indicado.

Uno de los pesajes más recordados en el boxeo mexicano es el que realizó Saúl “Canelo” Álvarez previo a su combate contra Liam Smith en la categoría Superwelter, ya que el tapatío tuvo que despojarse hasta de los calzoncillos para poder dar exactamente el peso pactado para ese encuentro que eran las 154 libras.

Sin duda alguna no solo los entrenamientos son fuertes y pesados para los boxeadores, sino también la gran disciplina a la que debe de ser sometida su alimentación para mantener siempre el peso correcto para sus peleas.

En esta nota:
  • Ceremonia de pesaje
  • Lo más complicado
  • Boxeadores profesionales
  • Saúl "Canelo" Álvarez
  • Gennady Golovkin