Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Cable submarino de internet unirá Brasil y Europa

BRASIL

Sao Paulo.- Ronald Valladao, vocero de Telebras, dijo que la junta directiva autorizó a la empresa a firmar un acuerdo con la española IslaLink Submarine Cables para colocar y operar el cable.

El costo del proyecto será de 185 millones de dólares y se espera que comience a operar a principios de 2016.

Telebras tendrá una participación del 35% en la compañía brasileña que se formará para operar el cable transatlántico mientras IslaLink tendrá una participación del 45% y otro socio brasileño poseerá el 20% restante, dijo Valladao.

Agregó que el proyecto comenzó a elaborarse en 2012, antes de que se diera a conocer el programa de espionaje que lleva a cabo la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA por sus siglas en inglés). No obstante, dijo, este cable ayudará a proteger las comunicaciones por internet entre Europa y Brasil.

El año pasado, el periódico O Globo informó que de acuerdo con información dada a conocer por el ex analista de comunicaciones de la NSA Edward Snowden, Brasil fue el principal objetivo de espionaje de la agencia en América Latina.

La NSA espió el teléfono móvil de la presidenta brasileña Dilma Rouseff e intervino la red interna de comunicaciones de la compañía petrolera estatal Petrobras.

Las revelaciones de Snowden mostraron que la agencia recolectó ``metadatos'', o sea cadenas de mensajes, direcciones y otra información, más que el contenido de los mensajes.

Los documentos indicaron que la NSA había estado recopilando registros telefónicos de cientos de millones de estadounidenses y datos de los sitios de internet fuera de Estados Unidos, incluyendo el de personas que emplean cualquiera de los servicios de internet que tienen su sede en ese país, como Google.

Se espera una mayor protección a la integridad de las comunicaciones con el lanzamiento del satélite Telesatellite, para tráfico de internet público y de uso militar. Actualmente Brasil depende de un satélite propiedad de Embratel, empresa controlada por el empresario mexicano Carlos Slim.