Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

GM desestimó el "encendido infernal"

DETROIT

DETROIT, Michigan, EE.UU. (AP) -- Los propios empleados de General Motors lo llamaban el "encendido infernal" ("the switch from hell"): El mecanismo de encendido del Chevrolet Cobalt y otros autos pequeños era tan defectuoso que la llave se salía fácilmente y provocaba la detención del motor. Los ingenieros lo sabían. Ya en 2004, un Cobalt se detuvo en la pista de pruebas de GM cuando el conductor rozó la llave con la rodilla.

GM ha reconocido que los encendidos defectuosos causaron más de 50 choques y al menos 13 muertes, pero nadie en la gigantesca firma automovilística lo consideró un problema de seguridad. Eso persistió durante 11 años.

Un informe de 315 páginas elaborado por un abogado independiente halló que desde el comienzo se restó importancia al encendido defectuoso. Mientras decenas de conductores sufrían accidentes terroríficos al perder el control de sus vehículos, los ingenieros, investigadores de seguridad y abogados de la empresa lo consideraban un problema de "satisfacción del cliente", ya que creían erróneamente que el conductor podía controlar el auto en el tráfico aunque al apagarse el motor dejaba de funcionar la dirección asistida. En reuniones sobre seguridad, la gente realizaba el gesto conocido en la compañía como el "asentimiento GM", acordaba un plan de acción que nunca pasaba de las palabras a los hechos.

"La decisión de no clasificar el asunto como problema de seguridad afectó el nivel de apremio con que se abordó el problema y los esfuerzos para resolverlo", escribió Anton Valukas, el ex fiscal federal contratado por GM para elaborar el informe.

Algunos expertos elogiaron el informe por su transparencia, pero no todos creen en sus argumentos: entre estos se cuentan familiares de víctimas fatales y algunos abogados que demandan a la compañía.

Laura Christian, cuya hija Amber Marie Rose murió en un choque con un Cobalt, se pregunta si los directivos sabían del problema: el informe de Valukas dice que la directora general Mary Barra y otros altos directivos tuvieron conocimiento del problema del encendido apenas en diciembre pasado. Christian dice que la investigación interna es un primer paso, pero espera que la justicia indague profundamente y formule cargos contra algunos empleados.

"La negligencia es un delito penal", dijo.

El informe de Valukas no habla de negligencia, pero sí tiene mucho que decir sobre la incompetencia en todos los niveles de GM.

Barra dijo a los empleados de GM el jueves que el informe era exhaustivo, estricto y "profundamente perturbador". Dijo que 15 personas -incluido el ingeniero Ray DeGiorgio, diseñador del sistema eléctrico del encendido- fueron despedidas y otras cinco sancionadas y describió algunas medidas para asegurar que el problema no se repita.

Sin embargo, las dudas persisten.

"Si GM funcionó de la manera descrita durante todo un decenio, significa que hay muchos problemas de seguridad no resueltos", dijo Jere Beasley, uno de los abogados que demanda a la compañía en nombre de las víctimas.