Economía

Agricultor de corazón

Emilio González Gastélum habla sobre su vida como productor y su amor al campo 

Por  Andrea del Carmen Montenegro Sánchez

Emilio González Gastélum.(Cortesía.)

Emilio González Gastélum. | Cortesía.

Para el productor Emilio González Gastélum, el haber obtenido su profesión de médico cirujano e incluso haber ejercido un poco su carrera, no fue suficiente para alejarlo de la que era su verdadera vocación, la agricultura. Con sus tierras de producción agrícola ubicadas entre las fronteras de los municipios de Mocorito, Navolato y Culiacán, Emilio González platica su historia en el campo. “De profesión soy médico cirujano, pero de corazón, hace muchos años que soy productor. De hecho nací en una familia de productores agrícolas; mis abuelos, mis padres, mi familia por completo está dedicada a la agricultura. Yo tengo 35-40 años que me dedico de lleno ya a la agricultura. Después de haber terminado mi carrera sí ejercí un poco lo que es la medicina y después me vine ya directamente a trabajar dentro de lo que es la agricultura”, cuenta González Gastélum. 
Comenta que ha pasado por muchos cultivos, desde la siembra de legumbres, sandía, tomate, chiles, calabazas, cebollas. En los granos ha sembrado frijol, sorgo, garbanzo, maíz y soya. Y ahora últimamente se ha metido un poco a la siembra de la calabaza regional con la siembra de betabel. “Ya tenemos muchísimos años en este negocio, hemos trabajado incansablemente en la cuestión de la producción agrícola, sacando alimento para nivel nacional y también para nivel internacional, con la exportación de sandías y calabazas”, señala el agricultor. 
Recuerda el productor que su amor por el campo le nació debido a que viene de una familia cien por ciento dedicada al campo. Desde pequeños anduvieron trabajando en las labores del campo por lo que hacía su padre y su madre. “A la edad de 9 años, que falleció mi padre, mi madre se dedicó cien por ciento a la cuestión de la producción agrícola y obviamente que le teníamos nosotros que echar la mano desde chiquitos. Empezamos de ahí nuestro amor por la tierra, por la producción. Y a pesar de que tuve una carrera profesional, me dediqué abiertamente ya al campo”, señala.

Lo mejor
Para Emilio González lo mejor de ser agricultor, de trabajar en la tierra, es primero que nada: disfrutar lo que es el campo. “Creo que la libertad que te da el campo no la tienes en cualquier lado. Los amaneceres en el trabajo, vislumbrar la salida del sol, el trabajar día con día a pesar de las inclemencias del tiempo, llegar a tu casa y tener la satisfacción de ver tus logros cuando ya se cosecha, eso es algo inigualable”, afirma. A pesar de que viven tantas inclemencias, los temporales, muchas veces las condiciones no son las más adecuadas, enfatiza que los productores siguen y todos los días se levantan con la esperanza de ir a trabajar y cosechar el mejor fruto que se pueda.

Lo más difícil
Y manifiesta el agricultor que lo más difícil es que todos los años batallan, ningún año en la agricultura es el mismo. “Todos los años te dejan enseñanzas, te dejan aprendizajes. Que algunos son buenos, algunos otros son cosas que se enfrentan, por ejemplo, los cambios bruscos en la cuestión climatológica. Al agricultor si el sol sale muy fuerte le puede hacer daño, si no sale también le puede hacer daño, si no llueve le hace daño y si llueve de más también le hace daño”, analiza González Gastélum. 
Luchan, además del clima, con las plagas. Ahora, al final de cuentas se ha puesto más difícil la cuestión de la comercialización de algunos granos, que han batallado en los últimos 15 años con el problema de la rentabilidad el campo. Últimamente los insumos van muy por arriba de lo que es el valor de la cosecha. “Y todos los años batallamos, no para vender, pero sí para cobrar lo justo, para cobrar lo que nosotros ocupamos para seguir siendo rentables”, declara. 
Considera que al agricultor lo ven muy a la ligera. “Podremos prescindir de muchas cosas, yo creo que podemos prescindir de muchos lujos, podemos prescindir de la misma ingeniería, la tecnología, quizá hasta ahorre en medicina, pero no de los alimentos. Pero si se acaban los agricultores, los productores de los alimentos, se acaba entonces sí lo que es la población del mundo”, asegura el agricultor. Los productores son los que están encargados de dar el alimento a toda la población y buscar la manera de que sean los mejores en calidad y cantidad para satisfacer las necesidades de la población.

Evolución
En la cuestión tecnológica, manifiesta Emilio González que los productores agrícolas son de vanguardia. Ha cambiado y evolucionado mucho. De hace 50-60 años que se practicaba una agricultura prácticamente sin tecnología, hoy vemos que los agricultores se basan ya en la cuestión de las predicciones climatológicas, ver la situaciones por satélite, la maquinaria, los tractores ya trabajan con satélites, con el GPS, ya también hay tecnología de vanguardia que desde la comodidad de tu casa puedes maniobrar una máquina que va a hacer las labores del campo. Ha evolucionado mucho la cuestión de maquinaria, la cuestión tecnología de tecnificación de riego para el uso adecuado del agua y el ahorro. El cuidado del agua también ha avanzado mucho con los goteos, la siembra en lugares protegidos, los injertos vegetales. Ha dado un giro muy grande, la tecnología de todos los días en el campo ya no es la misma que se usaba antaño. Y prácticamente quien no está dentro de lo que es esta tecnología queda fuera de competitividad.

Retos
Para el agricultor González Gastélum, el principal reto que enfrentan es la producción de alimentos. “Debemos de llevar la producción, los productos que se consumen más en nuestro México, que es maíz y el frijol, creo yo que tenemos que buscar técnicas para incrementar la producción, aunque ahorita se habla de producciones de hasta 18-20 toneladas, tenemos que empezar a pensar que tendremos que levar la producción, pero no nada más elevarla para la cuestión de la producción de alimentos, sino también elevarla con un costo disminuido para que sea rentable para los productores”, manifiesta. Porque a veces el ser productivo no te da la rentabilidad, puedes levantar hasta 20 toneladas y, sin embargo, no poder ser rentable por los altos costos que se están generando al momento de producir. Hay que ir de acuerdo a los gastos y a la producción para ser rentables.

Avances 
Se siguen buscando los suelos adecuados para ir implementando nuevos cultivos. Actualmente como ejemplo está el caso específico en las zonas serranas, donde se contaba con unos terrenos propicios, pero que el clima no ayuda, y hoy con los invernaderos, con la cuestión de la casa-sombra, los goteos, se han venido abriendo nuevas tierras a cultivo.  

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo