Economía

¿Cómo se cobra un seguro de vida?

Te decimos todo lo que debes saber para cobrar un seguro de vida: cómo se hace, cuáles son los plazos, documentación e incluso cuándo se invalida el pago

Por Raúl Durán

-

Cobrar un seguro de vida puede llegar a ser un proceso estresante, sobre todo considerando el dolor por el reciente fallecimiento del ser querido, pero es una acción que debe realizarse para cumplir el propósito de la póliza que contrató y pagó en vida: garantizar la protección de la familia ante la ausencia del proveedor.

En esta ocasión, te explicaremos todo lo que debes saber sobre el proceso para cobrar una póliza de seguro, cuáles son los plazos, con qué documentos y requisitos se debe contar, e incluso en qué circunstancias no se puede cobrar. 

¿Cómo cobrar un seguro de vida? 

Lo primero a tomar en cuenta para cobrar un seguro de vida es asegurarse de ser beneficiario designado por el asegurado.

Puedes verificar esta información a través de la página web oficial de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), en su Sistema de Información sobre Asegurados y Beneficiarios de Seguros de Vida (SIAB-Vida). Otra opción es preguntar directamente en la compañía de seguros con la que se hizo el contrato.

El asegurado debe designar personalmente a los beneficiarios de la póliza. De otra manera, la ley señala que los herederos serán quienes compartan parentesco con el asegurado. 

En estos casos se aplica el llamado orden de prelación, que designa como primer heredero al cónyuge, luego los hijos, que reciben sumas iguales, o en caso de que no existan, los padres del dueño de la póliza. 

Leer más: ¿Qué es un seguro de vida y cómo funciona?

En caso de que el beneficiario no sea pariente directo del asegurado, el Sistema de Administración Tributaria (SAT) puede retener hasta el 20% de la cantidad asegurada, tal como lo señala el artículo 167 de la Ley del Impuesto sobre la Renta (ISR).  

Plazos para cobrar

Lo primero a tomar en cuenta para cobrar un seguro por fallecimiento es que la Ley sobre el Contrato de Seguro establece en su artículo 81 que la póliza está sujeta a disputa durante los primeros dos años después del hecho. 

Esto significa que durante ese plazo la aseguradora podrá llevar a cabo las investigaciones que considere pertinente para determinar si el pago del seguro procede o no. Una vez que pasen los dos años, la compañía está obligada a pagar la cantidad acordada.

Por otra parte, en caso de que el dueño de la póliza no haya informado a la persona que es beneficiaria del seguro, el plazo para cobrarlo será de hasta cinco años. 

En caso de que el asegurado no fallezca, sino que termine sufriendo invalidez total y permanente, el plazo para recibir el pago se reducirá a dos años, y será el propio dueño de la póliza quien deberá cobrarlo. 

Documentos y requisitos

Es importante que al momento de acudir a la compañía de seguros para cobrar la póliza cuentes con toda la documentación y requisitos. Los documentos solicitados por lo general son:

  • Certificado médico de defunción
  • Acta de fallecimiento certificada por el Registro Civil
  • Certificado del Ministerio Público (en caso de muerte accidental)
  • Contrato de la póliza con los nombres del fallecido y beneficiarios
  • Identificación oficial y acta de nacimiento del fallecido
  • Identificación oficial y acta de nacimiento del beneficiario
  • Acta de matrimonio (si el beneficiario es cónyuge)
  • Comprobante de domicilio del asegurado 
  • Comprobante de domicilio vigente del beneficiario 

Leer más: ¿Cuánto cuesta el seguro de cobertura amplia en México?

¿Cuándo no es válido cobrar un seguro?

Los contratos de seguros de vida establecen varias circunstancias en las cuales se anula la vigencia del contrato, por lo que no es posible cobrar la póliza en estos casos.

El fallecimiento por suicidio es una de las causas que suelen invalidar los seguros de vida. Esto significa que cuando el asegurado decide acabar con su propia vida de forma consciente y voluntaria, la aseguradora no estará obligada a pagar el monto a los beneficiarios.

La muerte por el consumo de sustancias ilícitas o bebidas alcohólicas es otro de los puntos que suelen quedar fuera de la cobertura de las pólizas. 

Asimismo, si la persona pierde la vida debido a una negligencia o por participar en actos delictivos, se invalida el cobro del seguro.

Pese a que son tan comunes, los accidentes automovilísticos pueden llegar a ser excluidos de la cobertura de la póliza. Por lo general, en estos casos se debe investigar a detalle lo sucedido para constatar que el accidente no haya sido provocado por el asegurado, o que no estuviera conduciendo bajo los efectos del alcohol o alguna otra sustancia.

En el caso de accidentes aéreos, por lo general la póliza sólo aplica si el asegurado se encontraba viajando en calidad de pasajero en líneas comerciales o vuelos charter, por lo que si viajaba en un medio no autorizado para el transporte público de pasajeros no podrá cobrarla. 

Si el dueño de la póliza fallece realizando deportes extremos o actividades físicas de riesgo, como carreras de autos, alpinismo, toreo, escaladas, el contrato puede anulares, a menos que la cobertura especifique que se cubren este tipo de riesgos.

Menos común pero no imposible es que el asegurado sea asesinado por el beneficiario con el fin de cobrar la póliza, es decir, de manera dolosa. Evidentemente, esta circunstancia también anula la validez de la póliza. 

Dado que las aseguradoras consideran la condición médica, enfermedades y hábitos de salud de una persona al momento de establecer un contrato, el hecho de que la persona fallezca por alguna enfermedad terminal puede ser un motivo para que se niegue el pago. 

Leer más: ¿Cuánto cuesta en promedio un seguro de auto en México?
 

Síguenos en

Últimas noticias