Economía

Enfrenta precariedad laboral mayoría de mujeres mexicanas

La organización Acción Ciudadana frente a la Pobreza señala que 26 millones de mujeres no cuentan con un ingreso propio en México; y las que sí, enfrentan condiciones de precaridad laboral

Por  Itzé Coronel Salomón

En México, 25.7 millones de mujeres no cuentan con un ingreso propio, y 4.6 millones se encuentran desempleadas, de acuerdo con un estudio de Acción Ciudadana Frente a la Pobreza(SHUTTERSTOCK)

En México, 25.7 millones de mujeres no cuentan con un ingreso propio, y 4.6 millones se encuentran desempleadas, de acuerdo con un estudio de Acción Ciudadana Frente a la Pobreza | SHUTTERSTOCK

México.- Las condiciones de desigualdad en cuanto a empleo de las mujeres mexicanas y su participación en la vida económica se evidencian en el reporte especial sobre exclusión económica y precariedad laboral de las mujeres en México, presentado el día de ayer por la organización Acción Ciudadana frente a la Pobreza.

En el mencionado reporte, denominado "Barreras", se pone de manifiesto que la desigualdad de las mujeres tiene un cimiento económico en el mundo del trabajo, y que la falta de autonomía económica además es un factor de riesgo frente a la violencia de género. 

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Desigualdad laboral por género

México se encuentra entre los países que integran la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) con un alto índice de desigualdad laboral por género, debido a que el 60 por ciento de las mujeres trabajadoras carece de protección social y de derechos. 

De acuerdo con Acción Ciudadana frente a la Pobreza, hoy en día existen casi 26 millones de mujeres sin ingreso propio en el país, aunado a que las barreras a la participación laboral son más altas para las mujeres. 

El análisis que desprenden los resultados señala que para las mujeres en México hay una exclusión derivada de roles impuestos que les asignan funciones de cuidados de la familia y el hogar como si fueran naturales, de acuerdo con el estudio.

También indica que las mujeres que sí cuentan con empleo enfrentan condiciones muy precarias, ya que el 62 por ciento trabaja sin seguridad social, y 72 por ciento sin ingreso suficiente para lo más básico. 

La autonomía económica

Este organismo considera que la autonomía económica es el cimiento básico de la igualdad sustantiva entre mujeres y hombres.

Por lo cual, basándose en tal afirmación, la desigualdad de las mujeres tiene su raíz económica en el mundo del trabajo, y carecer de ingreso o tener un trabajo precario son las principales fuentes de vulnerabilidad frente a la violencia de género.

El estudio contempla indicadores, como el acceso al bienestar, a la libertad y a la posibilidad de participar en la vida pública y productiva del país, las cuales considera que tienen barreras más altas para la mitad de la población, por el simple hecho de haber nacido mujeres. 

Acción Ciudadana Frente a la Pobreza explica que las mujeres excluidas del mundo laboral tienen menor autonomía económica que obstaculiza su ejercicio a otros derechos, además del derecho al trabajo, por ejemplo a la salud.

Otro punto importante es que la falta de autonomía económica es un factor de vulnerabilidad frente a las violencias, y especialmente la violencia doméstica. 

En precariedad laboral

Uno de los principales problemas que destaca esta radiografía de las condiciones laborales de mujeres en México es que incluso las mujeres que logran pasar la barrera de la exclusión y acceden a una ocupación lo hacen en condiciones precarias; es decir, que la mayoría no cuenta con seguridad social ni contrato estable o afiliación sindical, y muchas sin prestaciones de ley. 

El resultado de "Barreras" indica que además de las carencias laborales, el 72 por ciento de las mujeres que trabajan no puede mantener, con lo más básico, ni a una familia de dos personas, considerando a ellas y una persona más.

Solo el 6 por ciento de las mujeres que trabajan gana más de 12 900 pesos mensualmente. 

La brecha salarial de género

En una comparativa, al final del mes, trabajando una jornada completa, en promedio una mujer gana 668 menos que un hombre.

Si un hombre ganara 100 al mes, una mujer ganaría 89. Es decir, que las mujeres tendrían que trabajar meses de 34 días o años de 13.5 meses para alcanzar el ingreso promedio de un hombre en México, y necesitan años de catorce meses para alcanzar el costo de dos canastas básicas.

Este estudio afirma que tampoco los hombres tienen un ingreso promedio suficiente para dos canastas básicas, por lo que a todos afecta la precariedad laboral en México.

Para Entender

¿Qué es la precariedad laboral?

Se denomina precariedad laboral a la situación en que viven las personas trabajadoras que, por razones diversas, sufren procesos que conllevan inseguridad, incertidumbre y falta de garantía en las condiciones de trabajo, más allá del límite considerado como normal. México se encuentra entre los países que integran la OCDE  con un alto índice de desigualdad laboral por género.

Los Datos

Estados

En Chiapas, Veracruz, Zacatecas, Tabasco y Querétaro se registró la mayoría de participación laboral de mujeres dentro de las treinta y dos entidades federativas de la república mexicana.

Exclusión 

21.6 millones de mujeres mexicanas están excluidas del mercado laboral, y 4 millones 100 mil sí trabajan, pero sin remuneración De las 21.6 millones excluidas, 4 millones 600 mil están desempleadas.

Brecha Salarial

En promedio, las mujeres deberían trabajar años de 13.5 meses para ganar igual que los hombres; y de 14 meses para cubrir el costo de la canasta básica para dos personas, de acuerdo con estudio de Acción Ciudadana.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo