Selecciona tu región
Economía

Prevén complicaciones económicas para México durante primer semestre del 2022

Además del efecto pospandemia, economistas responsabilizan la lenta recuperación económica a las políticas públicas del actual Gobierno federal que encabeza AMLO

Por María de Jesús Estrada

-

Sinaloa, México.- Al inicio del último mes del 2021, México estaría cerrando con una inflación promedio del 7 por ciento, consideró el economista sinaloense Leobardo Diez Martínez Guzmán.

El presidente del Colegio de Economistas de Sinaloa destacó que este porcentaje es mucho mayor a las expectativas que se tenían hace algunos meses, incluso desde el inicio del año, puesto que este nivel de inflación no se veía desde hace muchos años.

Además, agregó, se prevé que esta situación continúe durante el primer semestre del 2022, lo que representa una situación delicada y difícil para los mexicanos. 

“Esta inflación afecta más a las personas de menores recursos económicos”, señaló al explicar que hablar de una inflación del 7 por ciento es tan solo un promedio, pero en la canasta básica, dijo, la inflación se ubica alrededor del 10 por ciento.

Leer más: Mujeres ahora padecen violencias más silenciosas en México, advierten expertas

“Las personas de más bajos recursos destinan sus gastos a este tipo de artículos que son los artículos indispensables, entonces quienes la están sufriendo con mayor intensidad son las personas con menores ingresos económicos, lo cual ha elevado los niveles de pobreza y precariedad en nuestro país, de por sí, en plena pandemia con la caída del empleo y ahora con los precios altos, pues la situación se agrava”.

Diez Martínez Guzmán dijo que en este periodo pospandemia (Covid-19) se alcanza a ver una recuperación de los empleos perdidos, sin embargo, dijo, aunque el salario mínimo aumentó, este ya fue consumido por la inflación. 

“La recuperación va a continuar a tasas menores, hablamos en este año de alrededor de un 6 por ciento, probablemente el año que entra en un 3 por ciento y si esto sucede así, solo estaríamos como al inicio, es decir, el año pasado caímos 8.5, el antepasado 8.3, quiere decir que en cuatro años no habríamos crecido nada, no se habrán generado nuevos empleos mientras la demanda de trabajo y la población crecen y la situación es difícil, pero si lo queremos ver de manera optimista, sí estamos mejor que hace un año, pero estamos peor que hace dos o tres años”, agregó.

En relación a la estabilidad económica de la que habla el presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), el economista señaló que esta es meramente un requisito. 

“Hemos vivido periodos difíciles, realmente graves, con profundas devaluaciones y con todo y la crisis, la inflación, movimientos en el peso, lo que sí hemos mantenido es una estabilidad económica, porque hablar de tasas que nos espantan del 7 por ciento, no se comparan con las que vivimos en décadas pasados, el que tengamos un peso tan devaluado ante el dólar no es tan diferente a lo que teníamos hace unos meses, en ese sentido la estabilidad, tanto en las finanzas públicas como en las tasas de interés que están históricamente bajas en el valor de nuestra moneda, sí están dentro de los límites, se ha cuidado la estabilidad, que es lo importante”, agregó. 

Números no tan buenos

Por su parte, César Miguel Valenzuela Espinoza, expresidente del Colegio de Economistas de Sinaloa, explicó que al cierre del mes de noviembre los números, lamentablemente, no son como quisiéramos.

Por otra parte, resaltó, también se confirma que la inflación a la primera quincena de noviembre reflejó poco más del 7 por ciento, lo cual es un indicador no muy bueno, porque a decir del propio Banco de México, en días pasados se informó que esta tendencia se mantendría incluso el 2022.
Explicó que lamentablemente también en los datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) se habla de un leve descenso en la tasa de crecimiento trimestral, lo que significa que el primer trimestre del año fue malo, con una caída en el 2020, pero en el 2021 se tuvo un muy buen repunte que nos dio un crecimiento bueno en el segundo trimestre.

“La información fue que el segundo trimestre del 2021 fue bueno y el tercer trimestre del 2021 fue positivo, pero no fue tan bueno y lamentablemente el primer mes del cuarto trimestre nos empezó a reflejar una desaceleración, es decir, que el mes de octubre dejó mucho que desear, porque, por un lado, el sector primario, que fue el que tuvo un comportamiento positivo, aunque no suficiente, el sector secundario tuvo un comportamiento bajo, sobre todo muy afectado por la baja en la producción y exportación de producto motriz, que es el más dinámico de la economía, precisamente porque el proceso pospandemia se vino de manera acelerada por la alta demanda del consumo norteamericano que, como los norteamericanos reactivaron la economía con mucha intensidad, la capacidad de compra que tuvieron superó en esta medida a la oferta a nivel mundial y ahí tenemos cómo subió el petróleo y muchos procesos, incluso en un proceso de crisis los automóviles se encarecieron precisamente porque hacen falta piezas”.

El sector terciario, explicó, está resintiendo la situación, donde la demanda ha caído, “se ha dicho que hemos recuperado el empleo y que hay más personas registradas en el IMSS que antes, el problema es que quienes están en nuevos registros, posterior a la pandemia, la mayor parte están en situación de precariedad, es decir, que hay más gente en el IMSS, pero con salarios más bajos y esto se debe a que muchos de los salarios que existían no se han recuperado y aquellos que han recuperado los empleos lo han hecho con salarios más bajos”.

Producto Interno Bruto (PIB) trimestral. Foto: Debate
Índice Nacional de Precios al Consumidor. Foto: Debate

Economía familiar

Por otra parte, dijo el economista, un buen número de las familias utilizó sus ahorros y en muchos casos fue tomando de sus Afores o vendiendo un vehículo o hipotecaron su casa o alguna otra cosa y con eso pudo sobrellevar buena parte de la pandemia, el problema es que ahora esos recursos ya no existen y el consumo se tiene que ir reduciendo, tan es así, explicó, que los resultados del Buen Fin no son lo que se esperaban, incluso los números del año pasado que estábamos en plena pandemia pudieran considerarse mejores que los que se tuvieron este año.

Valenzuela Espinoza aclaró que, aunque se habla de una recuperación económica del 6 por ciento en México, no puede considerarse recuperación, sino un rebote, es decir, apenas está subiendo unos puntos que no son suficientes para superar lo que se perdió el año pasado. 

“En México no es un crecimiento real, sino un rebote, lo que significa que nosotros venimos prácticamente de cero y cuando tenemos cualquier crecimiento lo refleja en niveles muy altos, es decir, nuestra economía cayó casi un 9 en el 2020, como si hubiéramos caído en un bache de 90 centímetros y el salir del bache no significa que estamos creciendo, simplemente significa que llegamos a la superficie y esos 90 centímetros que caemos es a partir de ahí de donde podemos medir el crecimiento; en términos técnicos pudiéramos decir que hemos crecido un 6, pero en realidad no es que hayamos crecido, sino que hemos salido 60 centímetros de los 90 que estábamos dentro de ese bache, entonces no se logra la recuperación que se espera”.

Por otra parte, el experto en economía explicó que una cosa es que tengamos la recuperación económica y otra es que hayamos tenido la reapertura económica, puesto que son dos cosas diferentes, porque durante buena parte del 2020 hubo cierre de muchas actividades económicas a excepción de la actividad primaria, que prácticamente no se detuvo, pero sí se dieron estos cierres en la industria, en el comercio y los servicios, incluso muchos de estos establecimientos aún trabajan al 70 por ciento del cupo por medidas sanitarias, entonces esto significa que cuando los establecimientos comerciales comienzan a reabrir y las personas regresan a sus trabajos no es que estemos recuperando, sino que estamos reabriendo la economía y eso es diferente.

“En esto lo más importante es que cuando se tiene un problema se debe saber identificarlo y reconocerlo para buscar una solución al problema, la situación es que lamentablemente ese problema no se ha querido reconocer, incluso se dice lo contrario, se dice que estamos muy bien y que ya estamos de maravilla y que vamos a crecer arriba del 6, ojalá, pero muy probablemente para el cierre de noviembre ya haya una nueva estimación de crecimiento y sobre todo el tema de la expectativa para el 2022 que había números muy alegres de un 4 por ciento, pero al parecer esos números puede que bajen”.

Agregó que el programa de inversión del Gobierno de Estados Unidos pudiera favorecer a nuestro país por el impacto que tiene en los mexicanos trabajando allá, tal como nos impactó el apoyo que dieron los Estados Unidos a todas las personas con una aportación de 600 dólares por persona, dijo, y mucho de ese dinero vino a dar aquí reflejándose en las remesas de este año. 

De manera general, dijo, en México seguimos presentando problemas económicos. “Si seguimos haciendo las cosas de la forma equivocada vamos a seguir teniendo los mismos problemas, esa es una gran dificultad y tienen mucho que ver varios aspectos, lo que podría ayudar a recuperar las circunstancias es, por un lado, que se redefina la política hacia lo que es la inversión privada, es decir, dar términos más claros y que haya una actitud menos ríspida”.

Por otro lado, dijo, están los gastos del Gobierno como el Presupuesto de Egresos de la Federación, donde lamentablemente este Gobierno no quiere cambiar la política y mantiene la misma desde el 2019 a través de programas sociales.

“No se quieren combinar las políticas con otro tipo de programas en obras públicas para tratar de reactivar la economía, por ejemplo, así como descentralizar los recursos a los estados, a los municipios, en fin, si el problema es la corrupción lo que hay que hacer es reforzar los mecanismos para evitar que haya desviación de recursos, el problema es que esto no puede estar esperando y lamentablemente este tropiezo, que es la caída en el ritmo de crecimiento, podría agravarse. El Gobierno todavía está muy a tiempo de hacer algo”.

Al ser cuestionado sobre la estabilidad económica de la que habla el presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador, explicó que es normal presentar ese informe.

Leer más: ¡Por las nubes! Se dispara el precio del tomate, afectando a familias en Sinaloa

“Como dicen comúnmente: si no hablas bien de tu camello no lo puedes vender y es correcto que un presidente hable bien de su gobierno y de su política, porque es quien gobierna, pero hay cosas que no se pueden ocultar y decir que estamos en estabilidad y que estamos en crecimiento son apariencias, este es un rebote y todavía nos falta para hablar de una recuperación y es lo preocupante”.

Ricardo Anaya critica decreto de AMLO sobre obras de la 4T
Síguenos en

Editora de información local en EL DEBATE de Los Mochis. Egresada de la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de Occidente (2007-2011); Técnica en Sistemas Computacionales (2005-2007). Más de 11 años de experiencia periodística. Inició como reportera de información general en El Diario de Los Mochis (2008-2011), posteriormente fue locutora y reportera del programa institucional Así es Sinaloa de Radio Sinaloa; así como corresponsal de la zona norte de la entidad para el noticiero estatal Sinaloa al Día que se trasmite por Radio UAS. Ingresó a empresas EL DEBATE en el año 2014 como reportera de información general. Fue editora del periódico popular La i y actualmente se desempeña como editora de información local en EL DEBATE de Los Mochis. Estudió un diplomado en Desarrollo Humano en la Universidad de Occidente. Fue reconocida en el año 2009 con el galardón Líder Univafu como Líder Regional Sinaloense por la Universidad del Valle del Fuerte. Ha participado como jurado calificador en diversos concursos de oratoria, expresión oral y escrita, ortografía y creación literaria. Cuenta con participación en diversos talleres y cursos relacionados con periodismo, redacción, liderazgo y el Nuevo Sistema de Justicia Penal.

Ver más