Economía

Proponen que jóvenes se vuelvan emprendedores en México

Promover una alternativa de ejercicio profesional emprendedor a estudiantes y egresados universitarios
 

Por  David Ortega

Jóvenes en un salón de clases.(Foto: El Debate)

Jóvenes en un salón de clases. | Foto: El Debate

México.- Una fuerte crisis económica enfrenta el mundo por la COVID-19. En México, el desempleo, la falta de oportunidades y la migración son problemas de antaño que hoy se recrudecen y que afectan también, de manera más directa, a toda la juventud.

Ante este panorama, existe una propuesta de tres organizaciones promigrantes y del empleo para jóvenes que busca que existan las condiciones de emprendimiento que resulten en empleos productivos con las vocaciones y con las habilidades de la juventud, uniendo a aprendices, jóvenes deportados y estudiantes recién graduados. 

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

En entrevista para EL DEBATE transmitida en Facebook. Bernardo Méndez Lugo, director ejecutivo de la fundación promigrante América sin Muros AC; Andrés Jiménez Montoya, presidente del Instituto para la Inclusión Corporativa (LICI) Américas; y Mario López Espinosa, director de Innovación para el Desarrollo Equitativo (IDEQ), expusieron su propuesta para el emprendimiento empresarial entre jóvenes universitarios y jóvenes aprendices y deportados: una visión binacional México-Estados Unidos y regional. 

Habrá menos puestos de trabajo 

«Estamos en un momento muy complicado en términos de empleo asalariado. Creo yo que la secuela no solamente se dejará sentir por el resto del 2020, sino muy probablemente en los próximos tres años, y tenemos que innovar y buscar fórmulas de autoempleo, de iniciativas para crear microempresas, empresas familiares, fortalecerlas y aprovechar las vocaciones productivas de cada región», destacó Bernardo Méndez, ministro en retiro del Servicio Exterior Mexicano. 

Para Andrés Jiménez, estamos en el punto de transición, en el tiempo de entender qué está pasando, pues por un lado está la pandemia y su impacto sobre las condiciones sanitarias en las comunidades y en lo económico (desempleo), así como el problema de la falta de equidad entre comunidades de diferentes orígenes en los Estados Unidos. «En Estados Unidos hay racismo sistemático que no solo afecta a los afros estadounidenses, también a los latinos estadounidenses, los asiáticos ahora. Entonces, tenemos tres desafíos: el desafío sanitario, el del empleo, y el desafío de enfrentar las desigualdades que tenemos en la sociedad estadounidense, todo al mismo tiempo». Sin embargo, existe la ventaja del crecimiento en la participación de estudiantes de orígenes mexicano y latino en las universidades de aquel país, con una visión muy amplia sobre qué hacer, destacó. 

Para Mario López Espinosa, las empresas cada vez contribuyen menos a la generación de empleo productivo por diversas razones, no solo por la pandemia, la propia evolución tecnológica y el concepto de productividad impuesta por los países avanzados en el sentido de encontrar formulas para producir más con menos trabajadores, aunado a que en México el respaldo a las pequeñas unidades productivas, que son las que más contribuyen a la generación de empleos, siguen siendo prioritarias solo en la retórica, pues no han sido una prioridad fundamental de las políticas públicas impulsar la actividad productiva de los jóvenes.

Mario López
Contacto: mariolopezespinosa@gmail.com
Trayectoria: coordinador del Proyecto Innovación para el Desarrollo Equitativo (IDEQ) de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y consultor de la Oficina de la OIT para México y Cuba. Anteriormente ocupó un amplio número de cargos en el área de desarrollo empresarial, promoción del comercio exterior y políticas de emprendimiento como director del Centro de Estudios de Comercio Internacional; consejero Comercial de México en Italia.
Foto: Captura de pantalla

Formar emprendedores 

«Las universidades en nuestro país no han formado emprendedores, no ha habido estímulo. El perfil que reúne la gran mayoría es de empleado, de trabajador, que carece de toda esta formación en materia de gestión empresarial», señaló López Espinoza, quien ha coordinado proyectos emprendedores en la Organización Internacional del Trabajo. 

El experto en comercio internacional explicó que la educación paterna en México es muy represiva, esto lo que menos hace es formar emprendedores, por lo que no hay una perspectiva clara del autoempleo, cuando a nivel mundial es la opción más viable y recomendable, pues las grandes empresas no nos salvarán del desempleo, menos ahora que es un problema que se vino a acentuar con la pandemia, mencionó.

Además, estos jóvenes con preparación universitaria encuentran serias dificultades para hallar una alternativa de ejercicio profesional, sobre todo que esté vinculada a su propia formación, pues son muy pocos los que consiguen empleo los primeros años de egresados, y aquellos que lo consiguen, en un porcentaje mayoritario, lo hacen en actividades que no tienen nada que ver con su formación, «lo cual puede poner en riesgo, incluso, la importancia y la relevancia de las propias universidades, al estar formando desempleados estructurales», dijo. 

Esta situación también la viven los jóvenes en Estados Unidos, por lo que tienen que pensar en fórmulas en las que ellos puedan salir adelante con su propio esfuerzo y talento, convencidos de que pueden ser internacionalmente competitivos, no tienen por qué ser ineficientes y dependientes de lo que hagan las grandes empresas.

En este sentido, Andrés Jiménez mencionó que al menos las universidades púbicas en los Estados Unidos están tratando de dar seguimiento a sus estudiantes egresados que han sido deportados para buscar su desarrollo, lo que considera vital para responder a las necesidades de estos estudiantes.

Otro caso es de aquellos de nivel secundaria y preparatoria que hablan en mayor porcentaje inglés que español, que son regresados a México, y por lo cual las instituciones educativas en el país tienen que responder para brindarles la educación a la que tienen derecho.

Compartir talento e ingresos

La idea de estos tres expertos es que mediante emprendimiento se generen empleos productivos con los conocimientos y con las habilidades de la juventud, uniendo a aprendices, jóvenes deportados y estudiantes recién graduados; promover y respaldar la formación de pequeñas unidades productivas, no solamente las producciones artesanales convencionales, sino en una gama muy amplia, pues lo que necesitan es un respaldo técnico, financiero y un impulso para que ellos puedan participar en las decisiones de formar sus propias empresas, detallaron.

Andrés Jiménez
Andrés Jiménez
Contacto: andres@inamericas.org
Trayectoria: actualmente funge como presidente y jefe principal de la Sociedad de las Américas, constituida como una asociación civil sin fines de lucro. Américas facilita la participación total de comunidades de origen latinoamericano y caribeño de Estados Unidos en la sociedad, economía y Gobierno tanto en Estados Unidos como en los países de origen. Anteriormente, Jiménez Montoya dirigió el Programa Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (Clacso) de UCLA.
Foto: Cortesía

Mario López destacó el trabajo de todos los migrantes mexicanos en Estados Unidos, personas que son extraordinarios trabajadores, altamente productivos, pero lamentablemente también son muy explotables. Por ello, pretenden combinar esta capacidad productiva con una capacidad de gestión empresarial que puede provenir de los egresados universitarios, quienes se formaron para eso, para que participen en la formación de la construcción de complejos productivos que sean binacionales.

«Por una parte, en la que los productores se concentren en lo que saben hacer, que es producir; y los universitarios se encarguen de la gestión empresarial, de la planeación y administración financiera; de la comercialización, de la legalización para participar en la economía formal y que hagan una alianza estratégica donde comparten sueños, objetivos, esfuerzos, pero también comparten ingresos», destacó. 

Comercio exterior y T-MEC

En esta acción bipartita, la idea es extenderla a una tripartita en la que se incorporen los jóvenes connacionales o de origen latino en Estados Unidos a realizar tareas de gestión empresarial, y en última instancia la comercialización en sus lugares de residencia, que debe ser un objetivo estratégico para México, pues es el único país en desarrollo con una frontera de tamaño considerable con una de las quince principales economías del mundo, pero que no se está aprovechando; además de los 40 millones de personas de origen mexicano en aquel país, lo que constituye un «caballo de Troya» fundamental para acceder a este principal mercado, agregó López.

De tal manera que estas pequeñas unidades puedan llegar a exportar a los nichos de mercado que aprecian la producción diferenciada, la expresión del arte popular, el trabajo de comunidades indígenas, entre otras, pero que tiene un mercado extraordinario en Estados Unidos y Canadá. 

Bernardo Méndez destacó que en esta iniciativa estarían las vocaciones regionales y locales: «En Sinaloa, con toda la capacidad de producción agrícola de legumbres, la capacidad que se tiene en la pesca, ir generando una transformación en el ámbito alimenticio, en el ámbito forestal con las tradiciones que se tienen en el estado y se puede decir los mismo en cada estado de la república», comentó.

Esta propuesta va acompañada del modelo IDEQ, el cual promueve con productores la formación de talleres productivos de las más diversas actividades, ser pequeñas unidades productivas y que no caminen solas, sino que puedan participar en diferentes esquemas de alianza estratégica, de acción conjunta, en donde pueden capitalizar esta posibilidad de consolidar sus ofertas, sus requerimientos, comercialización, y convertirse en un complejo productivo que sea competitivo a nivel internacional, explicó su creador, Mario López Espinosa.

El maestro Andrés Jiménez incluso expuso que en el nuevo Tratado entre Estados Unidos, México y Canadá (T-MEC) existen fondos donde se va a potenciar a las pequeñas y medianas empresas. Dijo que existe un gran número de egresados de la Universidad de California, en la que hay un intento de organizar a los egresados que radican en México, un aproximado de 600 jóvenes interesados en organizarse en el país, así como la red de grupos en Estados Unidos de empresarios mexicanos que radican en Estados Unidos. 

Bernardo Méndez
Contacto: consulmendez@yahoo.com
Trayectoria: diplomático de carrera jubilado como ministro del SEM en marzo del 2017. Conferencista de temas legales, económicos, pymes, TLCAN, movilidad académica internacional y migración internacional. Coautor de una docena de libros de temas educativos, migratorios, relación bilateral con EUA y Canadá, entre otros. Comentarista de radio y televisión de temas internacionales y de Norteamérica. Presidente de la fundación promigrante América sin Muros.
Foto: Cortesía

¿Quién puede hacerlo?

Esta propuesta sobre emprendimiento empresarial entre jóvenes universitarios y jóvenes aprendices y deportados ya ha sido enviada a las dependencias de fomento de desarrollo económico de los Gobiernos estatales —entre ellas Sinaloa—, con la intención de llegar a los municipales, así como a diversas universidades, pues estas pueden realizar varias funciones para impulsar este tipo de complejos productivos con un elevado nivel de competitividad internacional, explicaron. También tienen pensado enviarla a las organizaciones empresariales, pues pueden contribuir al fortalecimiento de estas nuevas unidades, sobre todo los universitarios que formarán las sociedades cooperativas de gestión empresarial. 

Bernardo Méndez informó que han enviado además la propuesta al rector Juan Eulogio Guerra, de la UAS, y funcionarios de Gobierno estatal para implementar este proyecto en la entidad.

Dijo que el crear la infraestructura y realizar los estudios de mercado no significa ninguna erogación, pues existen experiencias previas en diversas regiones del país en donde ya se ha demostrado el éxito, como el Programa de Artesanos del Fondo de Fomento Industrial de Michoacán, en la década de los 80. En el ámbito federal la enviaron a las Secretarías del Trabajo y de Economía. «Vamos a ver qué tan verdaderamente interesados están en impulsar el desarrollo de la actividad productiva, porque nuestro esquema va en contra del asistencialismo. No creemos que haya ningún programa en el mundo de corte asistencialista que haya realmente contribuido a impulsar el desarrollo», destacó López.

  • 22 por ciento de los aprendices de Jóvenes Construyendo el Futuro han obtenido un empleo asalariado.

Participación

En Sinaloa, corporativos nacionales como Coppel, Casa Ley y SuKarne son ejemplo de grandes empresas, con gran prestigio, que podrían ser parte de esta propuesta, las cuales pueden ser un vínculo de proveedores de empresas juveniles, mencionó Bernardo Méndez, director de la fundación promigrante América sin Muros.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo