Economía

¿Qué pasa si el beneficiario de un seguro de vida es menor de edad?

¿Qué pasa si alguien designó a su hijo como beneficiario del seguro de vida pero es menor de edad? En estos casos el proceso puede complicarse más. Aquí te explicamos

Por Raúl Durán

-

Es usual que cuando una persona contrata un seguro de vida designe a sus propios hijos como beneficiarios, ya que de esta manera buscan proteger su futuro. Sin embargo, esta situación puede generar dudas cuando el hijo es menor de edad.

¿Qué pasa si un menor de edad es beneficiario de un seguro de vida? Aunque la intención del asegurado haya sido garantizar que el pago asegurado llegará a sus hijos, el proceso suele complicarse cuando estos no han alcanzado la mayoría de edad. 

El principal impedimento es que un menor de edad no cuenta con la edad suficiente para abrir una cuenta bancaria o recibir un cheque, por lo que no estará autorizado para recibir directamente el dinero por parte de la aseguradora. 

En estos casos, el dueño de la póliza debe abrir un fideicomiso o designar un representante mayor de edad, que podrá acceder a los recursos y gestionarlos en representación del menor, lo que puede dar lugar a que se haga mal uso de los recursos y ni siquiera lleguen a beneficiar a quien se suponía.

Por tal motivo, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) recomienda como mejor opción un contrato de fideicomiso, a través del cual una fiduciaria designada se hará cargo de administrar el dinero y entregarlo al beneficiario según las instrucciones.

Leer más: ¿Quiénes son los herederos legales de un seguro de vida?

En ese sentido, lo mejor será no sólo designar a los hijos como beneficiarios del seguro de vida, sino dejar instrucciones específicas en un testamento sobre cómo deberán administrarse los bienes del menor, quién estará a cargo de hacerlo y de qué modo se gestionarán.

Cabe señalar que el administrador del fideicomiso o los bienes del menor no necesariamente debe ser el tutor legal de este, sino que puede ser alguien que sea de la confianza del asegurado. 

Seguir estas recomendaciones evitará posibles disputas legales que puedan llegar a surgir tras el fallecimiento del dueño de la póliza, de manera que el futuro de los hijos estará protegido y el seguro de vida cumplirá su objetivo.

Leer más: ¿Quién tiene derecho a cobrar un seguro de vida?

Síguenos en