Economía

Tomate pagará arancel de 17.5 % en Estados Unidos

El Departamento de Comercio estadounidense informa que no continuará el acuerdo con México. 

Por  Manuel Campaña Padilla y Francisco Castro

Sinaloa produjo en el 2018 alrededor de 280 mil toneladas de tomate con un valor de 290 millones de dólares.(Foto: El Debate)

Sinaloa produjo en el 2018 alrededor de 280 mil toneladas de tomate con un valor de 290 millones de dólares. | Foto: El Debate

Sinaloa.- El gobernador Quirino Ordaz Coppel confirmó que las negociaciones con Estados Unidos por el tema del tomate no están agotadas; sin embargo, reconoció que es complicado evitar la imposición del arancel que se prevé del 17.56 por ciento.

En entrevista telefónica para EL DEBATE, el mandatario estatal aclaró que la reunión que se tenía prevista no se canceló, simplemente se pospuso, debido a que especialistas están analizando la contrapropuesta que los estadounidenses hicieron el viernes pasado para dar una respuesta: «Es un tema que se sigue negociando entre especialistas y las partes interesadas, y claro que afecta al pequeño y mediano productor», admitió.

¡Ya estás suscrito a las alertas de noticias!

Ahora puedes configurar las notificaciones desde la campana

Añadió que, al margen de los intereses económicos y comerciales que hay, también está el tema electoral en los Estados Unidos, en donde Florida es un estado de mucha importancia, porque a veces es quien decide en las elecciones, y es ahí en donde están los competidores de México en el negocio del tomate: «El viernes pasado hicieron los estadounidenses una contrapropuesta que se está valorando y se le dará respuesta, es una contrapropuesta ya más racional, por eso se está ahorita en el proceso de negociación».

Ordaz dijo que en tanto haya negociaciones, existen esperanzas de llegar a un buen fin, aunque «quizá no en los términos que más desearíamos nosotros o como estábamos, pero se podría llegar a un buen equilibrio».

Fuente: Sader

Repercusión

Luego de un largo proceso de negociaciones entre productores de Florida, a partir de ayer Estados Unidos dio inicio al cobro de un arancel para las importaciones a raíz de que ambos países no alcanzaran un acuerdo que tenía suspendida la investigación por supuestas prácticas de productores mexicanos de vender el tomate por debajo del precio fijado en el mercado norteamericano.

El arancel, aunque es preliminar, es un impacto que generará repercusiones para los productores sinaloenses, explicó el presidente de la Confederación de Asociaciones Agrícolas del Estado de Sinaloa (Caades), Gustavo Rojo. 

Con una producción neta de 280 mil toneladas, Sinaloa obtuvo 290 millones de dólares durante el 2018, por ello la medida arancelaria impuesta por el Gobierno estadounidense representaría el pago de 50 millones de dólares para los productores.

Fue a partir de febrero del año en curso que el Departamento de Comercio de Estados Unidos informó sobre la intención de reanudar la investigación antidumping sobre la producción de tomate mexicano para poner fin al último acuerdo alcanzado entre ambas partes en el año 2013, todo ello ante las presiones orquestadas por productores de Florida.

El convenio que empezó a correr a partir de 1996 congeló la investigación contra las exportaciones mexicanas de tomate que se renegociaron en tres ocasiones: 2002, 2008 y 2013. 

Continúa el proceso

De acuerdo con el dirigente de Caades, a pesar de finalizar el acuerdo, permanecerán a la espera de la notificación del Departamento de Comercio de Estados Unidos sobre la medida. Refirió que no es automático y que el proceso de negociación continuará abierto entre ambos países, por lo que se tienen expectativas de alcanzar un acuerdo para el próximo ciclo de tomate para Sinaloa. 

En este sentido, destacó que la industria mexicana del tomate seguirá al frente de las negociaciones a través del liderazgo de Mario Haroldo Robles, director de la Comisión para la Investigación y Defensa de las Hortalizas. 

Derivado de la resolución emitida, el líder del organismo indicó que los productores deberán emprender nuevos mecanismos para posicionar el producto, por lo que no se descarta la búsqueda de nuevos mercados para el tomate ante un inminente riesgo de la pérdida de empleos en Sinaloa, de no lograr un acuerdo en los próximos meses.

Con un mercado que genera anualmente alrededor de 2 mil millones de dólares en exportaciones de tomate a Estados Unidos, el presidente de la Asociación de Agricultores del Río Culiacán, Enrique Rodarte Espinosa de los Monteros, precisó a este medio que todavía se tienen opciones para evitar el pago del arancel: «Vamos a seguir buscando, y en este periodo se va a estar viviendo con el pago de la cuota. Estados Unidos se dará cuenta que el producto se encarecerá». 

El tomate es considerado como el tercer producto de exportación de México, seguido por la cerveza y el aguacate, además de que uno de cada dos tomates que se consumen en la Unión Americana son mexicanos, de acuerdo con datos obtenidos por la Secretaría de Economía. Por ello, la Secretaría de Economía externó su decepción y preocupación por la decisión de Estados Unidos de eliminar la aplicación del acuerdo vigente durante 22 años. 

El diputado local Faustino Hernández informó que existe voluntad del Congreso del Estado para sumarse a la lucha emprendida por Caades por la defensa del tomate ante las medidas proteccionista que realiza el Gobierno de EUA y no afecte la economía de los sinaloenses.

El dirigente de la Liga de Comunidades Agrarias destacó que el Gobierno mexicano tiene que cuidar toda la producción, específicamente de las hortalizas, para reaccionar con otro tipo de restricciones a través de la coordinación con el secretario de Relaciones Exteriores y el secretario de Agricultura y Desarrollo Rural.

Severo efecto

La dirigencia del Comité Municipal Campesino número 5 señaló que el Gobierno federal debe intervenir enérgicamente en defensa de los productores de tomate, ya que los fuertes aranceles no solo afectarán las futuras siembras de este cultivo, sino que también impactará negativamente en la economía del estado.

Martín Castro Cota, dirigente de los productores cenecistas de Ahome, señaló a EL DEBATE que por donde se analice este problema es sumamente serio, y como tal debe enfrentarse, ya que no es solo la economía de un sector la que está en juego, sino que también resultará afectado el comercio y en general las empresas que se benefician directa e indirectamente del desarrollo de la agricultura, como prestadores de servicios, distribuidores de insumos, semillas y fertilizantes, agroquímicos, entre otros.

Indicó que consecuentemente se tendrá una afectación en generación de empleos que todos los años se presentan en Sinaloa, ya que al reducirse las siembras, se prescindirá de mucha mano de obra que se emplea en esta época del año, en donde una gran parte procede precisamente del sureste del país.

De acuerdo con el Sistema de Validación y Seguimiento Agrícola, operado por el Comité Estatal de Sanidad Vegetal del Valle del Fuerte, con información de las Juntas Locales de Sanidad Vegetal que operan en las diversas zonas productivas, durante el ciclo otoño-invierno 2018-2019 se dedicaron a la producción de este cultivo en Sinaloa 11 mil 665 hectáreas, de las cuales 7 mil 503 se producen de tomate de vara y 3 mil 490 con variedades de tomate de piso, en tanto que a la producción de tomate saladette se dedican 672 hectáreas.

La mayor superficie de siembra de tomate se concentra en el centro y sur del estado, en donde se siembra más del 60 por ciento del área total. 

¿Qué es el ‘dumping’ de tomate?

El dumping es una práctica comercial que consiste en vender un producto por debajo de su precio normal o incluso por debajo de su costo de producción, con el fin inmediato de eliminar las empresas competidoras y apoderarse del mercado. El dumping está prohibido por el Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio.

A principios de la década de 1990 inició la investigación por dumping por daño contra el tomate de Estados Unidos. En 1996 se suspendió dicha investigación. Se entró en acuerdo entre los productores mexicanos y norteamericanos y el Departamento de Comercio, acordando un precio mínimo para la exportación de tomate mexicano hacia los Estados Unidos. El acuerdo de suspensión se ha renovado en tres ocasiones, la última en el año 2013. 

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo