Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Proyectos para el sur

NUESTRA OPINIÓN MAZATLÁN

Hace un par de días llegó por el puerto de Topolobampo un gran cargamento con la tubería para el gasoducto que conectará el tramo El Oro – Mazatlán. El proyecto del Gasoducto del Noroeste va avanzando en los tiempos acordados. Esto mejora las expectativas económicas que se tienen, no sólo para el puerto de Mazatlán, sino para todo el sur de Sinaloa. Los beneficios del gasoducto no solamente se van a ver una vez que este recurso esté disponible, sino que una de las condiciones en el amarre de las negociaciones es que la misma edificación de la red incluya la mano de obra sinaloense. Esto se traduce en miles de empleos – aunque temporales – que no tenemos. Con la operación del gasoducto, Sinaloa pasará a ser parte del Sistema Norte Noroeste que incluye a las entidades vecinas de Sonora y Chihuahua. El proyecto es impulsado por la Comisión Federal de Electricidad y Petróleos Mexicanos. Ello le ha dado un respaldo financiero al proyecto, lo cual ha tenido una importante respuesta de parte de los inversionistas privados.

Lo importante para Sinaloa, es que también se contempla la construcción de tres nuevas termoeléctricas, que generarán energía, no sólo más barata, sino más limpia. Las que operan en la actualidad, a pesar de haber sido mejoradas, emiten contaminantes al medio ambiente. La ventaja para Sinaloa, con sus puertos y sus carreteras, es que la cercanía con el mercado de los Estados Unidos y la disponibilidad de gas natural, va a significar una ventaja competitiva respecto a otros estados y países. El gas natural llegará a Mazatlán en el 2016. Para ese entonces se espera que la terminal portuaria ya tenga una mayor capacidad, que las vías de comunicación terrestre estén también mucho mejor a las condiciones que actualmente presentan. En el sur de Sinaloa, la construcción de la presa Santa María y el acueducto de la Picachos le dan también atractivos extras a Mazatlán. Los beneficios de la carretera con Durango ya se sienten e incluso el mismo Centro Integralmente Planeado en Escuinapa parece que tomará seriedad, luego de años de inestabilidad. El tiempo dirá si estamos a la altura de estos retos y de aprovechar lo que esta nueva infraestructura significa.