Estados

Adelita: la mujer que dio origen al símbolo de la Revolución Mexicana

Conoce a Adela Velarde, la mujer que se convirtió en un símbolo de la Revolución Mexicana y dio origen a las Adelitas

Por  Raúl Durán

Conoce a Adela Velarde, la mujer que se convirtió en un símbolo de la Revolución Mexicana y dio origen a las Adelitas.(Especial)

Conoce a Adela Velarde, la mujer que se convirtió en un símbolo de la Revolución Mexicana y dio origen a las Adelitas. | Especial

México.- El próximo 20 de noviembre se conmemora el aniversario del inicio de la Revolución Mexicana, y sin duda uno de los nombres más sonados durante esta fecha patria es el Adelita. ¿quién no ha visto su tradicional atuendo durante la fiestas y desfiles revolucionarios? ¿quién no ha escuchado el corrido de la época que evoca su nombre?

Lo cierto es que Adelita fue mucho más que una musa de la Revolución y un atuendo típicamente mexicano: fue una mujer memorable memorable y esforzada que se convirtió en todo un símbolo, encabezando al grupo de mujeres revolucionarias conocidas como Adelitas o soldaderas, quienes se desempeñaban como soldados, enfermeras, cocineras y ayudantes de los contingentes militares.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Adela Velarde Pérez fue el nombre real de la mujer que encabezó este brazo de la Revolución. Ella nació el 8 de septiembre de 1900 en Ciudad Juárez, Chihuahua, nieta de Rafael Velarde, un reconocido general que luchó en apoyo de Benito Juárez contra los franceses durante la Intervención.

A la escasa edad de 13 años, Adela abandonó sus comodidades para sumarse a la lucha revolucionaria como enfermera de la brigada liderada por la entonces presidenta de la Cruz Blanca, Leonor Villegas de Magnon, donde atendían a heridos villistas de la División del Norte.

Fue precisamente a raíz de la entrada de Adela a ese grupo que el mismo pasaría a llamarse Adelitas. Estas mujeres se distinguieron por tomar el fusil y luchar valientemente en las batallas, pero también se hicieron cargo de atender heridos, cargar armas y alimentar a las tropas.

La misma Adela Velarde Pérez empuñó las armas y peleó valientemente en múltiples batallas durante más de un año, del 7 de febrero de 1913 al 15 de agosto de 1914, mientras también contribuía atendiendo a los heridos del Ejército Constitucionalista.

La destacada labor de Adelita contra el ejército de Victoriano Huerta la hizo merecedora de una importante distinción, ya que el 22 de febrero de 1941 fue designada oficialmente como veterana de la Revolución Mexicana.

La figura de Adelita como ícono de la Revolución Mexicana ha sido inmortalizada en gran medida por un célebre corrido de esa época, el cual ha llegado a ser interpretado por grandes voces como Amparo Ochoa.

Si Adelita se fuera con otro
La seguiría por tierra y por mar
Si por mar en un buque de guerra
Si por tierra en un tren militar", son algunos de los versos que forman parte de esta famosa canción.

Para placer de los curiosos, hay una historia de un gran romance detrás de este corrido, pues nació a raíz de una relacion amorosa entre Adelita y el sargento Gil del Río Armenta, quien formaba parte del ejército de Francisco Villa.

Se dice que Adela Velarde y el sargento estaban fuertemente enamorados, y cada noche él acudía frente al vagón donde dormía su amada para tocar la guitarra y cantarle canciones de amor. 

Todo ferviente amor está marcado por la tragedia y esta no fue la excepción, pues el romance entre ambos terminaría abruptamente en 1914, en la batalla de Torreón, también conocida como batalla de Gómez Palacio, uno de los capítulos más violentos de la Revolución, y en el cual el sargento Del Río fue alcanzado por las balas. 

La historia cuenta que Adelita sostuvo a su amante moribundo entre sus brazos en un intento desesperado de salvar su vida. En su último aliento, él le habría dicho a ella que tenía un regalo en su mochila: se trataba del tan famoso corrido.

Adela se hizo cargo de mostrar el corrido a los músicos de la brigada, quienes a su vez se dieron a la tarea de interpretarlo y darle vida en el sonido. Este corrido se volvió con el paso del tiempo uno de los más populares y representativos de la Revolución. 

Por otra parte, Adelita llegaría a tener una larga vida, muriendo a los 71 años años (en 1971) en los Estados Unidos. Sus restos descansan actualmente en el cementerio de San Felipe, situado en Del Río, Texas.

La figura de Adelita terminó por convertirse en todo un símbolo de la Revolución Mexicana, y cada 20 de noviembre en conmemoración de esta fecha se acostumbra que las niñas se disfracen de Adelitas como parte de los festejos, ataviadas con su tradicional falda larga, trenzas, fusil y colores patrios. 

Cabe decir que Adela Velarde no fue la única soldadera insigne de la lucha revolucionaria, pues otra mujer muy famosa de la época fue Petra Herrera, quien se disfrazó de hombre bajo el seudónimo de Pedro Herrera para luchar, y gracias a sus grandes hazañas se ganó el reconocimiento de sus compañeros de guerra.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo