Estados

Cobalto 60, el Chernóbil mexicano

El mayor desastre nuclear vivido en México lo ocasionó varillas para la construcción contaminadas con Cobalto 60, previo a la explosión de Chernóbil

Por  El Debate

Foto temática: Cobalto 60, el Chernóbil mexicano(Pixabay)

Foto temática: Cobalto 60, el Chernóbil mexicano | Pixabay

Chihuahua.- En la historia de la energía nuclear han pasado dos grandes accidentes que marcaron la vida de miles de personas y por los cuales se tuvieron que desalojar ciudades enteras, estos son: la explosión del 26 de abril  de 1986 en la planta de energía nuclear de Chernóbil; y  el accidente en la central nuclear Fukushima, Japón, porel sismo de 9.0 escala de Richter y el posterior tsunami el 11 de marzo del año 2011.

El mayor accidente nuclear vivido en México fue detectado el 16 de enero de 1984, cuando descubrieron varillas contaminados con cobalto 60 que se dirigían a Nuevo México. En ese momento, el departamento de salud de Texas y la comisión reguladora Nuclear alertaron a las autoridades mexicanas para que hicieran las investigaciones correspondientes.

¡Ya estás suscrito a las alertas de noticias!

Ahora puedes configurar las notificaciones desde la campana

En diez días de investigación dieron con una camioneta altamente contaminada en la colonia Altavista en Ciudad Juárez. Según información publicada por The New York Times el 1 de mayo de 1984, el vehículo emitía unos 50 radios por hora a una yarda de distancia. En la misma publicación se denuncio la peligrosa proximidad a la que estuvieron expuestos los habitantes de dicho lugar.

AYÚDANOS… Da click a la estrella de Google News y síguenos

En las indagatorias posteriores se descubrió el origen de la contaminación radioactiva.

El doctor Abelardo Lemús junto a algunos socios de un hospital privado adquirieron un equipo de radioterapia equipado con una bomba de cobalto 60, en el amo 1977. Este elemento es un isotopo sintetico radioactivo capaz de emitir rayos gamma.

En algún momento la maquina fue abandonada en el almacén  de la clínica, hasta el 6 de diciembre de 1983 cuando unos trabajadores, identificados como Vicente Sotelo Alardín y Ricardo Hernández, desmantelo el equipo para venderlo como fierro viejo al Yonke Fenix. En dicho proceso, se perforó el núcleo permitiendo que escapara el peligroso isotopo y contaminara todo lo de alrededor, incluyendo el auto en el que fue transportado.

Cerca de 100 kilos de material contaminado con Cobalto 60 fueron vendidos por mil 500 pesos. Este se fundió y se vendió a la compañía aceros de Chihuahua S.A (Achisa) y la maquiladora Falcón de Juárez S.A.

Foto ilustrativa: Se estima que cerca de 60 mil toneladas de varillas estaban contaminadas con Cobalto 60. Pixabay

Dichas compañías usaron el material para fabricar sillas y varillas de acero corrugado, mismas que se distribuyeron por todo el país y se intento exportar a los Estados Unidos, donde descubrieron la contaminación. Se estima que cerca de 60 mil toneladas de acero resultaron radioactivas.

Durante el juicio, en septiembre de 1084, la clínica intento inculpar a Sotelo por robar y desmantelar la maquina. Él dijo que fue un regalo del jefe de mantenimiento y que desconocía la contaminación: “Soy una víctima del problema”.

“Nunca nos avisaron que esa máquina tenía contaminación. La verdad, ni un solo letrero con una calavera o algo así”, explicó.

Al igual que Chernovil, las autoridades de ese momento decidieron mantener el caso en secreto. Se desconoce el número de víctimas reales en el corto, mediano y largo plazo. El doctor Epifanio Cruz Zaragoza, del centro de ciencias nucleares de la UNAM,  declaró para Verne que “hubo 109 distribuidores de material contaminado en la mitad de Estados del país",

Afectados

Solo se llego a documentar las afectaciones de las personas que tuvieron contacto directo con el Cobalto 60. Empezando por Ricardo Hernández que ayudó a desmantelar, cargar y descargar el equipo de radio terapia, sufrió quemaduras en las manos; seguido por cerca de 23 trabajadores del Yonke Fenix que tuvieron problemas de fertilidad a causa de la radiación; sin olvidar a tres trabajadores que resultaron con Leucopedia, es decir, bajos niveles de glóbulos blancos. Según información divulgada por Verne

Se estima que cerca de mil toneladas de varillas jamás se recuperaron. A pesar de la gravedad del asunto, el gobierno solo le dio seguimiento a diez personas que estuvieron en contacto con la contaminación, hasta determinar que no tenían daños severos.

Los estados de las republica que pudieron tener varillas de cobalto 60 fueron: Chihuahua, Sonora, Sinaloa, Baja California Norte, Baja California Sur, Coahuila, Nuevo León, San Luis Potosí, Guanajuato, Jalisco, Zacatecas, Tamaulipas, Querétaro, Durango, Hidalgo y Estado de México

 Nueve meses después de que iniciaran los trabajos para recuperar las varillas contaminadas, descubrieron cerca de 20 mil toneladas de este material cerca de zonas habitadas en chihuahua

Tratamiento

Para evitar que la población se viera afectada por el cobalto 60 se capacito a personal médico para realizar lecturas de radioactividad en los edificios e iniciaron labores de limpieza en Ciudad Juárez.

Reunieron el material contaminado para enterrarlo en las  dunas de Samalayuca, en el desierto de chihuahua, sin las medidas de precaución que hoy en dia son obligatorias. Parte de los derechos se enterraron en los estados de Hidalgo, Edo de México y Sinaloa, donde solo usaron plástico y cemento para sellar el material radioactivo.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo