Selecciona tu región
Estados

Educación, salud y equidad de género están en deuda con menores de edad en México

Experto señala que urgen políticas públicas para esta población enfocadas en sus necesidades y con su participación, no únicamente con la visión adulta 

Por Lorena Caro

-

Los efectos de la pandemia por covid-19 confirmaron la precariedad y desigualdad en la que viven miles de menores en México. Leonardo Jiménez Loza, maestro de tiempo completo de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad La Salle, consideró en entrevista para EL DEBATE que es momento de que los gobiernos del país implementen estrategias y políticas públicas que no partan únicamente de dádivas económicas, sino que contribuyan para que esos niños, niñas y adolescentes puedan desarrollar capacidades en términos educativos, de salud, alimentarios y de equidad de género, de la que poco se habla, según consideró. 

Cabe destacar que en la organización Red por los Derechos de la Infancia en México denunció que el año 2021 fue el primero en el que, por completo, niñas, niños y adolescentes vivieron los efectos de la sindemia, entendida y evidenciada como la interacción de las desigualdades sociales con los efectos nocivos de una pandemia.

Una crisis múltiple que, de acuerdo con la organización le representa a la niñez, profundización de las desigualdades y violencias, incrementos en la pobreza y marginación adultocéntrica, racista y machista. 

Leer más: La burrita “Moka” fue adoptada por familia moreliana; ahora convive con personas y otras mascotas

Acciones urgentes

El sociólogo Leonardo Jiménez Loza abundó para esta casa editorial que en México se tendría que fortalecer el Estado mexicano y diseñar políticas públicas orientadas a abatir la desigualdad. Aunque reconoció que ha habido muchos intentos a lo largo de la historia de México, dijo que desafortunadamente muchas de estas políticas han estado centradas más en una cuestión clientelar. “Obviamente, muchas veces se preocupan más en atender la violencia en términos económicos y no por estos otros modelos planteados incluso por la misma ONU, donde lo que debería de potenciar es esta cuestión de capacidades”, sostuvo el académico. 

Otro aspecto a considerar, de acuerdo con el especialista, es que estas políticas y acciones desde las cuales se pretenda apoyar a las niñas, niños y adolescentes, no sean configuradas desde la mirada de los adultos. Jiménez Loza enfatizó que casi siempre las soluciones se plantean en solucionar lo que los adultos piensan que les hace falta a los menores y muy pocas veces se les da la voz a ellos para saber realmente cuáles son sus necesidades, cómo lo están viviendo, cómo lo están experimentando.

“Prevalece la idea de que son pequeños, que no están todavía en una madurez intelectual que les permita expresar lo que sienten, decir lo que piensan y eso es un error, eso es una voz acallada la que tienen en nuestro país los niños y las niñas”, lamentó. 

Por lo anterior, recalcó que las políticas públicas también deben enfocarse en generar mecanismos para que los niños, las niñas y los adolescentes expresen sus necesidades, emociones, sentimientos y demás ideas. 

Impacto de la pandemia

Leonardo Jiménez Loza, maestro de tiempo completo de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad La Salle, analizó para EL DEBATE que si bien la pandemia terminó por confirmar lo que muchos ya sabían respecto a las cuestiones de precarización infantil y demás, también la pandemia aumentó ese contexto de precariedad. Detalló que aumentó la cantidad de niños que están en condiciones de pobreza, derivadas, precisamente del efecto económico que ha tenido consigo la pandemia en términos de pérdidas de empleos, de padres o tutores, o incluso de los mismos niños. 

“No hay que olvidar que una condición muy característica de los niños, niñas y adolescentes en América Latina y en particular en México es que una gran cantidad de ellos trabaja, están integrados de manera formal y también se vieron afectados en la actividad laboral que ellos realizaban”, expuso.

En cifras, indicó que para finales del 2021, uno de cada dos niños y niñas, menores de 6 años en México, es decir, el 54.3 por ciento, de acuerdo con el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, estaban en un nivel de pobreza y pobreza extrema. Los estados donde más se podía ver esto, en orden de incidencia son Chiapas, Guerrero, Oaxaca, Puebla y Veracruz. 

Algo que no se ha mencionado mucho y que ha quedado visibilizado, es también el efecto que tuvo la pandemia en términos de aquellos niños, niñas y adolescentes que perdieron a sus padres con el tema de covid-19, expuso el académico. Al respecto, lamentó que hay un grupo de menores huérfanos del cual, desde el Gobierno, casi no se habla. 

“Casos donde perdieron tanto los padres como los abuelos, que a veces fungían como el apoyo fuerte para la crianza de estos niños y los perdieron”. 

En este panorama, lamentó que sean las organizaciones de la sociedad civil, ONG, quienes se han encargado de dar acompañamiento a estos menores, lo cual, según dijo, habla de que el estado ha tenido muy poca acción para poder atender este problema.

Programas sociales

Actualmente, México otorga las Becas Benito Juárez a menores de escasos recursos que requieran apoyos. Se trata de un pago de 800 pesos otorgados de manera bimestral, es decir, mil 600 pesos cada dos meses. Además, contempla a los menores en el Programa de Apoyo para el Bienestar de las Niñas y Niños, Hijos de Madres Trabajadoras que es otorgado a familias monoparentales, encabezadas tanto por mujeres como por hombres; tutores de niños o niñas entre 1 año hasta un día antes de cumplir 4 años y para niños o niñas de 1 año hasta un día antes de cumplir 6 años con alguna discapacidad.

Leer más: “Quiero saber quién fue y porqué”: esposa de Homero Gómez exige justicia en aniversario luctuoso

El recurso en este caso es diferencial, ya que para niños y niñas de 1 año hasta un día antes de cumplir 4 años se otorgan mil 600 pesos bimestrales por infante, mientras que se dan 3 mil 600 pesos bimestrales por infante para niños y niñas con discapacidad de 1 año hasta un día antes de cumplir 6 años.

Saturación en hospitales en la Ciudad de México por Covid-19
Síguenos en

Lorena Caro

Reportera de Investigación

Desde el 2014 me uní al periódico EL DEBATE como reportera. Ese año me desempeñé en la sección de noticias México-Mundo para la edición impresa en Culiacán. Posteriormente, me desempeñé como reportera local en Guasave, donde cubrí la sección actualidad, sociales y policíaca. Ingresé a la sección digital como reportera web del portal Soy Carmín en soycarmin.com y posteriormente fui editora del portal En Pareja con la página enpareja.com. En ambos sitios escribí sobre temas relacionados al estilo de vida de la mujer, la pareja y la familia. Desde el 2017 soy reportera de la Unidad de Investigación para EL DEBATE, con enfoque en temas de transparencia y el combate a la corrupción, redes sociales e imagen pública; el sector agrícola y pesquero, salud, economía, legislación, indígenas, pobreza y vivienda. Previo a mi incursión en la prensa escrita, formé parte de Radio Sinaloa como locutora del programa juvenil “Poder Joven Radio”. He asistido a talleres nacionales sobre seguridad para periodistas, nuevo sistema de justicia penal, sistema electoral mexicano, manejo y análisis de movilidad urbana y urbanismo, diseño editorial y redes sociales. Soy además licenciada en Diseño Gráfico y Multimedia por la Universidad del Desarrollo Profesional y cuento con especialidad académica en Diseño Editorial.

Ver más