Estados

Falta marco normativo para regular el mercado ‘online’

Ante la proliferación de mercados alternativos en donde se ofertan medicinas, ya sea en vía pública o a través de redes sociales, legisladores federales admiten que este es un reto para ellos, pero piden a la autoridad local que investigue

Por  Francisco Castro

Falta marco normativo para regular el mercado ‘online’(Foto: Captura de pantalla)

Falta marco normativo para regular el mercado ‘online’ | Foto: Captura de pantalla

Sinaloa.- A la venta ilegal de medicamentos a las afueras del hospital general de Culiacán —práctica documentada y expuesta por EL DEBATE el 29 de mayo— se suma la comercialización de fármacos, también sin regulación, a través de redes sociales y blogs de internet, práctica que, de acuerdo con legisladores, podría poner en riesgo la salud de quienes recurren a ellos. 

En una revisión de cuentas personales que forman parte de grupos de Facebook locales y nacionales, este medio pudo constatar la existencia de personas ofreciendo varios medicamentos, algunos de los cuales pertenecen al sector de la salud, desde aquellos que en el mercado regulado rondan los 100 pesos, hasta aquellos cuyo costo supera los 1700 pesos.

Entre las medicinas que ofertan muy por abajo del precio normal y sin receta médica predominan los indicados para el tratamiento de enfermedades como la diabetes y la hipertensión arterial, así como para dolores crónicos propios de la artritis y algunos ansiolíticos, antidepresivos y para el insomnio.

AYÚDANOS Da click a la estrella de Google News y síguenos

Hay que recordar que la diabetes y la hipertensión arterial son padecimientos que ocupan el mayor porcentaje de reportes por desabasto en instituciones públicas de salud, de acuerdo con la iniciativa No al Huachicol de Medicamentos, que del 7 al 26 de marzo documentó 350 quejas en todo el país, como publicó EL DEBATE [https://bit.ly/2HSEZEs].

Mercado alternativo en Internet

En la búsqueda que este medio hizo en redes sociales destaca una cuenta en Facebook a nombre de Roserena, registrada en un grupo de venta de Culiacán, que entre sus publicaciones compartió una imagen en la que ofrece sin receta varios fármacos, entre ellos Novolin (insulina), utilizado en el tratamiento para pacientes con diabetes, incluso con la leyenda «propiedad del sector salud» en el empaque, cuyo precio en el mercado ronda los 450 pesos.

En la misma imagen, esta persona muestra otras claves, todas de insulina, pero con diferentes nombres comerciales. Entre estas, Humalog, que en farmacias alcanza los 600 pesos; Bonglixan, cuyo precio ronda los 700 pesos; y Lantus, que en negocios establecidos se puede adquirir hasta en 1400 pesos.

En el mismo grupo de venta destaca otra cuenta a nombre de KmisHelle, quien con la leyenda de «baratos para que se vayan» ofrece un medicamento para la artritis denominado Arcoxia, cuyo precio en farmacias oscila entre los 1500 y los 1700 pesos. En las conversaciones que vía mensaje entablaban estas dos personas con potenciales clientes, en ningún caso solicitan receta médica.

Amplio negocio

La venta en redes sociales no se limita a grupo locales, también hay cuentas de usuarios que afirman residir en Guadalajara, en la Ciudad de México o en otros estados del sur del país.

Entre estas cuentas está una a nombre de Luis, quien asegura ser de Guadalajara y oferta medicinas de una empresa farmacéutica muy conocida, incluso lo ofrece por cajas y a precios ligeramente menores del establecido en negocios legales.

Entre las claves que Luis ofrece, sin receta de por medio, está el antibiótico de alto espectro Eropenil, indicado para el tratamiento de la meningitis y la neumonía, a precio de 830 pesos por frasco, aunque en farmacias puede alcanzar hasta los mil pesos; así como la Exetina, para pacientes con anemia asociada a insuficiencia renal crónica, cuyo precio en el mercado legal va de los 650 a los 1070 pesos.

También llama la atención Juan Carlos, quien asegura ser originario de la Ciudad de México y en su cuenta de Facebook promociona infinidad de fármacos, desde la Glypressin, un vasoactivo para el tratamiento de la presión arterial baja que puede costar hasta 1750 pesos; o el Purinethol, utilizado para el cáncer y en otras enfermedades autoinmunes, que tiene un costo similar al anterior. Todos los ofrece sin exigir prescripción médica.

La estrategia de Juan Carlos consiste en publicar listas de medicamentos y «ponerse a la orden» de los interesados. Ofrece desde Pulmicort para el tratamiento de afecciones pulmonares a menos de 300 pesos, hasta Recorcom (eritropoyetina), fármaco de cadena fría que se emplea en el tratamiento de la anemia y otras afecciones de tipo renal, pero que requiere prescripción médica de un nefrólogo. En farmacias, el precio de una caja con seis piezas de eritropoyetina puede oscilar entre los 9500 y los 14 170 pesos.

Reto legislativo: Adecuar marco legal

Entrevistado vía telefónica, el senador priista Mario Zamora Gastélum reconoció como un reto del Poder Legislativo la necesidad de adecuar los marcos legales viendo hacia el futuro, en el que desde luego esté incluida la venta de medicamentos en internet.

Refirió que el combate a estas actividades debe ser una tarea de todos, porque, finalmente, los que venden y quienes compran son parte de la sociedad, pero es también una necesidad —dijo— porque en doce a quince años habrá más personas en edad productiva que niños y se requiere construir una red de protección donde nadie esté por debajo de ella.

Sobre la necesidad de normar la venta de fármacos en internet, tema que no aborda la Ley General de Salud, el senador dijo que en lo personal ya está platicando con algunos abogados especialistas para buscar una práctica de parlamento abierto con todo lo que tiene que ver con el tema de comercio electrónico, incluido el tema de aplicaciones como Uber y Airbnb, sin que estas se conviertan en un instrumento solo recaudatorio.

Lamentó la prioridad que el nuevo Gobierno federal ha dado a otros proyectos, como el Tren Maya, el aeropuerto en Santa Lucía o la refinería de Dos Bocas, y que a la par desde la Secretaría de Hacienda se esté afectando la canalización de recursos a instituciones de salud, pues admitió que esto pudiera complicar situaciones, como la compraventa de medicinas en la vía pública o por internet: «Al final de día hay que entender que cuando uno tiene enfermo a un familiar, al padre, al hijo, es capaz de hacer cualquier cosa para poder solucionar la circunstancia», dijo en referencia a quienes compran medicina en mercados fuera de la ley.

Conminan a la SSA para que investigue

Respecto a la venta ilegal de fármacos afuera del Hospital General de Culiacán, la senadora Imelda Castro Castro dijo que es un caso que depende del sector de la salud del Gobierno del Estado, por lo que llamó al secretario de Salud a que investigue para que quede claro de dónde provienen esos medicamentos: «Porque si (las medicinas) tienen ahí la leyenda que son propiedad pública, me parece muy grave que la Secretaría de Salud no esté tomando medidas en ese sentido», dijo.

Sobre la falta de regulación para la venta de fármacos a través de redes sociales, Imelda Castro reconoció que este es un reto que tienen en estas reformas que están haciendo en el tema de salud, y es un tema fundamental que tiene que ver también con los recursos del estado, cómo se malbaratan.

Sanciones posibles

Carlos Humberto Castaños, diputado federal del PAN, aseguró que las personas dedicadas al mercado informal de medicamentos pueden ser merecedoras de cárcel, y recordó que, de acuerdo con el artículo 464 de la Ley General de Salud, la sanción va de uno a nueve años de prisión y multa equivalente de cien a mil días de salario mínimo a quien adultere, falsifique, contamine, altere o permita la adulteración, la falsificación o la contaminación.

Sobre la venta ilegal documentada afuera del hospital general de Culiacán, sostuvo que la Cofepris debería entrarle; pero, por otro lado, el Ayuntamiento de Culiacán —dijo— está obligado a realizar inspecciones permanentes para detectar el problema, pues recordó que el consumo de estos puede poner en riesgo la vida de las personas.

Para Castaños, la compra de fármacos en los mercados alternativos es una consecuencia del desabasto en los institutos públicos, pero también parte de una política insensible e irracional del Gobierno federal que se ha agudizado en el nuevo Gobierno.

Alerta Coepris llama a no tomar riesgos

Ante lo complejo que resulta regular el mercado de los medicamentos en internet, pues no existe un marco jurídico y las autoridades solo se limitan a monitorear la publicidad, el titular de la Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios, Jorge Alan Urbina Vidales, pidió a la ciudadanía no tomar riesgos y adquirir medicamento en lugares legalmente establecidos para no poner en riesgo su salud.

El funcionario aseguró que, en algunos casos, la Cofepris —instancia federal— ha aplicado algunas sanciones y retirado de internet algunos sitios, sobre todo aquellos que ofertan productos milagrosos, pero reconoció que reaparecen al poco tiempo.

Fármacos disponibles en internet

Lo mismo en grupos de venta que en cuentas personales de Facebook, la oferta de medicamentos controlados es una práctica visible que requiere ser regulada por las autoridades federales

Insulina para la diabetes. Foto: Captura de pantalla

A través de una cuenta en Facebook, una mujer que dice ser de Culiacán ofrece variado medicamento a precios por abajo del valor comercial. Muchos de estos fármacos son controlados, pero ella no pide receta. En otra imágenes ofrece ansiolíticos.

Medicina para el dolor crónico. Foto: Captura de pantalla

También en un grupo de venta en Culiacán esta mujer ofrece «barato para que se vaya» un fármaco para el dolor generado por la artritis. El valor normal puede alcanzar los 1700 pesos 
en negocios establecidos.

Venta desde Guadalajara. Foto: Captura de pantalla

También en Facebook esta persona, que dice llamarse Luis y afirma ser de Guadalajara, ofrece cajas de medicina como este antibiótico de alto espectro indicado para el tratamiento de la meningitis y neumonía. El internauta también ofrece medicinas económicas.

Medicamento sin control. Foto: El Debate

También en Facebook, Juan Carlos, quien dice ser de la Ciudad de México, ofrece infinidad de medicinas, entre estas Purinethol, indicado para el cáncer y otras afecciones autoinmunes. En el mercado legal cuesta 1700 pesos el frasco.

Variada oferta online. Foto: Captura de pantalla

En esta publicación del 30 de abril, Juan Carlos puso a disposición de los internautas varias medicinas a precios por debajo del su valor en farmacias, desde el Combivent y el Pulmicort para tratamientos pulmonares, hasta Glypressin, usado para la presión arterial baja.

La precisión de la AMIIF

En 2012, que surgió la información falsa, la Asociación precisó que solo el 6 por ciento de los fármacos comercializados era falsificado, caduco o venta prohibida de muestras médicas.

Valor del mercado

También en 2012, luego de la polémica que involucró a la AMIIF, esta precisó con datos reales que el valor del mercado ilegal de medicinas estaba calculado en 11 500 millones de pesos. Aseguró no tener cifras actuales.

Artículo 464

A quien adultere, contamine, altere o permita la adulteración, contaminación o alteración de alimentos, bebidas no alcohólicas, bebidas alcohólicas, medicamentos o cualquier otra substancia o producto de uso o consumo humanos, con inminente peligro para la salud, se le aplicará de uno a nueve años de prisión y multa equivalente de cien a mil días de salario mínimo general vigente en la zona económica de que se trate: Ley General de Salud.

Aclaración de AMIIF: Falso que seis de cada diez medicinas sean ilegales 

Ante la relevancia que ha cobrado el tema sobre la venta ilegal de medicamentos en el país, la Asociación Mexicana de Industrias de Investigación Farmacéutica (AMIIF) aclaró en marzo de este año que hay información falsa que se le está atribuyendo en un artículo titulado «El mercado de las medicinas ilegales en México», en el cual se menciona que «seis de cada diez medicamentos que se ofrecen en territorio nacional son robados, caducos, falsificados o elaborados sin requerimientos mínimos de calidad, y alrededor de ocho millones de personas los consumen. 

Foto: Captura de pantalla

EL DEBATE solicitó hace días una entrevista al área de comunicación de la AMIIF, pero en respuesta solo se obtuvo un correo de Cynthia Ramírez Manríquez, de la dirección de Comunicación, quien reconoció que el origen de esta información se debió a una impresión cometida en 2012 que rápido se corrigió en sendos desplegados de prensa, y fue precisada por la propia Cofepris. Incluso, compartió este enlace: https://bit.ly/2ZcGBz3, pero aclaró que la información que ellos tienen sobre el mercado ilegal en el país no está actualizada, pues es hasta mayo del 2018.

En el enlace compartido confirman que en treinta operativos realizados en 2017 y 2018 aseguraron 60 toneladas de medicamentos en los estados de Veracruz, Michoacán, Nayarit, Chiapas, Guanajuato, Nuevo León, Jalisco y Ciudad de México. En 2016, el aseguramiento fue de casi 18 toneladas de medicina y casi 13 de materia prima. Precisa que son datos de la autoridad reguladora.