Selecciona tu región
Estados

Familia de aguacateros huye del CJNG, son 60 integrantes los que se refugian en USA

Los integrantes de una familia de Aguililla lograron entrar como refugiados a Estados Unidos, venían huyendo de cárteles que los extorsionaron por ser dueños de 2 ranchos aguacateros

Por El Debate

-

Morelia, Michoacán.- Una familia de aguacateros ha pedido refugio en Estados Unidos, son 34 integrantes los que han salido huyendo de la violencia que se vive en Michoacán, los cárteles obligan al desplazamiento forzado, esta familia huye de los conflictos provocados por el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

Tras ocho meses de vivir en un refugio en Tijuana, pudieron entrar a Estados Unidos en calidad de refugiados, con la esperanza de comenzar una vida distinta, y dejar atrás todo lo conocido en Michoacán.

Fue a principios de la semana que recibieron una llamada telefónica, en la que se les avisó que por fin tendrían una oportunidad para ingresar al país vecino, «eso los puso muy contentos», recordó el pastor de la iglesia Ágape, Albert Rivera.

Fue el sacerdote quien los recibió en su albergue y convivió por ellos durante meses, en el lugar también son recibidos algunas personas que viajan de otras partes de México y de América latina, en busca de poder ser refugiados americanos.

Refugio en Tijuana, Baja California / Imagen: Cuartoscuro

Cuando llegaron al albergue eran 35 los integrantes de la familia de aguacateros que viajaron desde Michoacán, pero desgraciadamente a finales del 2021, el patriarca de la familia falleció.

El pastor Rivera cuenta que la familia pasó por muchos altibajos emocionales, mientras esperaban la noticia de si podrían ser recibidos en Estados Unidos y por fin terminar con el temor de tener que volver a sus tierras.

«A veces estaban ‘abajo’, decaídos de ánimo porque no sabían qué iba a pasar, si los dejarían o no cruzar», explicó Rivera.

Son 34 «los aguacateros», como les decían para identificarlos los que estaban en el albergue, entre ellos había abuelas, madres, hijos, nietos y esposos, todos ellos salieron de Aguililla.

La familia era dueña de huertas aguacateras que estaban distribuidas en dos ranchos en Aguililla. Mayra quien es integrante de la familia, contó que allá  “todo está lleno de Aguacate”. La familia que dio entrevista a MILENIO, por su seguridad, no reveló sus apellidos, ya que temen que la violencia los pueda alcanzar aún estando en la frontera.

Berenice, por su parte, recordó que la familia salió huyendo de una de las células criminales que se dedican a hacer drogas sintéticas y que se aprovechan de las huertas  y plantíos para esconder los laboratorios clandestinos.

“Esa gente”, explicó, “quita las huertas, quita todo y no hacen nada, simplemente, se adueñan de ello para hacer ‘cocinas’, para hacer sus drogas”, allá “nos quitaron nuestras cosas, qué era lo único que teníamos, y pues ahora ya no tenemos nada”, contó Berenice.

Ella es una mujer joven, esposa y madre de familia, quien está contenta de poder salir del infierno que es Aguililla, pero también recuerda con tristeza que hubo un tiempo en que los cárteles llegaron al lugar a extorsionarlos, les pedían una cuota o un derecho de piso por sus huertas aguacateras.

Tiene la esperanza de que en Estados Unidos, ella y sus hijos tengan un buen futuro, teniendo la oportunidad de “poder hacer algo que nos impidieron en nuestro país”.

El miércoles por la tarde se tuvieron que despedir del refugio, y de los amigos que pudieron hacer en su estadía en Tijuana, para trasladarse al albergue Benito Juárez, en donde pasaron sus últimas noches en México.

Afortunadamente, toda la familia podrá ingresar a Estados Unidos, lo que los tiene bastante contentos, ya que no todas las familias corren con esa suerte al llegar a pedir un asilo político al país vecino.

“Estamos muy contentos porque nos vamos todos, no nos tuvieron que hablar a unos y después a otros, o sea, nos están dando una entrada para poder pedir asilo allá, de aquel lado”, expresó Mayra.

Cuando logren estar en la Unión Americana, se podrán reunir con otra parte de su familia que ya había salido huyendo de Aguililla.

El padre Albert señaló que la “familia es muy especial”, pues con anterioridad ya habían cruzado 24 integrantes de la misma familia “y ahora son otros 34, ya son casi 60; parece que hay otros más de su familia que están por venir”.

Te recomendamos leer:

Fue el jueves por la madrugada, cuando los 34 integrantes de la familia de aguacateros tuvo que desmañanarse para cruzar con rumbo a San Diego, California, el pase se les dio por la garita El Chaparral, dejando así todas las historias de terror que vivieron en las tierras de Michoacán, lugar que los vio nacer.

No es la primera vez que humillan a militares en Michoacán, una vez los corrieron a huevazos
Síguenos en