Estados

Familias denuncian más violencia en 2019

Las agresiones físicas, verbales y económicas han incrementado, de acuerdo con el Secretariado Ejecutivo, no solo en Sinaloa, sino en todo el país

Por  Lorena Caro

Familias denuncian más violencia en 2019(Ilustración El Debate)

Familias denuncian más violencia en 2019 | Ilustración El Debate

Sinaloa.- La incidencia delictiva en Sinaloa en agravio de las familias se incrementó este 2019, en comparación con el 2018. Las agresiones físicas y verbales y la violencia económica registraron, hasta junio del presente año, 2521 denuncias, de acuerdo con el Secretariado Ejecutivo, una cifra mayor a la de junio del 2018, cuando ocurrieron 1998 denuncias. 

Para expertos en psicología social y abogados en materia de familia, factores como la delincuencia organizada, la falta de empleo, la baja economía o los posibles problemas mentales causan en la mayoría de los casos las afectaciones, y son los padres los principales replicadores de las cifras alarmantes. 

Pero el panorama ocurre generalizado en el país, ya que las cifras también incrementaron. De acuerdo con el reporte oficial, la violencia contra la familia registró 109 mil 649 casos hasta junio del 2018 en todo México; mientras que para el mismo mes en 2019 se indicaron 115 mil 354 incidentes, de acuerdo con el Secretariado Ejecutivo.

Abril y mayo, meses violentos

Las estadísticas en Sinaloa muestran que abril fue el mes que registró mayor incidencia durante el 2018, con 385 denuncias; y para el 2019 fue mayo, con 535 denuncias. La autoridad ha categorizado los delitos contra la familia por violencia familiar, violencia de género en todas sus modalidades, incumplimiento en obligaciones de asistencia familiar, que incluye denuncias por falta de pago a manutención y otros casos.

Ilustración El Debate

De estos, en 2019, el delito de mayor incidencia en el estado fue el de violencia familiar, con 1531 denuncias; seguido de incumplimiento en obligaciones de asistencia familiar, con 984 casos [ver tabla].

Los meses de mayo, tanto del 2018, como del 2019, ha sido los más violentos en cuestiones familiares en todo México. El Secretariado Ejecutivo informó que se registraron 20 mil 626 y 22 mil 650 denuncias, respectivamente. 

Agresiones en el núcleo familiar

Ante dicho panorama de incidencia, Hiram Reyes Sosa, experto en temas psicosociales de la violencia, explicó en entrevista para EL DEBATE que los padres son uno de los entes más directos que provoca la violencia familiar, sobre todo en prejuicio de los hijos.

Abundó que en Sinaloa hay patrones y formas en las que los padres dan por sentado que se tiene que educar a sus descendientes, incluyendo comportamientos violentos, pero que son vistos como una forma de cultura de la crianza. 

En ese sentido, Reyes Sosa hizo referencia en la reciente ley aprobada por el Congreso local que plantea como delito el que los padres golpeen a sus hijos como medida de castigo.

Sin embargo, abundó que la reacción ha sido, por parte de los padres y al menos en redes sociales, que pegarles a los hijos es positivo, porque una cachetada o un cintarazo supuestamente pueden evitar que luego tenga comportamientos para delinquir. De acuerdo con las expresiones, subraya Reyes: «Pegarle a tiempo se da por sentado que es la mejor solución frente a tipos de comportamientos precisamente», mencionó ante la creencia social. 

Al respecto, consideró que es difícil cambiar este tipo de educación violenta porque parte de cómo los padres fueron también tratados: «Si lo vemos desde una condición de corte psicológico, no sería lo correcto, porque entonces también los niños aprenderían o replicarían ese tipo de comportamientos, precisamente», aclaró. 

En un contexto macrosocial, indicó que el comportamiento violento de los padres también tiene que ver con cuestiones culturales y las formas de cómo en Sinaloa la sociedad se comporta para los otros.

El también académico por la Universidad Autónoma de Sinaloa opinó que en Sinaloa ser amable o ser muy amable puede malinterpretarse como una debilidad; pero cuando las personas son muy agresivas o se dan a respetar, la gente los ubica en comportamientos que están dentro de la norma: «Es decir, en Culiacán, pareciera que tenemos comportamientos en los que ser agresivos, bravucones, son las formas en las que aprendemos a comportarnos, y eso nos los da la cultura». 

De acuerdo con el último informe anual de la Unicef en México, publicado en 2018, el hogar es el tercer lugar donde los niños están expuestos a la violencia, seguido de la escuela y la vía pública.

El informe destaca que el 63 por ciento de la población de entre 1 y 14 años de edad ha sufrido algún tipo de violencia; mientras que seis de cada diez niños, niñas y adolescentes del mismo periodo de edad han experimentado algún método violento de disciplina en hogares. 

Efecto de organizaciones criminales

Anajilda Mondaca Cota, investigadora de la Universidad Autónoma de Occidente, indicó que la violencia familiar, en sus distintas tipificaciones, como la violencia económica, la violencia psicológica o simbólica, sí está involucrada con el efecto de organizaciones delictivas o el narcotráfico, aunque aseguró que no es privativo; es decir, también existen otros factores en el contexto social. 

La doctora por el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Occidente detalló que el incremento en casos de violencia contra la familia en Sinaloa y en México sí se relaciona al consumo de enervantes o alcoholismo que pueden estar ligados a la delincuencia organizada: «Pueden contribuir a que se genere algún tipo de violencia, sobre todo contra las mujeres o contra los niños dentro del ámbito familiar», expuso. 

Asimismo, agregó que la violencia familiar también surge en un contexto de delincuencia organizada, cuando las mujeres son forzadas a participar de alguna forma de las diferentes actividades del narcotráfico por presiones familiares: «Ya sea del esposo o de la propia familia, y eso ya en sí mismo es un tipo de violencia familiar, porque es una presión que está forzando de alguna manera a las mujeres, a los niños, a participar en actividades del narcotráfico», explicó. 

Asistencia familiar

Entre otras cuestiones, es de subrayar que los delitos tipificados por incumplimiento de obligaciones de asistencia familiar se han incrementado debido a que hoy es más accesible obtener un resultado en beneficio de madres e hijos, pero ello no quita que existan padres que busquen alternativas para no hacerse responsables, dijo el abogado litigante Oscar Torres. 

Explicó que en Sinaloa, particularmente, hay una protección muy severa en ese sentido por parte de las autoridades, porque existen muchas mujeres fiscales y juezas que suelen entender mejor la situación de las mujeres, ya sea porque fueron abandonadas, madres solteras o viudas. 

Indicó que en México el deber de cumplir con las obligaciones de asistencia familiar surge de una serie de convenciones mundiales, de las que el país forma parte para proteger a la niñez: «Esas convenciones hablan del interés superior de la niñez para tener acceso a lo más básico para vivir, que es alimento, vestido, hogar», explicó. 

Asimismo, Óscar Torres argumentó que también es la propia ley la que establece en el código familiar dar manutención a los menores hasta que ellos puedan valerse por sí mismos y tengan un modo honesto de vivir y están obligados a darles hasta una carrera profesional para que se preparen. 

Óscar Torres agregó vía telefónica para EL DEBATE que, cuando se presenta una demanda, de inmediato se fija una cantidad, mínimo del 15 por ciento del salario, dependiendo el número de hijos, y se pide que se haga un oficio a la empresa en la cual el padre trabaja, que es a quien se obliga la mayoría del tiempo, y ahí se le empieza a descontar la cantidad y se le entrega a la mamá en el juzgado. Comentó que en algunos casos está más modernizado y basta que se dé un número de cuenta y se deposita el recurso ahí. 

En la cuestión penal, indicó que también se obliga a cumplir con la asistencia familiar, y, de no hacerlo, se puede dar una condena de tres a cuatro años. 

Explicó que ante la incidencia de muchos padres que dejaban sus empresas y trabajan por su cuenta para evitar que se pudieran obtener sus recursos de manera legal, se tipificó como delito: «Antes se seguía el juicio hasta que hubiera una condena, y era muy largo; ahora modificaron la ley, y ahora basta con que se presente la denuncia penal en el Ministerio Público, en una fiscalía especial que hay para la atención de víctimas menores de edad para que se inicie la averiguación y la conciliación.Te estoy aclarando una cosa: modificaron las cosas. y en menos de tres, cuatro meses ya está una condena en el Ministerio Público, y si no paga va, para dentro, paga con cárcel», aseveró. 

El especialista indicó que al menos él tiene el conocimiento de diez padres recluidos por omitir este derecho a sus hijos, pese a que existen diversas alternativas para cumplir.

¿Cómo funciona la ley chancla?

El 31 de julio se aprobó en el Congreso del Estado una reforma a la Ley de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescente. Allí se asentó la prohibición del castigo corporal a las personas menores de edad en Sinaloa, ante lo cual se le llamó popularmente la ley chancla. 

El dictamen obtuvo 29 votos a favor.

Con su aprobación, queda prohibido que quienes ejerzan la patria potestad, tutela o guarda y custodia puedan ejercer castigo corporal a niños, niñas y adolescentes.

La reforma al artículo 8 quedó así establecida: «Abstenerse de cualquier atentado contra su integridad física, psicológica o actos que menoscaben su desarrollo integral; así como de ejercer cualquier tipo de violencia en su contra, en particular el castigo corporal. El ejercicio de su patria potestad, tutela o guarda y custodia no podrá ser justificación para incumplir la obligación prevista en la presente fracción».

Se dio a conocer que la aprobación tiene por objetivo establecer la obligación para que las autoridades estatales y municipales, en el ámbito de sus respectivas competencias, tomen las medidas necesarias para prevenir, atender y sancionar los casos en el que los niños que se vean afectados por conductas que generen violencia familiar. 


La ley será aplicable una vez que sea publicada en el Diario Oficial del Estado. Hasta el día de ayer aún no era oficial.