Estados

Filman película inspirada en ‘Las Poquianchis’ en San Francisco del Rincón, Guanajuato

El municipio de San Francisco del Rincón en Guanajuato, será la sede para filmar la película inspirada en 'Las Poquianchis' un grupo de mujeres asesinas quienes radicaban el municipio ya señalado

Por  Mariana Orozco

Filmarán película inspirada en 'Las Poquianchis' en Guanajuato(@TiempoForense)

Filmarán película inspirada en 'Las Poquianchis' en Guanajuato | @TiempoForense

San Fracisco del Rincón, Guanajuato. - El municipio de San Fracisco del Rincón será la sede para la filmación de la película 'El Chingón de Tijuana: Iluminaciones Encantadoras' la cual se basará en los años de terror que ocasionaros 'Las Poquianchis' quienes eran un grupo de mujeres asesinas que radicaban en el municipio ya señalado ubicado en el estado de Guanajuato.

El rodaje está bajo la producción del francorrinconense Sergio Valdivia, de Valdivia Films, así como en la dirección de Moisés Cardez, de Produccionez Cardes, siendo ellos dos quienes eligieron San Francisco del Rincón, Guanajuato debido a sus características tradicionales y sobre todo por ser la sede de uno de los casos más famosos del país, el de las asesinas seriales más emblemáticas que tuvo México.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

De acuerdo a los medios locales, la historia trata de un agente que radica en Tijuana y al ser destituido llega a la zona de Guanajuato, ante esto el título hace referencia a las festividades de la entidad, la quema de brujas señalaron que se incluirá la famosa historia de las hermanas asesinas.

De igual manera el productor originario de San Francisco del Rincón, quiere que la premier del filme se realice en el mismo municipio donde será filmada, debido a que espera que sea alta la expectativa del recibimiento de la gente que ya conoce la historia.

Quienés fueron Las Poquianchis

La famosas Poquianchis o las hermanas González Valenzuela fue un grupo de cuatro hermanas a las que se les conoce como las asesinas seriales más peligrosas de México, María de Jesús, María del Carmen, María Luisa y Delfina, originarias de El Salto, Jalisco radicaban entre este estado y San Francisco del Rincón en Guanajuato, en donde mantenían sus delitos.

Las cuatro hermanas fueron detenidas en el estado de Jalisco, las cuales fueron acusadas de los delitos de homicidio, lenocinio, tráfico de personas, crimen organizado, inhumación ilegal de restos humanos, aborto, corrupción de menores, privación ilegal de la libertas, además de soborno, siendo condenadas a 40 años de prisión, la cual era la pena máxima durante el periodo de sus actividades delictivas.

Según a los reportes de los medios, locales, nacionales e internacionales, Las Poquianchis manejaban una red de secuestro y prostitución dentro de los estados de Jalisco y Guanajuato, en donde torturaban, abusaban y violentaban a sus víctimas para obligarlas a trabajar para ellas.

Las famosas asesinas seriales nacieron en el municipio de El Salto, Jalisco y presuntamente habrían mantenido una infancia violenta, con abusos y alcoholismo de parte de su padre, así como una religión muy estricta por parte de su madre, quien junto con ellas habían sido víctimas de violencias por parte de su progenitor.

María del Carmen, una de las hermanas presuntamente mantuvo una relación afectiva con un criminal, siendo él quien le enseñó todo sobre el negocio de los bares, mientras que las cuatro hermanas habían aprendido sobre tortura gracias a que su padre era polícia obligandolas a ver las torturas de los criminales cuando se encontraba alcoholizado.

Fue alrededor de 1938 cuando Las Poquianchis iniciaron su primer burdel, luego de la muerte de sus padres, fue para los 50 cuando las cuatro hermanas abrieron sus segundo burdel en el municipio de Lagos de Moreno, en Jalisco, comenzando a construir sus relaciones corruptas con las autoridades quienes las protegerían en el negocio y lo mantendrían abierto pese a ser que la prostitución era ilegal.

De igual manera, comenzaron a trabajar con los grupos de secuestradores del país, debido a que buscaban niñas de entre 12 y 15 años, a quienes les prometían buen empleo y luego eran violentadas, golpeadas y torturadas. Las cuatro mujeres les vendían a las jóvenes todos los servicios básicos, haciendo que la deuda de las mujeres creciera y no pudieran irse.

Según cuenta la historia, las mujeres eran asesinadas una vez que cumplían los 25 años, y las que lograban sobrevivir se convertían en cómplices que debían controlar al resto de las mujeres y ayudar con los asesinatos y los abortos clandestinos que se les practicaban a las que quedaban embarazadas.

Luego de operar desde el año 1945 hasta el año de 1964 fueron detenidas, esto luego de que una de las víctimas logró escapar y presentar una denuncia ante las autoridades quienes las llevaron a descubrir varias fosas clandestinas en las cuales las hermanas se encargaban de enterrar los cuerpos de las mujeres y niños.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo