Estados

Laguna de Bacalar, en peligro de perder sus siete colores: estudio

El turismo y la agricultura están dañando la Laguna de Bacalar en Quintana Roo, amenazando con hacerla perder sus siete colores

Por  Raúl Durán

El turismo y la agricultura están dañando la Laguna de Bacalar en Quintana Roo, amenazando con hacerla perder sus siete colores.(Foto: Wikipedia)

El turismo y la agricultura están dañando la Laguna de Bacalar en Quintana Roo, amenazando con hacerla perder sus siete colores. | Foto: Wikipedia

Quintana Roo.- La Laguna de Bacalar en Quintana Roo está sufriendo daños ambientales que amenazan con hacerla perder sus característicos siete colores por actividades de turismo y agricultura, alertó un nuevo estudio.

De acuerdo a la investigación realizada por Luisa Falcón Álvarez, del Instituto de Ecología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el arrecife de la laguna está cada vez más minado.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Es un tesoro del planeta que no hemos sabido cuidar; el turismo desordenado y la falta de tratamiento de aguas residuales están acabando con el arrecife bacteriano de agua dulce más grande del mundo", señaló.

Su característica arena blanca y las siete tonalidades de azul en sus aguas han comenzado a desaparecer, convirtiéndose en una coloración verdosa y café, advirtió la especialista.

Las características tonalidades de la laguna están desapareciendo a causa del daño ambiental. Foto: Especial

Durante 15 años Luisa Falcón y su equipo han trabajado estudiando la Laguna de Bacalar, por lo que pudieron notar cómo en los últimos años la zona pasó de recibir decenas de visitantes al año a más de 140 mil turistas.

Este abrupto aumento del flujo turístio, impulsado por la llegada del sargazo a las playas del Caribe mexicano, llevó a que se improvisaran hoteles y servicios turístios "inadecuados y sin regulación", declaró.

La experta advirtió que el problema se agrava al considerar que la laguna es parte de la cuenca hidrológica, que "constituye un corredor transversal costero de flujo de aguas superficiales y subterráneas que conecta al Caribe con otros cuerpos de agua, y ahora se vierten grandes cantidades de nitrógeno y fósforo que favorecen el crecimiento del plancton, lo que ha derivado en el cambio de coloración”.

Señaló que los principales responsables del daño que sufre la Laguna Bacalar es la falta de tratamientos de aguas residuales, el aumento de residuos, basureros al aire libre y fertilizantes utilizados en cultivos de la región.

El drástico aumento del turismo y los fertilizantes usados en los cultivos están dañando el cuerpo de agua. Foto: Especial

La Laguna de Bacalar es el cuerpo de agua dulce más grande de la península Yucatán, pero también alberga el arrecife de bacterias más grande del planeta, por lo que Falcón Álvarez se ha dedicado desde hace 15 años a estudiar los cambios en la diversidad de estas comunidades, conocidas como "microbialitos".

El equipo de universitarios se encuentra trabajando actualmente con la Secretaría del Medio Ambiente para determinar qué zonas son las que deben ser consideradas núcleo de conservación, cuáles no deben ser visitadas, en cuáles se requiere control de accesos y cuáles se han perdido.

Luisa sostiene que el progeso económico y social no deben estar peleados con la conservación del entorno, pero advirtió que algunas zonas necesitan especial cuidado por su vaor ecosistémico.

Debemos aprender que no estamos separados de la salud de las comunidades ni de los ecosistemas, y que la mejor vacuna es la conservación y el desarrollo sostenible", puntualizó.

Te puede interesar:

Tras apertura, playas en Mazatlán quedan inundadas de basura

El sargazo contienen sustancias nocivas para la salud humana

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo