Estados

Liberan de condena a dos mujeres en Puente Grande 

Debido a su estado de salud actual, las autoridades están trabajando para que suss derechos puedan ser cumpidos

Por  Agencia Reforma

Liberan de condena a dos mujeres en Puente Grande (Foto ilustrativa: Pixabay)

Liberan de condena a dos mujeres en Puente Grande  | Foto ilustrativa: Pixabay

Guadalajara, México.-  Rosa Laura y Blanca Estela, dos mujeres que llevan más de 10 años presas en el reclusorio Puente Grande, saldarán su pena en su hogar como parte de los esfuerzos para juzgar con perspectiva de género.
 
Rosa Laura fue ingresada al reclusorio hace 12 años y aún le quedaban 24 años por cumplir, pero su diagnóstico de cáncer de mama fue suficiente para que el juez Bernardo Salazar Rodríguez le concediera terminarla su condena en su casa.


 
Desde joven, Rosa Laura ha sido víctima de violencia familiar y fue criada por su abuela debido a que su madre tenía una enfermedad mental y su padre era alcohólico.
 
Ahora, sus dos hijos de 23 y 12 años son cuidados por sus familiares cercanos y al salir del reclusorio será derivada al Instituto Jalisciense de Cancerología para su atención domiciliada.



Por otro lado, Blanca Estela fue diagnosticada con VIH y de los 11 años que ha compurgado aún le quedan 12.
 
Cuando llegó a Puente Grande había sido abandonada por su pareja, padre de sus cuatro hijos quienes después fueron criados por la madre de Blanca Estela mientras ella cumplía su condena.
 
Su estado de salud actual la ha forzado a permanecer internada en un hospital.
 
La Secretaría de Igualdad Sustantiva entre Mujeres y Hombres (SISEMH), junto con la Dirección General de Reinserción Social del Estado de Jalisco trabajan para que la pena que cumplen las mujeres que lo necesitan pueda ser sustituida por otras condiciones y así respetar sus derechos humanos.
 
De acuerdo con Fela Pelayo, titular de la Sisemh, en pasadas administraciones ya existían solicitudes de ese tipo pero habían sido negadas por los jueces.
 
"La resolución del juez Salazar Rodríguez, permite visibilizar las necesidades de las mujeres privadas de la libertad, proponiendo por primera vez medidas de prevención general y especial en materia de salud, para que la Comisaría Femenil y la Secretaría de Salud trabajen acompañados de la Secretaría de Igualdad"
, indicó Pelayo.