Estados

México tiene contrastes en desarrollo humano

Los índices de desarrollo humano en México muestran disparidad: mientras algunas regiones parecen de primer mundo, otras se asemejan a zonas de países en vías de desarrollo

Por  María Sánchez

México tiene contrastes en desarrollo humano(Foto ilustrativa El Debate)

México tiene contrastes en desarrollo humano | Foto ilustrativa El Debate

El desarrollo global en México debe construirse desde lo local, afirma la Organización de las Naciones Unidas (ONU), desde su Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), para ello crean indicadores que muestran las oportunidades de crecimiento de los individuos en los países.

En el caso de México, estos índices de desarrollo se midieron desde las localidades municipales como una forma de obtener información que permita focalizar y buscar soluciones a las necesidades de cada región. EL DEBATE realizó un análisis de los resultados para los municipios mexicanos y consultó a expertos que ahondaron en el tema. 

El indicador mundial de desarrollo

El índice de desarrollo humano (IDH) es un indicador creado por el PNUD con el fin de evaluar si las condiciones de vida que ofrece un país o una región permiten a sus ciudadanos desarrollarse y avanzar en tres aspectos básicos: esperanza de vida al nacer, basado en los años de vida saludable y el promedio de edad de las personas fallecidas en un año; educación, que mide el nivel de alfabetización adulta y el nivel de estudios alcanzado (primaria, secundaria o estudios superiores); y el producto interno bruto (PIB) per cápita, que evalúa el acceso a los recursos económicos necesarios para que las personas puedan tener un nivel de vida digno. 

El índice IDH se mide en valores de 0 a 1, siendo 0 la calificación más baja y 1 la más alta. Los países se clasifican en tres grandes grupos: países con alto desarrollo humano (IDH mayor de 0.80), países con desarrollo humano medio (IDH va de 0.50 a 0.80) y países con bajo desarrollo humano (IDH menor de 0.50). México se encuentra en el nivel intermedio. 

Ilustración El Debate

El IDH en México 

Según PNUD México, el IDH ha sido un indicador clave para medir el bienestar de la población en el país, y se mide en México desde el 2002. De acuerdo con el Informe de Desarrollo Humano Municipal 2010-2015, donde 2456 municipios y delegaciones fueron analizados, y que fuera publicado el 30 de mayo de este 2019, México mostró una tasa de aumento en el IDH del 0.59 por ciento, pasando del 0.737 a 0.759 en el indicador; sin embargo, este crecimiento es lento y aún existen muchas desigualdades entre localidades. 

El estudio en México realizado por PNUD se basó en el análisis de los datos recabados de la población que habita las diferentes demarcaciones territoriales en el país; es decir, los municipios estatales o las delegaciones de la Ciudad de México (CDMX). En esta última se observaron los mejores indices para el desarrollo de las personas.

Así  —solo por ilustrar—, con un puntaje similar al IDH promedio indicado para países europeos, la delegación Benito Juárez ostenta el primer lugar, con 0.94; le sigue la delegación Miguel Hidalgo, con 0.917 puntos; y continúa con el tercer lugar el municipio de San Pedro de los Garza, del estado de Nuevo León, con 0.901 puntos. 

La Ciudad de México hace su aparición en el top diez de desarrollo humano en el 60 por ciento de los casos (1.°, 2.°, 4.°, 5.°, 8.° y 10.° lugares), también encontramos dos veces a Nuevo León en 3.° y 9.° lugar; así como a los estados de Oaxaca y Querétaro, con los lugares 6.° y 7.°, con San Sebastián Tutla y Corregidora, respectivamente. 

Los contrastes en el país

Si bien en México 57.9 por ciento de municipios se sitúa en un IDH medio y el 35.2 por ciento en un IDH alto, México posee cifras similares al promedio de países como Suiza, Reino Unido e Israel, con IDH muy alto; sin embargo, también encontramos aquellos municipios donde los índices de desarrollo humano son semejantes a los que promedian algunos países africanos.

Así, el índice más bajo de desarrollo humano en México se asigna para Cochoapa El Grande, Guerrero, cuyo indicador es 2.5 veces menor al IDH de la CDMX. En la posición número dos está San Martín Peras, Oaxaca, con 0.425 puntos. Está presente en la tercera posición Batopilas, Chihuahua; cuarto, quinto y sexto lugar corresponden a localidades de Oaxaca; y le siguen en orden ascendente, mejorando un poco el IDH, municipios de Jalisco, Chiapas y Veracruz.

Interpretación de IDH en México

Para el doctor y analista en ciencias sociales Luis Felipe Bernal Hernández, la calidad del desarrollo humano reflejado en el IDH se diluye conforme los municipios se alejan de su zona de inclusión central, por eso se observa que las periferias más alejadas de los centros urbanos, como la Ciudad de México, tienen IDH más bajo que municipios al interior de su zona de inclusión. 

Para Luis Felipe Bernal, el crecimiento lento y escaso del IDH mexicano se debe a que en lo global también ha habido una reducción en el ritmo del crecimiento, de tal forma que el fenómeno no es exclusivo de México, pero genera un impacto: «Esta reducción en el IDH impacta la economía del país, ya que la esperanza de vida y la educación dependen mucho de la situación económica. De ahí la disparidad en las tasas de crecimiento». 

Mencionó además que, para elevar los indicadores de desarrollo humano en el país, es necesario robustecer la economía: «Será necesario fortalecer la economía a través de la producción de empleos, pero empleos que generen certidumbre laboral, ya que la contratación de trabajadores por tiempos definidos a través de empleadores outsourcing producen incertidumbre laboral, y los empleados no pueden hacerse de una vivienda, un coche o acceder a mejores espacios educativos. No se atreven a endeudarse porque están con la perplejidad del desempleo», concluyó.

Medición del IDH en Sinaloa 

En el caso de Sinaloa, el estado tiene puntajes cercanos a la media nacional; sin embargo, las primeras tres posiciones favorables superan esta medida, destacando en ello Mazatlán, Culiacán y Ahome. Por otra parte, los primeros tres lugares desfavorables quedaron para Badiraguato, Choix y Cosalá. 

El investigador social Isaac Tomás Guevara Martínez interpreta que en los municipios sinaloenses con bajo IDH hay poca o nula atención por parte de las autoridades para ofrecer alternativas de crecimiento: «Hay ausencia de programas que permitan elevar el IDH, lo que ha empujado a esta población hacia las actividades ilícitas», lamentó. 

El académico también menciona que hay mucha migración interna hacia los centros urbanos dentro de Sinaloa, derivada de la falta de empleos y oportunidades. Guevara además observó que los municipios que tienen alto IDH lo deben a que Sinaloa tiene una economía que se ha «tercerizado»; es decir, que ha virando hacia el comercio, solo bastaría observar la ciudad de Culiacán y sus innumerables plazas para constatarlo.

No obstante, Tomás Guevara señala que es necesaria una reconfiguración de la estructura económica y productiva en el estado, como introducir más opciones de industrialización, pues la agricultura ya no ofrece crecimiento económico; además de esto, se debe acercar las universidades a las zonas rurales y más alejadas de los centros urbanos para incrementar las oportunidades de desarrollo.

Estrategia: Propiciar el desarrollo social 

Para aumentar el IDH es necesario incrementar las capacidades de los municipios para diseñar, poner en práctica y evaluar políticas, programas y proyectos públicos, fortaleciendo los incentivos para involucrar a los Gobiernos estatales, con mayor transparencia y equidad; a su vez, recaudar más impuesto predial, armonizando y homologando el marco legal mediante la eliminación de extensiones; fortalecer a los organismos de seguimiento e implementación estatales y municipales, encaminados a lograr los objetivos de desarrollo social (ODS).

Además, crear una plataforma de apoyo al financiamiento de proyectos municipales para avanzar en los ODS (PNUD México, 2019).