Estados

Necesario dejar el discurso penal y trabajar en prevención: Amnistía

En entrevista para EL DEBATE, Tania Reneaum Panszi, directora de la organización internacional, señala que las respuestas de AMLO ante los feminicidios dan la sensación de que la inseguridad de las mujeres no es prioridad

Por  Lorena Caro

Necesario dejar el discurso penal y trabajar en prevención: Amnistía(Foto: El Debate)

Necesario dejar el discurso penal y trabajar en prevención: Amnistía | Foto: El Debate

México.- Para la directora ejecutiva de Amnistía Internacional México, Tania Reneaum Panszi, detrás de la violencia contra las mujeres y de los terribles casos de feminicidio, aquellos que han indignado al país hoy, pero también los que forman parte de la lista de espera por justicia durante más de treinta años, tienen de fondo graves omisiones, responsabilidad del Estado mexicano. 

En entrevista para EL DEBATE, señaló que en la actualidad los legisladores siguen transitando en un discurso penal y punitivo en lugar de trabajar en la prevención. Además, consideró que a través de frases como «no pinten las paredes» —en referencia a las manifestaciones feministas—, el presidente Andrés Manuel López Obrador da una sensación de que las mujeres no son un tema prioritario.

Impunidad sin prevención

Tania Reneaum Panszi, que se ha formado en los estudios feministas y es doctora en Derecho por la Universidad Pompeu Fabra, de Barcelona, destacó que hoy la narrativa de la violencia en contra de las mujeres quiere seguirse construyendo solamente en la esfera penal, aumentando delitos, sanciones o los años de cárcel para las personas responsables de los feminicidios o del maltrato a las mujeres.

No obstante, señaló que en un panorama donde el sistema penal tiene una impunidad de casi el 99 por ciento, en México eso resulta absurdo. 

Además, dijo que la vía punitiva reduce el problema a una situación de un ilícito penal y deja de ver la situación como un problema que requiere cambios profundos en la sociedad: cambios estructurales, cambios en la forma de educar, cambios en la manera en la que hacen los contenidos educativos de las escuelas, en las normales y cambios donde se hacen los programas sociales.

«Entonces, necesitamos salir del discurso penal y punitivo para transitar al discurso de la prevención, urge la prevención», destacó. 

Cabe destacar que luego del caso de la menor Fátima, de 7 años, asesinada en la Ciudad de México el 16 de febrero, los diputados federales aumentaron de 60 a 65 años la pena de cárcel por el delito de feminicidio.

De acuerdo con Amnistía Internacional México, en el país, dos tercios de las niñas y mujeres de 15 años o más han sufrido violencia de género al menos una vez en su vida. Señala que las cifras oficiales muestran que, en diez años, del 2007 al 2017, la tasa de homicidios de mujeres casi se triplicó, pasando de 34.2 a 85 por cada 100 mil mujeres. Además, uno de cada diez feminicidios es en menores de 17 años. Durante el 2019 también se registraron 3 mil 616 muertes violentas de mujeres, de las cuales 976 están siendo investigadas como feminicidios por las fiscalías. 

Políticas públicas

Luego de que el presidente Andrés Manuel López Obrador fuera cuestionado en sus conferencias mañaneras sobre los feminicidios en México y que entre sus respuestas se dieran frases como «no pinten las paredes» o «que no se opaque la rifa del avión», la directora ejecutiva de Amnistía Internacional México consideró que el presidente se equivoca al colocar el problema en otras situaciones: «Ha reconocido en este decálogo que dio la semana pasada que la violencia contra las mujeres no tiene que existir, tiene que eliminarse, pero tampoco nos dice la forma en la que su Gobierno y su Administración le va a entrar al tema». 

En este punto, hizo hincapié en que es necesario que se publiquen en el Diario Oficial de la Federación las únicas dos políticas gubernamentales en materia de violencia contra las mujeres que la Administración de AMLO ha planteado: el Plan Emergente para Garantizar la Integridad, la Seguridad y la Vida de las Mujeres y las Niñas en México, así como el Acuerdo Nacional entre Hombres y Mujeres 2019-2024, que menciona al Programa Nacional para la Igualdad de Oportunidades y No Discriminación contra las Mujeres 2019-2024 (Proigualdad).

«Conocer cuáles son los indicadores de medición, conocer cuáles son estas políticas públicas, y al cabo de un tiempo de medición evaluar estas políticas públicas. Uno de los fallos recurrentes que hace el estado es implementar políticas públicas, pero después no detenerse a evaluarlas para valorar su éxito o las áreas en las que tiene que mejorar». 

Sociedad como aliciente

Destacó que buscar acciones desde la sociedad ante la violencia hacia la mujer y los feminicidios tiene dos vías: la primera, se trata de las alianzas entre las mujeres que pueden ayudar para entender que hay experiencias en la vida que pueden ser violentas, lo que en ocasiones no siempre se entiende, al menos no de manera de inmediata.

«La violencia genera mucha vergüenza social cuando se vive en las relaciones de pareja, y creo que sí es importante decir que tenemos que actuar desde la empatía y la comprensión y no desde la culpa a las víctimas», enfatizó. 

La también experta en Sistema Penal y Problemas Sociales Comparados detalló que se debe entender que la violencia en contra de las mujeres muchas veces aísla a las mismas, y entonces cuando se habla seguramente es porque esa persona está dentro de un círculo de violencia de mucho tiempo o de agresiones profundas en el ámbito, emocional, sexual o físico.

Por lo anterior, dijo que se tendría no solamente que decir «ve y denuncia», porque esa no es la única vía, sino que busque ayuda en los centros de atención a mujeres, si los hay en las entidades federativas. 

Respecto a las víctimas niñas, niños y adolescentes, opinó que el Gobierno a la fecha no ha prestado la atención debida porque las políticas públicas en el país están muy enfocadas a vender los problemas desde una perspectiva adulta: «Pocas veces nos detenemos a pensar en las perspectivas de niños, niñas y jóvenes, desde las perspectivas de las juventudes, entonces sí tenemos que hacer un replanteamiento de cómo se está legislando y de qué tipo de políticas públicas se están implementando que no hacen visibles a los niños, a las niñas y tampoco a las personas jóvenes». 

En la agenda pública de ONG

Destacó que los asesinatos de Fátima, de 7 años; de Ingrid, de 25 años; de Mara de 19 años; y de Leslie, de 18 años, sorprenden mediáticamente, pero la violencia contra las mujeres ha estado presente en la agenda de las organizaciones de los derechos humanos y en las organizaciones de mujeres desde hace poco más de treinta años.

Además, señaló que el país fue desafortunadamente conocido por el caso de las mujeres de Ciudad Juárez. Hace poco más de quince años y hace casi doce años, la Corte Interamericana de Derechos Humanos sentenció al Estado mexicano en una sentencia emblemática por el caso de las mujeres de Juárez.

Ante este panorama, y sumando como Amnistía Internacional México a 58 organizaciones civiles y 73 mujeres de diferentes ámbitos, hicieron un llamado al Gobierno de México para que proteja y se deje de asesinar solo porque se es mujer: «Por eso también defendemos nuestro derecho a salir a las calles a protestar y exigir al Gobierno acciones concretas que prevengan y erradiquen las violencias que atentan contra nuestra integridad y nuestra vida», citaron en un comunicado. 

Además, exigieron al Estado mexicano que implemente políticas públicas, de tipo transversal e integrales, tendentes a garantizar la seguridad y la vida de las mujeres en México. Las mismas deben incluir, entre otras recomendaciones, las que hizo a México en 2018 el Comité para la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (Cedaw), que contemplan emprender acciones para superar las actitudes patriarcales sexistas y los estereotipos discriminatorios sobre las funciones y las responsabilidades de las mujeres y de los hombres en la familia y en la sociedad. Las mismas deben ir acompañadas de presupuestos adecuados y suficientes para implementación.

El perfil

Nombre: Tania Reneaum Panszi

Trayectoria: se ha formado en los estudios feministas y es doctora en Derecho por la Universidad Pompeu Fabra, de Barcelona. Máster en Sistema Penal y Problemas Sociales Comparados por la Universidad de Barcelona. Durante su etapa de formación en España impartió, en la Universidad Pompeu Fabra, la asignatura Gender and Criminal Justice System y clases de Victimología. Ha ejercido como profesora de la Maestría en Políticas Públicas y Género en la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, programa académico con el que continúa vinculada dirigiendo tesis de maestría.

Además de su formación académica, ha trabajado en organismos públicos autónomos de derechos humanos en Cataluña, El Salvador y México. 

En la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, con sede en Washington, se desempeñó como la asesora principal del secretario ejecutivo de dicha organización.


 

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo