Estados

Prueba las novedades de La Santísima Trinidad, un paraíso vinícola ubicado en Guanajuato

La Santísima Trinidad, ubicada en San Miguel de Allende, Guanajuato, no es solo una bodega de vino, es un desarrollo con área agrícola, hotel boutique, restaurante, cancha de polo y ofrece diversos talleres a sus visitantes

Por  Agencia Reforma y Eduardo Cedillo Martinez

1/3
En el marco de sus Fiestas de la Vendimia, La Santísima Trinidad presume nuevo vino rosado y un espumoso por venir.(Reforma)

En el marco de sus Fiestas de la Vendimia, La Santísima Trinidad presume nuevo vino rosado y un espumoso por venir. | Reforma

La Santísima Trinidad, ubicada en San Miguel de Allende, Guanajuato, no es solo una bodega de vino, es un desarrollo con área agrícola, hotel boutique, restaurante, cancha de polo y diversos talleres.(Reforma)

La Santísima Trinidad, ubicada en San Miguel de Allende, Guanajuato, no es solo una bodega de vino, es un desarrollo con área agrícola, hotel boutique, restaurante, cancha de polo y diversos talleres. | Reforma

El complejo vitivinícola celebrará entre cantos al estilo de las callejoneadas, catas, pisa de uva y un menú con producto de temporada.(Reforma)

El complejo vitivinícola celebrará entre cantos al estilo de las callejoneadas, catas, pisa de uva y un menú con producto de temporada. | Reforma

San Miguel de Allende, Guanajuato.- Campos de lavanda, vides, olivos y un arquitectura que conjuga los estilos arquitectónicos provenzal y toscano, enmarcan este paraíso guanajuatense.

No se trata simplemente de una bodega de vino, es un desarrollo con área agrícola, hotel boutique, restaurante, cancha de polo y diversos talleres. Uno de los pioneros en el concepto de ofrecer casas de descanso o retiro entre viñedos y otras amenidades.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

En este complejo, conformado por Viñedos San Lucas, La Santísima Trinidad, Viñedos San Francisco y Viñedos de los Senderos hay 14 variedades de uvas y tres bodegas para la producción de vinos.

La cita para dar gracias por la cosecha 2020 es mañana. El complejo vitivinícola celebrará entre cantos al estilo de las callejoneadas, catas, pisa de uva y un menú con producto de temporada.

"Éste ha sido un año caótico en muchos sentidos, pero la naturaleza no entiende de pandemia y crisis mundial. Los viñedos nos recuerdan que todo renace y podemos sacar cosas muy buenas en medio de la tragedia.

"Las plantas tuvieron gran vigorosidad, buen volumen y calidad, que es el balance que buscamos para hacer micro fermentaciones"

Detalla Mailén Obón, enóloga del complejo. 

Apuesta fuera de lo común

La uva Malbec ha cobrado importancia en la región y, por supuesto, ocupa una parte de estos terruños; pero la variedad de suelos ha hecho a las bodegas del complejo apostar por cepas menos comunes en la zona, como la caprichosa Pinot Noir y la mineral Sauvignon Blanc.

"La Santísima Trinidad tiene un suelo pedregoso, donde se desarrollan bien las variedades tintas de mucha estructura. El suelo negro de San Lucas es más fértil y mantiene la humedad, por lo que la Pinot Noir se adapta muy bien. San Francisco es una mezcla entre ambas: tiene suelos para variedades estructuradas y para uvas un poco más sensibles, como la Syrah"

Detalla Mailén.

"Somos casi los únicos que tenemos Pinot Noir en Guanajuato y está adaptándose muy bien, por lo que ya vamos a empezar con las burbujas"

Señala Obón.

Entre las uvas favorecidas por el clima para la cosecha 2020, la enóloga presume las destinadas al primer espumoso de la bodega.

"El Pinot Noir y Malbec, que lanzaremos a principios de 2021, es alucinante, uno de mis vinos favoritos. La zona centro del País va a ser muy importante para espumosos"

Agrega.

La Santísima Trinidad, en Guanajuato, ofrece vinos y confort
La empresa vinícola La Santísima Trinidad es una de las pioneras en el concepto de ofrecer casas de descanso o retiro entre viñedos y otras amenidades. Foto: Reforma

Un estreno sui generis

El 16 de septiembre La Santísima Trinidad realizó un descorche de estreno: el de su vino rosado.

Se trata de una etiqueta que no tiene par entre las bodegas mexicanas, pues está elaborada con la uva Caladoc, híbrido genético entre Grenache y Malbec, prácticamente inexplorado en el territorio nacional.

"La primera cosecha es 2019 y decidimos vinificarla por sus características afloradas y frutales tan interesantes. La estructura en boca, su marcada acidez y notas de fresas silvestres, cítricos, flor de azahar y violetas son factores que hacen de este rosado un vino versátil y perfecto para el maridaje"

Detalla la enóloga.

En vista posee un inusual y atractivo tono piel de cebolla (en el argot vinícola se define así a los caldos con una tonalidad rosa muy tenue).

Para lograr mayor estructura y volumen en boca, este vino -del que sólo hay 1200 botellas- pasó seis meses sobre sus lías (levaduras muertas producto de la fermentación).

"A pesar de que su centro de origen se encuentra en laboratorios de España, Francia e Italia, este híbrido se ha adaptado muy bien a la zona. Tenemos mil 700 plantas de esta variedad".

 

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo