Estados

Reducen presupuesto para la pesca en México

El presupuesto de Conapesca en los últimos años ha ido en picada. A decir de representantes a nivel nacional y local, la dependencia es el único apoyo que pueden tener seguro

Por  Lorena Caro

Reducen presupuesto para la pesca en México(Foto: El Debate)

Reducen presupuesto para la pesca en México | Foto: El Debate

México.- Del 2018 al 2020, la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca) ha sufrido una escalada de reducciones en el Presupuesto de Egresos de la Federación. Mientras que en 2018 el Gobierno federal destinó 811.3 millones para la dependencia durante la Administración de Enrique Peña Nieto; en 2019, con Andrés Manuel López Obrador, los recursos fueron de 716.2 millones. Para el 2020 se aprobaron 655.1 millones, lo que representa 156.2 millones menos en comparación con el 2018, un porcentaje menor de 19.3 por ciento en recursos. 

La reacción de los pescadores ha sido de molestia, puesto que lo único que se tiene seguro como apoyo es lo que Conapesca aporta para el sustento de la actividad, según consideró en entrevista para EL DEBATE Jesús Camacho, presidente de la Confederación Mexicana de Cooperativas Pesqueras y Acuícolas: «Las gentes de Conapesca dicen “es que hay otras bolsas en otras dependencias”, pero bueno, nosotros a lo que vamos es a lo de Conapesca. No es nada seguro que puedas lograr apoyos en otras dependencias o bolsas», lamentó. 

Señaló que, durante el proceso de aprobación del Presupuesto de Egresos de la Federación del 2020, la Confederación Mexicana de Cooperativas Pesqueras y Acuícolas acudió a la Cámara de Diputados para hablar sobre las necesidades del sector en vísperas de un mayor apoyo; no obstante, Jesús Camacho indicó que no hubo la respuesta, y se aprobó tal cual lo que AMLO envió de su proyecto: «Yo les decía a los diputados que no le miraba una real independencia de los poderes, porque ellos estaban obedeciendo al presupuesto que estaba mandando el Ejecutivo, y lo votaron tal cual», expuso. 

Vía telefónica, el representante indicó que las afectaciones ante las reducciones alcanzan a rubros diversos, entre ellos la modernización de la flota de embarcaciones menores y la adquisición de motores. 

División de recursos y apoyos

Otra de las situaciones —explicó— es que gran parte de ese presupuesto destinado para Conapesca en 2020 está muy enfocado a los apoyos para el sur-sureste del país, que es una política que tiene el presidente, y que Conapesca tiene que seguir. Esto, mientras que la parte noroeste se ve mucho más disminuida para acceder a los programas o al poco presupuesto que se tiene previsto. 

En años anteriores, el Programa de Inspección y Vigilancia representaba un gasto de alrededor de 80 millones de pesos. Este año no se tiene etiquetado el presupuesto de manera oficial, pero Conapesca ha señalado que se tomarán recursos de la misma bolsa para realizarlo. 

El presidente de la Confederación Mexicana de Cooperativas Pesqueras y Acuícolas destacó que dicho programa lo consideran tan importante que incluso lo pedían como prioritario y por encima de otros rubros: «Con eso, nosotros le estamos dando seguridad de que los productos van a ser cuidados más o menos bien, porque para eso son este tipo de programas. Esas áreas son primordiales, porque si no cuidamos, qué caso tiene tener todo lo demás», cuestionó. 

La pesca ilegal ha significado por años un duro golpe a la economía de los pescadores, y, de alguna manera —según agregó—, el programa apostaba a que fueran menores los daños. 

Ante este panorama, lamentó que el 2020 se avecine con complicaciones para el sector, pero dijo que no es solo la pesca, sino todos los sectores primarios, que a nivel federal han sufrido reducciones: «Nosotros tenemos que ver inmediatamente al presidente, buscar los puentes para llegar a él y convencerlo de qué ocupamos para ser competitivos», expuso. Esto al considerar que es desde el diálogo como se pueden alcanzar acuerdos, y no desde manifestaciones, que a la fecha no han dado ningún tipo de resultado, como ha ocurrido para casos con el sector agrícola. 

Incompetencia en soluciones

El presidente de la Unión de Armadores del Litoral del Océano Pacífico, Jesús Omar Lizárraga Manjarrez, señaló para EL DEBATE que existe gran decepción por la respuesta que el Gobierno federal ha dado hasta ahora al problema de la pesca: «Estamos decepcionados. Sé que lo último que se pierde es la fe. No decimos que no tenemos fe en esta Administración, pero sí es increíble que ya, a más de un año que tiene esta Administración, en la cual confiamos y tenemos toda la esperanza puesta, no hayamos tenido las soluciones que la actividad necesita para que sea competitiva», lamentó. 

La falta de atención a las necesidades del sector es algo que actualmente ha provocado que un 90 por ciento de la flota pesquera nacional se encuentre amarrada, según dijo. Lo anterior en una temporada de producción que podría considerarse regular. No obstante, los costos de operación y el valor de la producción no son congruentes. «Ahorita estamos empezando el 2020 con una situación caótica en la actividad, y como resultado va a ser la pérdida de miles de empleos que dependen de la actividad, tanto directa, como indirectamente». 

Contó que, desde el 2017, de manera paulatina las actividades alternativas se han dejado de realizar, debido a que antes, cuando se terminaba o culminaba la temporada de camarón, trataban de salir a pescar productos alternos, como el tiburón, la escama o el calamar, y, desafortunadamente, con los altos costos, dichas actividades se han complicado: «Los costos de operación son tan altos y el costo de las actividades alternativas son de menor precio, esto ha dejado que no podamos incursionar en esas actividades alternativas»

Panorama complicado

Raúl Leal, representante de la Confederación de Cooperativas Pesqueras en Sinaloa, comentó que los pescadores ribereños esperan un año difícil derivado del problema del presupuesto. No obstante, mencionó que los pocos recursos de alguna manera los impulsa a trabajar unidos para mejorar la administración al interior sus organizaciones.

Por tal motivo, detalló que se encuentra entre sus planes manejar ellos mismos la comercialización de los productos que pescan: «Esto implica trabajar en la cadena completa; es decir, involucrarnos en los procesos de captura, pero también emprender nuevas formas de industrialización y comercialización», expuso.

Además, la medida —comentó— que requeriría de inyectar valor agregado, cambiar gramaje o presentaciones de venta y explorar nuevos mercados que impulsen una mejor comercialización de todo lo que la pesca tiene que ofrecer. «También estamos haciendo changuitos para que la producción se dé, porque no importa que haya o no presupuesto o que tengamos motores y gasolina si al final no hay nada que pescar», agregó. 

Precisamente, sobre la pesca sustentable, Rafael Ortiz, director de Pesquerías de Environmental Defense Fund de Mexico, la organización de la sociedad civil en materia de océanos, clima y energía, dijo a EL DEBATE que tomar decisiones basadas en la ciencia es una acción de sobremanera importante para realizar este 2020 y que permiten proteger el medio ambiente y mejorar la productividad de las pesquerías en el país. 

Medio ambiente

En el caso de la pesca —detalló—, este proceso inicia con una buena evaluación de las poblaciones pesqueras o stocks. Asimismo, consideró que es imperativo conocer el número y las características de la población de pescadores de México, saber cuántos son, dónde viven y cómo pescan. Los procesos de ordenamiento se pueden enfocar en contestar estas preguntas como paso inicial para un ordenamiento efectivo. 

«Es muy importante también asegurar el derecho exclusivo y seguro de los permisionarios y cooperativas a sus recursos pesqueros, ya que con ello se pueden convertir en los mejores custodios de la sustentabilidad de los recursos pesqueros», sostuvo Ortiz. 

Lo anterior —dijo— se logra a través del manejo basado en derechos, que consiste en una manera de administración de la actividad pesquera que ha resultado de mucho éxito en el mundo, tanto en países desarrollados, como aquellos en vías de desarrollo.

A su vez, el director de Pesquerías de Environmental Defense Fund de Mexico explicó que es muy relevante también preparar al sector pesquero al embate del cambio climático a través del mejoramiento de la ciencia pesquera, de la gobernanza y gestión de las pesquerías para poder responder rápidamente a los cambios y lograr su resiliencia. «Finalmente, considero que debemos generar una política transversal donde la seguridad alimentaria y la integridad del pescador están en el centro», comentó.

Entre las acciones que deberían de dejar de realizarse en la pesca, Ortiz mencionó que se debe dejar de enfocar en la cantidad de producción y más en la calidad de la misma. Es decir, que es mejor capturar pocos peces y añadir valor, que muchos peces y vender a bajos precios, según expuso.

Para lograr lo anterior, señaló que es necesario fortalecer las capacidades de las comunidades pesqueras para capturar ese valor: «Debemos dejar de ignorar el rol tan importante que la pesca puede tener en la seguridad alimentaria del país y comenzar a reconocer las características socioeconómicas de todos los pescadores en todas las comunidades pesqueras», añadió.

Políticas públicas en el sector

¿Qué papel deben jugar este 2020 las instituciones de Gobierno con el apoyo a la pesca sustentable? Rodrigo Elizarrarás, consultor de políticas pública en Environmental Defense Fund de Mexico, indicó para EL DEBATE que este año las instituciones de Gobierno vinculadas al tema pesquero deben mantener como prioridad número uno la evaluación de los stocks pesqueros, acción que debe ser el punto de partida para cualquier política pública relacionada al sector y que permitirá a las autoridades conocer el estado real de la pesca, evitar una mayor sobrexplotación y asegurar una mayor sustentabilidad de los recursos marinos.

Señaló que, a un año del inicio del Gobierno actual, estos diagnósticos o evaluaciones ya deberían haber concluido y ya se debería estar trabajando en convertirlos en programas y políticas concretas, así como en las reformas administrativas y estructurales: «Es necesario inyectar velocidad, puesto que las carencias del sector en términos de bienestar social, infraestructura y acceso a servicios básicos son muchas», destacó.

Elizarrarás dijo que se debe ajustar el presupuesto para responder a las verdaderas necesidades del sector y retribuir todas las aportaciones de los y las pescadoras al combate a la pobreza, a la seguridad alimentaria, a la nutrición de millones de personas y el aprovechamiento sustentable de los recursos pesqueros.

Para ello, agregó que es fundamental determinar prioridades, entre las cuales destacó que deberían encontrarse la evaluación del impacto de las políticas públicas ya establecidas, un verdadero ordenamiento pesquero que incluya acciones para controlar el número permisos y embarcaciones, un mejor monitoreo de arribos, así como un real combate a la pesca ilegal.

Debemos dejar de ignorar el rol tan importante que la pesca puede tener en la seguridad alimentaria del país y comenzar a reconocer las características socioeconómicas de todos los pescadores en todas las comunidades pesqueras”. Rafael Ortiz, Environmental Defense Fund de Mexico.

Las gentes de Conapesca dicen ‘es que hay otras bolsas en otras dependencias’, pero bueno, nosotros a lo que vamos es a lo de Conapesca. No es nada seguro que puedas lograr apoyos en otras dependencias o bolsas” Jesús Camacho, Presidente de la Confederación Mexicana 
de Cooperativas Pesqueras y Acuícolas 

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo