Estados

"Vinieron de Colombia a sanar a gente y los mataron", padres de estudiantes de medicina asesinados

Dos estudiantes colombianos y un mexicano de la facultad de medicina de la BUAP fueron asesinados el pasado domingo, después de regresar del carnaval de Huejotzingo a Puebla

Por  Carmen Villegas

"Vinieron de Colombia a sanar a gente y los mataron", padres de estudiantes. | Especial

Ciudad de México.-Los padres de los estudiantes de medicina de la Universidad Sanitas de Colombia arribaron a Puebla para la entrega de los cuerpos de sus hijos Jimena y José Antonio, quienes en dos meses regresarían a su país, después de cumplir su sueño en México de sanar a la gente y aprender, pero que su destino fue truncado al ser asesinados este domingo, al regresar en un Uber de Huejotzingo a Puebla, tras haber acudido al carnaval de ese municipio.

Los padres de los dos estudiantes de Bogotá que encontraban en Puebla por un intercambio académico, piden justicia para sus hijos, porque eran personas de bien y que habían acudido a las fiestas de carnaval, debido a que doce horas antes ellos les habían enviado videos de como disfrutaban de estas tradiciones, en compañía de un estudiante mexicano de la BUAP, que murió junto con ellos.

El papá de uno de los estudiantes colombiados de nombre José Antonio Parada, explicó que él vió las imágenes de su hijo en el teléfono junto con Jimena y Francisco Javier, y menciona que se veían muy felices en Huejotzingo, Puebla.

Con lágrimas explica que miró a José Antonio en medio de la comparsa y la banda del pueblo, que recorrían las calles, y luego los tres estudiantes iban a regresar a Puebla, en donde estaban estudiando medicina.

Relata que efectivamente como lo dijeron cuando enviaron los videos, que abordaron un vehículo y de acuerdo al GPS de la aplicación, la señal los iba acompañando durante el recorrido a la ciudad, pero de una se detuvo en un baldío e inició la pesadilla que nunca olvidara en su vida.

Fue en ese preciso momento, que como padre se comenzó a preocupar de no saber nada de su hijo y se comunicó al día siguiente con los compañeros de la facultad para que lo ayudaran a localizar a José Antonio, Jimena y Francisco Javier, pero dijo que su corazón ya presentía que había sucedido algo malo, porque la señal había quedado en un lugar en donde no había ninguna casa.

Por su parte, el padre de Jimena, Jorge Quijano junto con su esposa no dejan de llorar la muerte de su hija, y manifiestan que

desde Colombia dos jóvenes vinieron a salvar vidas y lo que le hicieron fue es quitarles la vida esos canallas".

"Siempre cuando se ven estas noticias, uno no lo cree, pero cuando le toca, se dice que la impunidad no debe de existir", lamenta el señor Quijano al arribar a México.

Ambas familias colombianas piden que la muerte de sus dos hijos, que querían ser doctores y curar gente en su tierra, se les haga justicia, porque vinieron a este país a aprender y les quitaron la vida, añaden.

Los cuerpos de Jimena y José Antonio serán entregados a sus padres en Puebla y les prometieron que los llevaran de regreso a su país.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo