Estilo y vida

Del amor al odio...

¿Por qué entre estos dos sentimientos parece que hay un solo paso?

Por  Andrea del Carmen Montenegro Sánchez

Pareja (foto temática).

Pareja (foto temática).

Es muy conocido la frase que cita que del odio al amor (o del amor al odio) hay un solo paso. Pero, ¿qué es lo que lleva a una pareja a vivir en este extremo de sentimientos? El médico sexólogo certificado por el Consejo de Calificación Profesional en Educación Sexual y Sexología A.C., David Uriarte Gastélum, explica el tema. “Es que al amor y el odio es la misma ‘cuerda’, son los dos puntos extremos pero de lo mismo. El amor y el odio finalmente son emociones”, señala el experto.

Cómo te explicas que una pareja que tiene un año, diez, veinte, que están vinculados en el afecto, es tanto el odio, el coraje que genera uno de ellos, a través de las acciones del otro, que no necesariamente son buenas o malas, son acciones, por ejemplo un hombre puede imaginarse, suponer, pensar, creer que ella lo engaña. También sucede al revés, él, puede irse a una reunión con sus amigos y ella estar muy molesta porque cree que no anda en una reunión, sino que anda poniéndole el cuerno, que anda en un proceso de infidelidad; y puede ser que ante estas situaciones sea la violencia la que prevalezca en lugar de la comunicación, sea o no sea cierto. “Una vez sentiste una gran emoción porque venía tu pareja, pero después, con el paso del tiempo, tras algunas situaciones, sientes un coraje de que venga. Es la misma persona, ¿y por qué primero sentías una gran emoción y felicidad y ahora sientes coraje, enojo? Esto pasa porque las expectativas cambian. Y cuando hablamos de las expectativas, o que del odio al amor hay un solo paso, no es que se agote el amor, lo que se agota o lo que no se cubre son las expectativas”, afirma el sexólogo.

Creencia

Y todos tenemos expectativas sobre la pareja, lo que esperamos y lo que queremos de ella, de una relación. Tu esperas o crees algo, y si tu pareja es o hace otra cosa, ya no son las expectativas. Y no quiere decir que eso que te da sea malo, sino que no es lo que tu esperas.

Es exactamente lo mismo que pasa con parejas que curiosamente dicen: “es que éramos enemigos”, “me caía muy gordo”, y ahora resulta, mira con quien vivo, con quien estoy; porque son emociones, hay que recordar que la línea es la misma, la ‘cuerda’ es la misma. Es, ¿de dónde la estás agarrando? Y esa emoción que era negativa, hoy es una emoción positiva. Hubo algo que cambió, que hizo que migrara de un extremo al otro de estas emociones del afecto de una persona.

“¿Y por qué si antes amabas y dabas la vida por tu pareja, hoy dices que no das ni un peso por ella? Por que las condiciones cambian, la gente madura y observa que no es lo que quería. Y uno de los grandes errores es casarse, o iniciar un proyecto de vida en pareja, cuando estás enamorado, porque el enamoramiento pasa”, destaca Uriarte Gastélum. Porque cuando el enamoramiento pasa, viene ver la realidad, conocer íntimamente a la pareja, ver los defectos, los errores, llegan las decepciones y te das cuenta que no es lo que tu querías.

Problema

“Uno de los grandes conflictos en las vinculaciones afectivas, especialmente aquello que le llamamos amor, es el sentido y el sentimiento de pertenencia. Él llega a creer que ella le pertenece y ella llega a creer que él le pertenece”, indica David Uriarte. Y en ese sentimiento de pertenencia, cuando sientes que pierdes eso que es tuyo, es cuando hasta viene la parte violenta. Y ahí tenemos las frases: “Si no eres mia(o) no vas a ser de nadie”, “si no estás conmigo, no vas a estar con nadie”. La pregunta aquí es: ¿y quién te dijo que tu eres el dueño de tu pareja? Finalmente, volvemos a las expectativas. Tú construiste expectativas en las donde llegaste a creer, pensar y a soportar la idea de que ella o él no solamente es tu pareja, sino que es de tu propiedad. ¿Por qué?, pues por qué así lo defines, así lo decides.

No es lo mismo estar enamorado, que amar, que tener apego. El apego es ese acercamiento que tenemos como pareja, pero eso no implica que te ame, aquí puede caber lo que se dice la costumbre de tener al lado a la pareja, sentir seguridad solo por que está ahí, aunque haya muchos problemas. El amor implica un compromiso. Y el enamoramiento implica de alguna manera una locura temporal. Son cosas diferentes. Tu puedes amar a una persona sin que esté contigo; y también puedes tener una persona contigo aunque no la ames, porque la soportas, la toleras o simplemente tienes apego, que no es amor.

Y ahí están los resultados, que cuando la pareja no hace lo que él o ella espera, se viene el conflicto. Habrá personas que en su inteligencia digan mejor te dejo, mejor me voy. Pero habrá quienes dicen “no te dejo ir y tampoco me voy”, y “si no estás conmigo no estás con nadie”, los motivos, las causas pueden ser muchas y diversas. Y viene ese aferramiento a la relación y viene esa parte violenta. El asunto es cual es la reacción que tienen los integrantes de la pareja. Y a veces la reacción es violencia extrema en la que pueden incluso llegar a quitarle la vida al otro.