Estilo y vida

La figura paterna

La importancia de que el niño tenga un buen modelo paterno en su desarrollo

Por  Andrea del Carmen Montenegro Sánchez

Papá con su hijo. (Foto temática)

Papá con su hijo. (Foto temática)

“La importancia y función de la figura paterna en los hijos, principalmente, es el amor. La presencia activa y estable, con una relación afectiva, tiene un gran impacto en los hijos”, señala el psicoterapeuta Óscar Mario Araujo Olivas, quien explicará la importancia de tener un buen modelo paterno para los niños.
Añade el especialista que los pequeños desarrollan mejor autoestima al contar con una figura paterna en su desarrollo. Durante la niñez es cuando se forma el carácter de los niños y su personalidad. Si forman una imagen positiva de sí mismos, se convierten en personas competentes, reciben la base para una personalidad sana y equilibrada para lograr el éxito en la vida.

Evolución
“Durante varias décadas se percibía al jefe de familia, al padre, como figura autoritaria; en los últimos años, la imagen del padre ha evolucionado en grandes escalas”, comenta Óscar Araujo. Este cambio ha sido por el relevo generacional, las condiciones económicas y laborales y la mayoría de las mujeres ahora toman sus propias decisiones, estos son algunos de los factores que explican la razón por la que la imagen del padre hoy es diferente.
Refiere el psicoterapeuta que los beneficios que los padres implicados  en la crianza dan a sus hijos, ninguna otra persona es capaz de aportarlos. Los niños tienen mayor autocontrol, tiene menos dificultades de comportamiento en la adolescencia, “tienen mejores notas, son más líderes, mejor autoestima, desarrollan más empatía y sentimientos de compasión y pueden tener matrimonios más estables”.

Problemas
Principales problemas que dañan la relación padre-hijo. Los problemas generalmente empiezan cuando el niño entra en diferentes etapas del desarrollo, se sienten más cómodos y confían más en los amigos que en su familia.

Algunos conflictos pueden ser:
La falta de respeto. Esta puede ser en contra de sí mismo o hacia los demás.
La falta de confianza en los hijos. Sucede generalmente cuando los hijos han cometido faltas o errores, y los padres pierden la confianza.
Falta de comunicación. Esta puede ser muy frustrante para los padres e hijos. Los padres creen que sus hijos no los escuchan, y los hijos piensan que sus padres no los comprenden; lo que puede llevar a ambas partes a la ira, la tristeza y una serie de emociones negativas. El padre debe saber escuchar y establecer una buena comunicación, es lo que hace la complicidad entre el padre y el hijo.
Codependencia, cuando la relación entre el hijo y los padres se desequilibra. En lugar del padre cuidar al niño, el niño siente la necesidad de cuidar al padre. Puede suceder cuando el padre espera que su hijo se comporte como amigo y lo escuche. Cuando los padres se deprimen y no pueden cuidarse a sí mismos, y el hijo puede sentir la necesidad de hacer felices a los padres.
Abuso físico y verbal. Hasta los buenos padres pueden en ocasiones ser los culpables de abuso, pueden usar palabras para degradar a los hijos, sobajarlos, gritarles o decirles que no son suficientemente buenos, etc. El abuso requiere ayuda inmediata, ya sea psicológica o clínica.

Algunas recomendaciones para solucionar los problemas:

¡Ya estás suscrito a las alertas de noticias!

Ahora puedes configurar las notificaciones desde la campana

  • Para fomentar el respeto, los padres deben establecer reglas y seguimiento con consecuencias razonables. Mostrar respeto a los hijos. Modelar el respeto al interactuar con otros. Crianza con confianza, tomar la decisión y apegarse a ella.
  • Falta de confianza en los hijos. Los padres deberán enseñar a los niños la importancia de ser honestos. Crear un plan para ayudarles a reconstruir la confianza perdida. Reaccionar positivamente cuando los niños digan la verdad, aun cuando esta sea negativa.
  • Falta de comunicación. Los padres deberán seguir estas pautas al hablar con los hijos: ponerse al nivel de niño, utilizar frases positivas, ofrecer opciones, ser breves y mantener la calma.
  • Codependencia. Los padres deberán buscar a otros para proporcionar apoyo emocional. Establecer límites saludables con su hijo. Recordarse a sí mismo y a su hijo sus respectivos roles en el hogar.
  • Abuso físico y verbal. Se debe buscar ayuda en situaciones de peligro. Se debe llamar a la  Policía si un niño o padre está en peligro inmediato.


Observa
Se reconoce que la relación padre-hijos es sana, una buena relación, cuando ves la convivencia estable y a los hijos desarrollados con libertad y responsabilidad, y se les ve plenos a ambas partes. Analiza:
¿Cómo reconocer que la relación padre-hijo es sana?

  • La confianza entre padre e hijo.
  • El realizar actividades juntos.
  • Lo notas cuando tu hijo se te acerca sin temor.
  • El niño es alegre, autónomo y no tiene problemas para relacionarse con otros niños.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo