Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Más que diversión

MENTE

Viajar es una experiencia que le brinda al niño la oportunidad de desarrollar habilidades sociales al conocer e interactuar con nuevas personas y, de igual manera, fomenta la unión familiar. Dora Evelia Valverde, asesora técnico-pedagógica y subdirectora académica de la Enees, explica cómo la experiencia de los viajes ayuda a los pequeños en su desarrollo.

Beneficios

Valverde señala que las principales capacidades sicológicas que los menores pueden desarrollar con los viajes son: estimulación de su imaginación y expresión, además adquieren seguridad y confianza. Expresa que es importante que los niños participen desde el momento en que se está planeando el viaje, ya que eso les ayuda a desarrollar habilidades para la toma de decisiones, sentirse importantes al ser tomados en cuenta en relación al lugar donde se vacacionará, así como en las actividades a realizarse.

Impacto

El realizar un viaje, asegura la experta, es estimulante para su desarrollo sicosocial. El conocimiento del mundo y el desarrollo de habilidades sociales le permite adquirir cierta autonomía. Desde el inicio de la organización del viaje es importante implicar al niño para que decida qué objetos llevará en su equipaje (aunque este sea supervisado posteriormente por la mamá), lo que permitirá responsabilizarse de esta toma de decisiones que ayudará al logro de un aprendizaje.

Durante los viajes se presentarán situaciones que implican respuestas ante una nueva experiencia, lo cual exige estimular en el niño una actitud positiva o abierta ante hechos que requieren una solución inmediata o práctica. Lo que le dará adaptabilidad y capacidad de improvisación.

Lenguaje

ESTÍMULO. Cualquier experiencia nueva, propicia el intercambio de conocimientos, percepciones y sensaciones que se manifiestan a través del lenguaje, impactando en la estimulación del mismo.