Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Estilo y vida

Matemáticas sin sufrir

Has las paces con la materia que parece ser la menos querida

Por: Andrea Montenegro

Niño y las matemáticas (foto temática).

Niño y las matemáticas (foto temática).

Las matemáticas parece que no le agradan a nadie, pero no tienen por que ser tan terribles. Solo es cuestión de actitud y darles un enfoque didáctico y divertido. Laura Elena Milán Gil, doctora en sicología y directora de Kumón Guadalupe, explica cómo hacer de los números, algo más agradable.

“Que las matemáticas sean difíciles es un mito. Por que a muchos papás les costó llevarlas, muchas veces hasta les pasan esa aversión a sus hijos. Pero deben de ser como todo lo que tu inicias, ir poco a poco, empezar con las bases, por medio de un proceso. Cuando se domina la primera parte, hasta entonces se puede pasar a lo que sigue”, señala Laura Elena. Tenemos la suma, y hasta que domine muy bien la suma voy a pasar a la resta, y después la multiplicación, y luego la división, y así sucesivamente. No es de que el niño se le deja tarea, dice no la hice, y de todos modos le doy lo que sigue. Hay que ir evaluando y cerciorándose de que el aprendizaje quedó muy bien comprendido antes de pasar al siguiente nivel, agrega. Es importante llevar un orden porque los números tienen un orden increíble, en la naturaleza, la música, la arquitectura lo vemos.

“Si se lleva todo ese proceso, lo más probable es que parezcan fáciles, porque hay un orden lógico. Ahorita, lo más importante para los padres es que ellos tienen que estar preparados para ayudar en las tareas continuamente”, afirma la experta.

Importancia

El tema de las matemáticas es muy importante he interesante. Al trabajar esta materia, se usan los dos hemisferios cerebrales, el derecho y el izquierdo. No se puede pensar otra cosa más que la cuenta que te han dicho, sacas toda la información que tenías en la mente para hacer la operación, porque si no, no la puedes contestar. Es por eso que hay tanta concentración de la persona, y se requiere de silencio, de que no haya distractores.

Para trabajar los números también hay que enseñarle a los estudiantes una disciplina para que rápido puedan pasar a la concentración.

“Si te va bien en matemáticas, que trabajas los dos hemisferios cerebrales, creemos que podemos predecir que te irá bien en todas las demás materias”, expresa Milán Gil.

Aunque parezca extraño, un punto realmente destacado, es que los alumnos deben de aprender a leer bien, y más que leer, a tener comprensión de lo que leen. Porque si no sabe leer, no entiende lo que lee, omite palabras al leer, cambia una palabra por otra, aunque domine las operaciones, no le van a salir bien las tareas, o el examen o las cuentas porque no entiende bien lo que lee.

Preocupación

Las matemáticas parecen desagradables, y se nota cuando los niños intentas aprenderlas, porque generalmente lo hacen muy desmotivados, malhumorados. Pero cuando empiezan a entender las, hay una transformación en su manera de pensar y hasta en su autoestima, ya que a veces un estudiante que no domina la materia, se siente acomplejado, desvalorizado, que no se anima a preguntar, sienten que se burlan de él.

E muy importante preocuparnos como padres de familia que les vaya bien a nuestros hijos en matemáticas, que se animen a preguntar. Si se anima a preguntar, también está educando su toma de decisiones, el saber resolver sus problemas.

Para los menores vean las matemáticas de manera diferente, que las hagan con gusto, precisamente es como padres checar, el niño deveras está aprendiendo? Que no se salte pasos del proceso. Que sea paciente, que sepa esperar. Que no exijan que su hijo domine algo cuando lo anterior no lo domina, no se deben engañar. Le pueden hacer una evaluación ellos mismos, o que le pidan a la maestra una evaluación de realmente el nivel en que va el estudiante en los contenidos. Hay casos en que los padres ni cuanta se dan que el alumno no domina un tema.

“Vemos casos de niños en sexto año que no se saben las tablas, y que hacen, en la escuela utilizan el celular, pero lo más importante es no necesitar calculadora, sino haber desarrollado un cálculo mental, porque eso te va a ayudar en la vida, no solo para el examen”, declara la sicóloga.

En los maestros, tenemos casos por ejemplo de que pasan varios años dando clases a ciertos grados, primero-segundo, entonces pierden la práctica de dar las matemáticas de sexto grado, o las de cuarto grado. Por lo que si es vital que un maestro de primaria, domine las matemáticas de todos los grados, no pueden dominar solo los grados que les esté tocando dar.

“Otra parte muy importante que actualmente se pasa mucho de lado, es educar la fortaleza y el autocontrol. Vemos como los niños rápido se dan por vencidos, desisten, dan excusas, no se quieren esforzar, no quieren perseverar.”, manifiesta la directora Laura Elena Milán Ahora todo es inmediato, la satisfacción inmediata de las necesidades y eso está muy mal, porque el niño no aprende el valor de la perseverancia el autocontrol, la fortaleza. El niño no aguanta, es que le dejan mucha tarea dicen las mamás.

Consejos

Algunas de las acciones que se aconseja realizar son:

El entrenamiento para el aprendizaje se puede dar desde bebés, desde pequeños, y es, cantarle a tu hijo. Luego el se va a prender la canción, y te la va a repetir, ese es un primer paso. Desarrolla la atención, la memoria, la observación, la concentración, que es lo que va a necesitar para aprender los números.

Por ejemplo las tablas de multiplicar las pueden aprender en casa, las puedes cantar, bailar, aprender en cualquier ritmo. Pueden traer las tablas en diferentes versiones musicales en el carro y ponérselas a sus hijos mientras van de camino. Ahí no hay escapatoria, el menor se subió al coche y le pones las tablas de multiplicar para niños, en el trayecto a cualquier lado, y se las van a aprender en pocos días, sin ver, si mucho esfuerzo.

Nada de estarles dando a respuesta de los ejercicios para que ya terminen luego porque estoy cansada o cansado, sino ver hasta donde llega su aprendizaje.

Con toda libertad deben animarse a ir a la escuela y decir a su maestra o maestro, mi hijo no domina tal o cual tema, las tablas, las sumas, las divisiones, no lo sabe hacer.

Pueden ponerles en los celulares, las tablets, la computadora, programas educativos, que sean más bien juegos, sobre matemáticas. Si lo hay, interesantes y divertidos, muy buenos, para diversos temas. Suma, resta, fracciones, las tablas. Pueden empezar con diez minutos diarios de jueguitos de estrategias.

Póngales ejercicios en casa, pero no de lo que están llevando en la escuela, váyanse a lo anterior. Háganlo todos los días.

Las matemáticas son muy fáciles si tu las practicas, a diario.

Lo que se necesita es también la humildad de saber decir no se y de pedir ayuda.

Hay que checar la tarea de los niños.

Iniciar la tarea después de la comida, nada de dejarla para en la noche. Si se les deja dormir, los niños ya se levantan de malas, aflogerados.

La tarea tiene que ser a la misma hora, en el mismo lugar.

Los padres deben darse también ese tiempo para supervisarlo, preguntarle: ¿qué vas a hacer de tarea, la sabes hacer, cómo la vas a hacer, tienes todo para hacerla? Y ya que compruebe que su hijo sabe, se retire y lo deje trabajar.

A los maestros, cuando un padre de familia vaya a solicitar ayuda con un tema para su hijo, ayúdenlo. Hay padres que realmente no pueden apoyar al pequeño para que aprendan algún contenido, no tienen la habilidad.

En esta nota:
  • matemáticas
  • escuela
  • materia
  • alumnos
  • estudiantes