Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

No olvides lo que aprendiste

ESTUDIO

La capacidad de retención es fundamental para que un estudiante tenga un buen desempeño escolar. La sicóloga Imelda Estrada Moreno, coordinadora del programa CRIE (Centro de Recursos e Información para la Integración Educativa) en Navolato, señala que la capacidad de retención es una habilidad que presenta el ser humano para hacer uso de ella en momentos precisos. Puede considerarse como la conservación de sucesos en la memoria que sirven como elementos para su exposición en situaciones que se consideren importantes en momentos determinados. "Esta retención es, en la mayoría de los casos, producida por el estudio, la práctica y el contacto permanente con los conceptos retenidos", explica sicóloga.

Los beneficios

Los estudiantes con una buena retención tienen más capacidad para conservar las ideas que sus profesores les transfieren. Los alumnos que tienen esta habilidad presentan menos dificultades para realizar exámenes, ya que un estudiante con esta característica participa y cuestiona durante y después de las clases, plantea preguntas. Presenta evaluaciones con mayores elementos que le permiten salir con un éxito escolar.

Dificultades

"La capacidad de retención se debe practicar, esta habilidad se puede desarrollar", indica Estrada Moreno. Pero si hay pereza en el alumno, el no practicarla puede traer como consecuencia que sus ideas y pensamientos sean débiles y pobres a la hora de ser evaluado.

Estudiar en el último momento o no dormir la noche antes del examen puede ser contraproducente, ya que la memoria de lo aprendido aumenta cuando se duerme las horas adecuadas. Tomar estimulantes crea una falsa sensación de estar despierto, pero en realidad el cerebro no está en el mejor estado para retener, comenta Imelda.

Consejos para estimular la retención

Algunos consejos que brinda la especialista para estimular la retención son: buscar un lugar fijo para estudiar, que haya iluminación adecuada, orden en el lugar de estudio, fijar horarios para estudiar, subrayar las ideas principales de lo que está leyendo, sugerir al niño o al joven que al leer haga altos y razone lo leído, lo medite y deduzca sus propias conclusiones.

Otros datos

- Es muy importante saber cuáles son las mejores horas para estudiar; estas son alrededor del mediodía y entre las 4 y las 5 de la tarde.

- Se debe leer ordenadamente y realizar repasos breves de las clases que vivieron durante el día.

- 3 son las claves que señala la especialista hay para el estudio: descanso, comodidad y repaso.

- Al final se recomienda escribir un resumen de lo que se leyó, ya que esto ayuda mucho a la retención.