Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Para desmaquillarte correctamente

BELLEZA

Uno de los tips básicos para el cuidado de la piel, es desmaquillar tu rostro a diario. Es muy común que después de un largo día de trabajo, lleguemos a casa cansadas y con sueño y por ese motivo, olvidamos eliminar de nuestro rostro los residuos de acumulación e impurezas que ha dejado nuestro maquillaje, el exceso de grasa producido durante el día, entre muchos otros factores. Por eso es importante limpiar nuestra piel adecuadamente para que podamos eliminar las células muertas de nuestra cutis y así tu piel luzca sana, fresca y limpia de impurezas. A lo largo de todo el día, el rostro acumula suciedad que, unida al maquillaje, va obstruyendo los poros, lo que impide que la piel transpire y se regenere. Desmaquillarse es uno de los cuidados de la piel del rostro más importante, ya que ayuda a evitar la aparición de granos y permite que la dermis esté sana.

Al final de día, sobre todo si te has hechado maquillaje, rimmel, sombras, colorete o algún otro producto de belleza, tu piel necesita respirar. Igual que lavas tus manos cuando te sientes sucia, tu cara también acumula tu historia diaria. El sudor y la polución se van acumulando en tu piel y, aunque no lo notes, esta se apaga y se ensucia,

Es cierto que en la actualidad los productos de maquillaje contienen ingredientes que ayudan a cuidar nuestra piel y en muchos casos incorporan tratamientos hidratantes para el cuidado facial, elementos nutritivos como los de los serum antiedad, e incluso factores de protección solar para proteger nuestra piel de los rayos del sol, pero aun así, hay que retirar todo el producto de nuestro rostro para dejar que la piel respire toda la noche.

Lo primero que debes tener en cuenta es que no es lo mismo desmaquillar los ojos que el resto de la cara. Debes utilizar productos desmaquillantes adecuados a tu tipo de piel y apropiadas para las zonas concretas: por ejemplo, el contorno de ojos o los párpados son más sensibles. Después de desmaquillar la piel, es fundamental tonificarla e hidratarla

1.- Primero, aplica un desmaquillante específico para ojos y labios. Con la ayuda de un algodón retira el exceso de maquillaje suavemente, eliminando sobre todo zonas que son más complicada de retirar, como son la máscara de pestañas o el eyeliner.

2.- Después, coge otro algodón y aplica un poco de leche limpiadora en él y pásalo por todo el rostro incidiendo en la zona de la frente, nariz y barbilla, que es donde se acumula más el exceso de sebo.

3.- Lava tu cara con un jabón específico para tu tipo de piel: mixta, seca, grasa, etc. Pregúntale a tu especialista por los jabones menos agresivos para tu cara. Hay algunos que hacen efecto de exfoliantes o que limpian los puntos negros. Hoy en día en el mercado puedes encontrar muchos y variados artículos de belleza.