Estilo y vida

Poner límites

Una de las tareas más difíciles de ser padres es enseñar a los hijos esta importante lección

Por  Andrea del Carmen Montenegro Sánchez

Papá con su hija. (Foto temática)

Papá con su hija. (Foto temática)

Enseñar y poner límites a los hijos es una de las tareas más difíciles de ser padre, pero también una de las más importantes.La psicoterapeuta Sarahí Beltrán Lugo habla sobre el tema. “Para convivir, toda sociedad necesita unas normas. La familia constituye el primer grupo social al que pertenece el niño, en el que aprende a convivir.
El establecimiento de normas y límites en el contexto familiar supone uno de los factores de protección más significativos para reducir la probabilidad de aparición de conductas de riesgo, tanto en la infancia como en la adolescencia”, explica la especialista. El papel de los padres en este ámbito se centra en establecer y aplicar unas normas claras, pertinentes y razonables.
Los límites nos permiten construir una estructura de personalidad firme, ser dueños de nosotros mismo y nuestros propios jueces, capaces de organizar nuestras vidas en función a un proyecto y de tomar decisiones coherentes y responsables.

Complicado
Actualmente es muy difícil para los padres poner estos límites, ya que tienen miedo a imponer prohibiciones y castigos o a demostrar excesiva fuerza. “No desean, por suerte, dominar a sus hijos. La educación autoritaria les aterroriza, por las traumáticas huellas que dicha educación dejó en muchos de ellos. Por ello, son más tolerantes, más liberales y más amistosos que los padres de antaño”, declaró Sarahí Beltrán. Sin embargo, a la vez les cuesta desarrollar un concepto de educación propio, más acorde con otros modelos sociofamiliares, democráticos y participativos, que mantengan una posición equilibrada entre el dar y el exigir.
En la actualidad no se puede hablar de una pérdida de autoridad, es importante destacar que los padres desean actuar de forma absolutamente diferente a sus propios padres, porque cuando eran niños sufrieron el dominio de sus familias: “En el fondo, estos padres no quieren sentirse tan inútiles y subestimados como ellos se sintieron en momentos de su infancia. Pero estos padres lo único que hacen es seguir reaccionando ante las exigencias negativas de su propia niñez en lugar de reflexionar y adoptar compromisos claros y definidos en lo que atañe a la educación de sus hijos”, agrega la psicoterapeuta.

Ventajas
Establecer límites y normas tiene muchos beneficios, pues ayudan a niños y niñas en los siguientes aspectos:

  • Darles seguridad, sentirse tranquilos y evita que se pierdan en su comportamiento.
  • Ayuda a regular sus ritmos de sueño y alimentación.
  • Facilita el autocontrol emocional, expresando sus necesidades y aumentando la capacidad de frustración.
  • A lograr una convivencia más organizada.

Sin embargo, es muy importante que las normas tengan ciertas características.

¡Ya estás suscrito a las alertas de noticias!

Ahora puedes configurar las notificaciones desde la campana

  • Realistas: las normas han de ser posibles de cumplir y estar ajustadas a la realidad, la edad, las habilidades y el grado de maduración de los hijos.
  • Claras: las normas han de ser entendidas para poder ser cumplidas. Los hijos deben saber exactamente qué es lo que se espera de ellos y qué clase de consecuencias pueden esperar en caso de no cumplirlas.
  • Consistentes: la aplicación de las normas debe ser aproximadamente la misma, independientemente del estado de ánimo, de la presencia de otra persona y de las ocupaciones de ese momento.
  • Coherentes: las normas han de ser coherentes entre sí.
  • Los distintos miembros de una familia tienen diferentes funciones, y, por otro lado, también diferentes normas, pero todas deben poder integrarse dentro de un mismo sistema. Los padres deben tener muy claras cuáles son las normas que consideran oportunas y necesarias, así como la importancia que estas tienen para ellos.


Efectos

Algunas de las consecuencias de la falta de límites a los niños serían:

  • Inseguridad: un niño sin límites no sabe lo que puede o no hacer, y necesita saberlo para desenvolverse en la vida.
  • Baja autoestima: la propia inseguridad les hará tener un concepto bajo de ellos mismos.
  • Falta de autocontrol: los límites marcan también los límites de uno mismo y enseñan la responsabilidad de nuestras conductas.
  • Dificultades en sus relaciones sociales: si no conocen los límites será muy probable que sobrepasen la barrera del respeto hacia el otro y no logren buenas relaciones.


Consejos
Tenemos que respaldar nuestras palabras con nuestros actos.
Cuando dejamos pasar malas conductas, estamos diciendo en realidad que son aceptables. No actuar es poner límites por omisión, ya que nuestra pasividad transmite un mensaje sobre las normas.
La paciencia es algo que se debe ejercer continuamente con los hijos siempre, pero más a estas edades. Necesita mucha paciencia para lograr que los niños asimilen las normas, paciencia que debe ir acompañada de cariño.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo