Estilo y vida

Retos de la maternidad

El ser madre implica que habrá que enfrentar grandes desafíos

Por  Andrea del Carmen Montenegro Sánchez

Madre e hija (foto temática).

Madre e hija (foto temática).

En la actualidad el ser madre es todo un reto, tomando en cuenta los cambios culturales a través de la historia. La MC. Diana Lucía Sato Martínez, psicóloga clínica con especialidad en neurosicología, hablará sobre los desafíos que implica la maternidad en estos tiempos.

"Al respecto me gustaría mencionar algunos momentos básicos en la historia de la maternidad en occidente según Knibiehler (2000, 2001) para comprender mejor su evolución”, señala la especialista.

1) En la antigüedad la palabra “maternidad” no existía en lenguas como el griego y el latín; no obstante que la función materna está muy presente en las mitologías, no era un objeto de atención serio ni para los médicos, ni para los filósofos. El papel nutricio de la madre era muy importante y orientaba todas sus actividades.

2) En el siglo XII se acuña el término “maternitas” acompañado desde la expresión “paternitas” por parte de los clérigos que lo utilizaban para caracterizar la función de la iglesia.

3) Posteriormente se crea un modelo de la “buena madre”, siempre sumisa del padre, aunque valorizada por la crianza de los hijos. Con los avances de la ciencia, la salud del cuerpo comenzó a ser tan importante como la salud espiritual. La capacidad afectiva de la madre suple la función nutricia y abarca la función educativa durante el siglo XIX y la mitad del siglo XX.

4) En el transcurso de este último siglo, el Estado empieza a suplir la función maternal. Esto hace entrar a la maternidad en una etapa de turbulencia, y que en los años sesenta tiene un giro cuando los primeros planteamientos feministas disocian a la mujer de la madre, permitiendo a cada uno afirmarse como sujeto autónomo.

5) Hoy vivimos la última etapa de la maternidad, las feministas hablan del “sujeto mujer” y claman por el control de su fecundidad.

El movimiento feminista demanda también la “maternidad-deber”, habla de la maternidad como una opción personal. Por lo que las exigencias del mundo laboral volvieron necesario que instituciones públicas y privadas se ocuparan del cuidado de los hijos.

Realidad

“Hoy en día, la madre no solamente se encarga de dar amor a los hijos y de su crianza, sino que muchas mujeres viven la maternidad como un ejercicio de superación, sacando sus propias fortalezas y enfrentando las carencias para vivir y disfrutar los diferentes roles, ser madre, ser esposa, trabajar, ser ama de casa. Pero esto no es tan fácil, especialmente si no se tiene una red de apoyo, ya sea familia, amigos, escuela. Cuando existen estas redes de apoyo la maternidad se convierte en un sendero vital de aprendizaje, de superación, de crecimiento y plenitud”, señala Diana Sato.

En estos días ‘triunfar’ como mujer es ser buena madre, una brillante profesional, tener un grupo de amigas, ser independiente a nivel emocional y económico, tener tiempo para leer, hacer ejercicio, estar en forma, bien cuidada, tener al lado un hombre que valore su esfuerzo, su trabajo, sea cariñoso y sepa compaginar con las tareas domésticas y la educación de los hijos. ¡Esto es todo un reto! Algo muy complicado

Actitudes

“Si consigue compaginar, su pareja, su trabajo, su vida social y el tiempo que le da a sus hijos y el que le dedica a si misma será más feliz porque está teniendo un equilibrio en su calidad de vida, hay que recordar que solas no lo podemos lograr”, afirma Sato Martínez.

Es importante que las madres estén conscientes que se deben valorar, cuidar el tiempo de sus propias actividades, respételas, son suyas y son las que e van a fortalecer en su maternidad.

“También que recuerden que su pareja es muy importante y que en ocasiones por una maternidad ‘abnegada’ hacemos a un lado los momentos a solas con nuestra pareja, la complicidad se debilita y la red de crianza se puede terminar. Mejor inclúyalo en este acompañamiento, en la crianza de los hijos, en las tareas del hogar, porque el acompañamiento mutuo es lo que los va a convertir en padre y madre felices y plenos”, expresa Diana Lucía Sato.

Y si deciden entrar en el campo laboral, adelante! Que recuerden siempre que sus redes de apoyo y su tiempo de calidad con sus hijos es lo que les hará tener una maternidad feliz. La maternidad puede ser una fuerza muy potente de crecimiento personal, de transformación y de sentido de vida.

La ayuda de la familia es muy importante para que la mujer viva su maternidad con calidad, es decir, mientras se va a trabajar, los hijos se pueden quedar con la abuela. Si la pareja necesita salir a una noche romántica, los hijos se pueden quedar en casa de la tía para que la mujer pueda cumplir otro rol como mujer, sin descuidar su rol de la maternidad.

Acciones

Algunas de los conceptos que hay que tener en cuenta en la actualidad sobre la maternidad, manifiesta la sicóloga clínica, serían:

- El hombre actualmente se involucra más en la crianza de los hijos y en las tareas del hogar. Estos cambios ayudan a la madre a disfrutar y a ser más feliz con su maternidad.

- La maternidad se logra formando redes de apoyo entre la familia, amigos y escuela.

- Hay que tener siempre presente que a los hijos debemos abrazarlos, besarlos y dejarlos ir, y no sobreprotegerlos, porque así no los dejamos crecer.

- Darles tiempo de calidad y no compensarles el tiempo con cosas materiales.

- Disfrutar plenamente el tiempo que se esté con ellos para enseñarles a valorarse, y tenga presente que con un buen ejemplo ellos lo harán.