Selecciona tu región
Guadalajara

Desarrollo turístico de Bahía de Banderas, latente amenaza para ballenas jorobadas

Auge turístico en Bahía de Banderas afectaría a ballenas jorobadas

1/4 Auge turístico en Bahía de Banderas afectaría a ballenas jorobadasFotos: Daniel Aguirre, biólogo de GRIMMA

2/4 El avistamiento de ballenas se ha convertido en una práctica común entre los turistas, sin embargo, hay reglamentos que se deben de acatar.Fotos: Daniel Aguirre, biólogo de GRIMMA

3/4 Del 8 de diciembre al 23 de marzo es cuando se permite a los promotores turísticos promover el avistamiento de ballens en Bahía de Banderas.Fotos: Daniel Aguirre, biólogo de GRIMMA

4/4 Cada invierno llegan al Pacífico Mexicano amplios grupos de ballenas jorobadas, entre ellas las que paren nuevas crías.Fotos: Daniel Aguirre, biólogo de GRIMMA

Lograr un sano equilibrio entre el desarrollo de las ballenas jorobadas y el turístico es el reto que este 2022 enfrentarán autoridades de Nayarit y Jalisco, dice GRIMMA

Por Carolina Solís

-

Guadalajara, Jalisco.- Cada invierno arriban a Bahía de Banderas entre 500 y 700 ballenas jorobadas para aparearse o parir en las cálidas aguas del Océano Pacífico Mexicano, sin embargo, el auge turístico de esta región, ubicada entre Nayarit y Jalisco, estaría afectando del óptimo desarrollo de estos mamíferos, señaló a DEBATE una experta del Grupo de Investigación de Mamíferos Marinos (GRIMMA).

El avistamiento de ballenas inicia anualmente en noviembre y se prolonga hasta abril, pero con la finalidad de cuidar el bienestar de esta especie las autoridades únicamente permiten a turistas ver este espectáculo natural del 8 de diciembre al 23 de marzo, sin embargo, este no sería el único aspecto a vigilar.

Las ballenas jorobadas viajan entre cuatro y cinco mil kilómetros para llegar desde el sur de Canadá y Norte de California, Estados Unidos, al occidente de México. Las primeras en surcar los mares y en llegar al Pacífico Mexicano son las más jóvenes, seguidos de las ballenas que pronto darán a luz y finalmente llegan las de edad adulta.

A su paso van eligiendo donde quedarse, siendo unos de los aspectos a considerar la pasividad de las aguas, condición que en los últimos años se ha visto mermada en Bahía de Banderas debido al desarrollo turístico que se ha dado en la zona y al constante ir y venir de grandes embarcaciones: sean cruceros o de pesca.

"En Bahía de Banderas no se están recuperando con la misma velocidad con la que se recuperan en otros sectores como en Revillagigedo, en Los Cabos y en Hawái, esto puede ser producto principalmente del alto desarrollo turístico que se lleva a cabo en la región, hay mucho tráfico marino durante todo el invierto... Se han detectado como los grupos con crías se empiezan a distribuir en otras zonas, quizá más alejadas de las zonas protegidas, y entonces están más expuestos a depredadores y al tráfico marino... esto a la larga puede traer repercusiones porque pueden matar a los ballenatos", explicó la bióloga marina de GRIMMA, Iyari Espinoza, a DEBATE.

"Lamentablemente la llegada de las ballenas coincide con la llegada de turistas... y si no se siguen las reglamentaciones pueden tener repercusiones negativas en la población", añadió la experta quien en este 2022 lleva tres años realizando una investigación basada en la pregunta "¿cuál es el efecto real que tienen las ballenas por el tráfico marino que tiene la Bahía?", respuesta que esperan tener con mayor exactitud en dos años más cuando este estudio concluya.

Históricamente Bahía de Banderas ha sido uno de los lugares elegidos por las ballenas jorobada para que sus ballenatos nazcan y aprendan todas las acrobacias que deberán implementar en su camino a la que será de por vida su zona de alimentación: las frías aguas del norte del Océano Pacífico.

Iyari Espinoza señala que en un solo año han registrado el nacimiento de más de 20 ballenatos entre los límites de Jalisco y Nayarit, aunque señala que esta cifra podría ser mucho más alta y que esperan tener un dato concreto al culminar la investigación que realiza junto con el biólogo Daniel Aguirre.

"Las ballenas buscan zonas como Bahía de Banderas que es cerrada, porque son zona someras, es decir poco profundas, que benefician a que los depredadores como las orcas no se acerquen a los ballenatos... (y) en donde pueden pasar horas cuidándolos, enseñándoles a nadar, la frecuencia respiratorias y todas las maniobras que hay que hacer en el mar para tener su vida completa... asegurando que sus ballenatos estén lo suficientemente fuertes, con suficiente energía, para aguantar la migración", la cual se da a una velocidad promedio de 30 kilómetros por hora, explica la bióloga.

Boca de una ballena jorobada al ingresar de nuevo al agua tras un enorme salto. Fotos: Daniel Aguirre, biólogo de GRIMMA

Estas zonas de entrenamiento suelen ser los primeros dos kilómetros que hay desde la línea de la playa rumbo al mar adentro, espacio en donde se prohíbe la presencia de pequeñas embarcaciones que buscan ver a estos enormes mamíferos, pero que también puede ser invadid por otros grandes navíos que llegan cargados de viajeros.

Tras haber pasado un invierno en completa calma del 2020 al 2021, debido al aislamiento domiciliario al que se vio sometida la población a nivel mundial por la pandemia del Covid-19, este año algunos ejemplares de ballenas jorobadas se han mostrado muy curiosos ante el retorno de los navíos y turistas a la que por naturaleza es su hábitat, señaló la experta en estos mamíferos, quien recuerda respetarles su espacio, su hogar.

"El objetivo es que se les deje en paz a las madres con crías y a los ballenatos para que puedan aprender sus lecciones de vida y una vez que se sientan seguros, tranquilos, ya más hábiles incluso para navegar en el Océano ellos se empiezan a desplazar mar adentro", dice Iyari Espinoza, quien hace un llamado a las autoridades a mejorar los protocolos de cuidado y vigilancia en pro del mundo marino y pide respeto a los guías turísticos.

"Hay una reglamentación en México y una regulación para hacer la actividad de avistamiento de ballenas y se debe de cumplir... si el recurso no está conservado las ballenas se pueden retirar de aquí y buscar otro sitio menos afectado por las actividades humanas y la derrama económica que las ballenas están dejando en la bahía pues se pudiera ir", advirtió.

Entre los aspectos que la bióloga marina pide cuidar a las pequeñas embarcaciones que durante el invierno promueven el avistamiento de ballenas jorobadas entre los turistas es la velocidad con que se surca el mar, la distancia entre el navío y los mamíferos, respetar el número máximo de embarcaciones que está permitido por grupo de ballenas, el tiempo de observación y de manera general pide a la población siempre respetar la zona de restricción de los dos kilómetros desde la playa.

Ballena jorobada disfrutando de las cálidas aguas de Bahía de Banderas. Fotos: Daniel Aguirre, biólogo de GRIMMA

Es tan importante para las madres ballenas y sus crías que se les respete su espacio ya que de este entrenamiento dependerá el éxito de su viaje hasta sus zonas de alimentación y su camino de vuelta como jóvenes ballenatos que posteriormente buscarán reproducirse.

"Una vez terminado el invierno todas las ballenas se regresan a sus zonas de alimentación", que son las costas del Norte de California, en los condados de Oregon y Whashingon, y el sur de Canadá, principalmente en la región de British Columbia. " Y una vez acabado el verano regresan a sus zonas de reproducción", el Pacífico Mexicano, en donde de nueva cuenta buscarán lugares tranquilos para pasar el inverno, aparearse y criar a sus ballenatos.

Lee más: La plataforma Airbnb pagará impuestos de hoteles en Jalisco

Según datos difundidos por la Asociación de Hoteles y Moteles de Bahía de Banderas (AHMBB), tan solo durante las celebraciones del fin de año 2019 y la llegada del 2020 (previo a la pandemia del Covid-19), en la región, que incluye Nuevo Vallarta, se hospedaron 31 mil 348 personas, generando una derrama económica cercana a los 10 millones de dólares, nivel de visitantes que se recuperó en un 90 por ciento al recibir este 2022 y que se espera superar el próximo invierno.

Con ello, ¿será posible lograr una óptima convergencia entre el mundo animal y la humanidad?

Clima en México: 26 y 27 de enero del 2022
Síguenos en

Carolina Solís

Editora web

Soy licenciada en Comunicación y Medios por la Universidad Autónoma de Nayarit. El 15 de julio del 2011 empecé a laborar como periodista en Grupo Debate, iniciando en el Periódico La I. En 2012 pasé a ser reportera de espectáculos para el periódico EL DEBATE y en 2013 me convertí en editora Soft News, encargándome de las secciones de Cultura, Espectáculos, Sociales, suplementos y revistas de sociedad. En 2016 pasé a formar parte del área de Periodismo de Investigación, la cual dejé por un cambio de residencia. En septiembre del 2019 volví a trabajar para esta empresa que me formó, ahora en el puesto de Editora Web del sitio WWW.DEBATE.COM.MX, encargándome de la cobertura de los estados de Jalisco, Michoacán, Aguascalientes y Guanajuato. Estoy para servirte en el correo electrónico carolina.solis@debate.com.mx y en el celular 667 390 14 12.

Ver más

Últimas noticias